Inicio / Novias / Luna de miel / Escapadas románticas a Europa

Escapadas románticas a Europa

Publicado por Redacción enfemenino
Publicado en 26 de mayo de 2016

¿Luna de miel en Europa? Sí rotundo. Si sois una pareja de espíritu aventurero y no os convence la idea de que vuestro viaje de novios se convierta en un vuelta y vuelta al sol en una isla paradisíaca, aquí tenéis otras opciones para recorrer las mejores ciudades europeas de la forma más romántica.

No hace falta irse al otro lado del mundo para disfrutar de unas vacaciones espectaculares. Europa ofrece infinidad de destinos perfectos para tu luna de miel. El viejo continente guarda tesoros escondidos como los que vas a ver a continuación. ¿A qué esperas para descubrirlos en pareja?

Bruselas

Chocolate, arte y mercadillos. La capital belga bulle frenética desde el corazón de la Grand Place. Déjate seducir por su multiculturalidad, sus cervezas y la vida cosmopolita que fluye desde el centro medieval hasta el Barrio Europeo. ¿Nuestro rincón favorito? Goupil le Fol, no te decimos nada, dejamos que lo descubras. No olvides tomar un café en el Museo de la Música y degustar sus archiconocidos gofres, que para algo estás en el país del chocolate. Alójate en Monty Hotel, un pequeño alojamiento de diseño con encanto, y sorprende a tu pareja con una cena en Comme chez soi. ¿Para un momento romántico? una opción clásica que no pasa de moda: pasead por alguno de sus increíbles parques.

Roma

Una de las ciudades más bonitas del mundo despierta de su letargo y reaparece en primavera con todo su esplendor. Con permiso de París, ¿hay algo más romántico que perderse por las calles empedradas de Roma? Su gastronomía, su capacidad de transportarnos a épocas pasadas, el arte que surge de cualquier rincón y su propia historia, hacen de ella la ciudad perfecta para visitar una y otra vez, incluso en tu luna de miel. Alójate en el Palazzo Piranessi y prueba algunas de las delicias que ofrecen en el Café Barrocco-Piazza Navona. ¿Imprescindible? Ver la Fontana di Trevi (¡y echar una moneda para volver!) y la Capilla Sixtina, pura historia. Si queréis poneros romanticones qué mejor que pasear por Villa Borghesse, un rincón con mucho encanto, o recorrer en Vespa las calles de la ciudad, como Audrey Hepburn y Gregory Peck en Vacaciones en Roma.

Venecia

Da igual si es la enésima vez que visitáis la ciudad de los canales, da igual que no hayáis estado nunca. Venecia es única y su belleza indiferente jamás deja de sorprender. Reserva habitación en el Hotel Danieli y degusta el menú que te ofrecen en Antico Pignolo. Recorre sus calles sin mapa y prepárate para viajar en el tiempo. ¿Un rincón especial? El Caffe Florian y la antigua Basílica de San Marcos. Imprescindible el momento romántico del paseo en góndola: además, si el gondolero os canta, (¡aunque cante mal!), será un momento de vuestra luna de miel divertido y difícil de olvidar. La guinda del pastel la puede poner un recorrido por el Puente de los Suspiros, ¡espectacular!

Lisboa

Lisboa es fado, es una dama desgastada por el tiempo que rebosa belleza sin pretenderlo. Hay que recorrerla sin prisas, como los tranvías que trazan su surco por las calles de adoquines. Podéis alojaros en el Hotel Vila Galé Ópera, un lugar con encanto asomado al Tajo, y comer en el restaurante Chapitó, todo un referente de la gastronomía lisboeta. Es imprescindibles desgustar los típicos pasteis de Belem, de la Pastelería de Belem, y desayunar en la Plaza de las Flores. Cualquier paseo por la capital portuguesa se convierte en algo romántico, pero si quieres sorprender a tu pareja podéis ver la puesta de sol desde alguno de sus miradores: el de Santa Catalina, por ejemplo, nos encanta.

Londres

Londres da para mucho, incluso en tu luna de miel. Cualquier plan que quieras, en cualquier ambiente, lo tienes en la capital de Reino Unido. La sombra de Dickens planea por las calles de esta ciudad, haciendo de sus recorridos algo atractivo y enigmático. Recomendamos el Hotel Plaza Country Hall y cenar en el restaurante de moda de Notting Hill: el West Thirty Six, cuya decoración camina entre el estilo vintage y el neoyorkino, y recuerda a los antiguos pubs ingleses clandestinos. ¡Nos encanta! Si quieres salirte de las típicas recomedaciones, te aconsejamos visitar Primrose Hill, un parque con una de las mejores panorámicas del skyline de la ciudad. El momento romántico con el que te puedes cubrir de gloria es reservar una cápsula en el London Eye, y acompañarlo de trufas y una copita de champagne. El precio de la noria no es que sea barato, pero no hay que ponerle precio a vuestro amor y menos con estas vistas. Y si sois de los que os gusta deciros cositas al oído que sepáis que existe la galería de los susurros de la Catedral de San Pablo, toda una experiencia acústica en la que podréis deciros cuánto os queréis bajo una cúpula en la que el sonido se desplaza a lo largo de un muro circular.

Berlín

Ciudad magnética, cultural y contracultural. Sus calles hablan de historia y su historia deja un legado muy jugoso del que pocos pueden presumir. Meca del hipsterismo, es una ciudad con una oferta tan amplia que no podrás aburrirte. Una de las pistas románticas que debes seguir si estáis de luna de miel en la capital germana es recorrer en bicicleta las calles de la ciudad y reponer fuerzas tomando una buena birra autóctona (¡y un brezel!) a orillas el Lago Neuer, un lugar de cuento rodeado de naturaleza, o planear una cena de lo más romántica con las mejores vistas de la ciudad en el restaurante panorámico del icónico Fernsehturm (la torre de la televisión alemana,vaya). ¿Dónde dormir? Alojarse en el Hotel Circus es siempre una buena opción.


​Pero si no te han convencido estas opciones y sigues pensando que la luna de miel es para tomar el sol en una isla paradisíaca, no te preocupes porque tenemos ideas para todos los gustos. Echa un vistazo a estas sugerentes propuestas y dinos, ahora... ¿a dónde te irías?

Y además:
¿Luna de miel en Asia? Lo que no te puedes perder
Las mejores islas privadas para tu luna de miel

Puede interesarte

Comentarios