Inicio / Novias / Luna de miel / Luna de miel en caravana, una idea para correcaminos

© iStock
Novias

Luna de miel en caravana, una idea para correcaminos

por Redacción enfemenino Publicado en 17 de febrero de 2016
179 compartidos

Puede que en un primer momento, pensar en un viaje de novios en caravana nos suene raro, ¿pero qué mejor opción si nos gusta la aventura? Sin depender de hoteles, horas de entrada y salida, sin planes… ¡recorrer el mundo en caravana es perfecto para guardar un recuerdo maravilloso de nuestra luna de miel!

Elaboramos tres planes de viaje en caravana; uno por España, otro por Europa y el último por Nueva Zelanda. Aquí tienes las rutas, seguro que te sirven de inspiración. Modificadas a tu gusto y disfruta del viaje más romántico de tu vida. Una de las ventajas de ir en caravana es que tenéis completa libertad para hacer y deshacer el camino cuando os apetezca. ¡Buen viaje!

© iStock

Sin salir del país

España es un lugar lleno de parajes maravillosos que muchas veces, movidos por las ganas de conocer mundo, no disfrutamos del todo.

Si disponemos del tiempo necesario es posible disfrutar de la variedad de paisajes que se pueden encontrar en España durante nuestro viaje de novios en caravana. Empezando en Galicia y bajando hacia el sur, podemos disfrutar de la maravillosa costa gallega y visitar sus playas. Una de las más espectaculares en la Playa de las Catedrales de Lugo, ideal para visitarla cuando la marea está baja para poder recorrerla y ver las grietas y galerías de rocas que se han ido formando con la erosión del agua. ¡Imaginad vuestras primeras fotos de casados en un lugar tan mágico como este!

Siguiendo nuestro recorrido en dirección sur, una visita obligada son Las Médulas, en León. Este curioso paisaje rojo en medio de Castilla y León le debe sus caprichosas formas a la actividad minera, ya que fue la mina de oro a cielo abierto más importante del Imprerio Romano. No os arrepentiréis si hacéis una parada aquí para visitar este curioso paraje y disfrutar del famoso botillo del Bierzo.

Tras visitar las ciudades de Zamora y Salamanca, en las que un paseo para observar su belleza es indispensable, llegar al Valle del Jerte en Cáceres es como entrar en un sueño de pétalos blancos. ¡Más de un millón y medio de cerezos en flor os pueden recibir si vais en primavera!

Llegando a Andalucía, Córdoba y su mezquita son una parada obligatoria, igual que Sevilla y su Alcazar. Para terminar, volvemos a donde empezamos: a la playa. Esta vez a una muy distinta, la playa Santa María, una de las más bonitas de Cádiz, con preciosas vistas a su catedral.

De ruta por Europa

Recorrerse todo el continente en caravana sería una tarea imposible en una luna de miel, sin embargo os proponemos una ruta con la que podréis disfrutar de 4 países.

Comenzando en Carcasonne, situada a unas tres horas de Barcelona, ciudad patrimonio mundial de la humanidad, medieval y simplemente preciosa, podéis recorrer el sur de Francia hasta Burdeos, que también tiene este título. Sus callejuelas empedradas y los rincones pintorescos que se encuentran por toda la ciudad hacen que pasear sea una delicia y que disfrutar de su producto típico, el canelé, un bizcochito con forma de flan recubierto de caramelo crujiente, sea aún más dulce. Entre ambas ciudades, una parada en Toulouse es obligada para recorrerla y descubrir por qué se la llama “la ciudad rosa”.

De camino a Mont Saint Michel, la siguiente parada en nuestro viaje, se puede recorrer la costa oeste de Francia hacia el norte o descubrir ciudades de interior como Nantes, Niort, Rennes o Fougères. Una vez en la bahía del Mont Saint Michel, la imponente arquitectura de su castillo hará que las horas de carretera merezcan la pena. ¡Llevad ropa de abrigo porque el aire y la humedad allí son impresionantes!

Siguiendo la costa del norte de Francia llegamos a Brujas, una de las ciudades más visitadas de Bélgica, para cruzar después este país de camino a Alemania, donde esperan ciudades tan especiales como Bonn, Frankfurt, Núremberg, que dejaremos atrás hasta llegar a Praga, el final de nuestro viaje. La ciudad de las cien torres, como se la conoce, es una de las más bonitas del mundo y será el broche final perfecto gracias a los tesoros que esconde y a sus románticos rincones.

Cruzando el charco: Nueva Zelanda

Si decidimos viajar hasta la otra punta del mundo en nuestra luna de miel, ¿por qué no usar una caravana para recorrernos el país de punta a punta y descubrir sus encantos? ¡Tan sólo hay que alquilarla cuando aterricemos y empezar a conducir!

Vuestro viaje de novios por Nueva Zelanda puede comenzar en Queenstown, una ciudad situada en el sur del país y perfecta para comenzar la aventura. Tras un baño en el lago Wakatipu, a orillas del cual se encuentra esta ciudad, y varias horas de carretera por hermosos paisajes verdes, llegamos a Akaroa, una ciudad costera llena de encanto gracias a su arquitectura colonial francesa.

En dirección norte bordeando la costa llegamos hasta Kaikoura, cuyo uno de sus principales atractivos es el avistamiento de ballenas. Continuando hacia el norte, siempre parando en los diferentes pueblos y paisajes que las dos islas de Nueva Zelanda ofrecen, llegamos hasta Rotorua, una parada más que obligatoria. Aquí podréis disfrutar de la fascinante cultura maorí, las aguas termales y las piscinas de lodo hirviendo que hay en la zona.

Para terminar, las Waitomo Caves pondrán la guinda a un viaje de novios lleno de aventuras y naturaleza. Estas cuevas tienen las paredes cubiertas de una especie muy especial de gusano que brilla en la oscuridad dándole un halo de misterio y magia al lugar. ¡La forma más romántica de acabar una luna de miel!

Texto: Isabel Gallego Larruscain​​

Y además:
Manual para que la misa nupcial no sea aburrida
Viaje de novios a Australia: guía de viaje

por Redacción enfemenino 179 compartidos

Puede interesarte