Inicio / Belleza / Maquillaje / Colorete: el manual de uso definitivo

© Getty
Belleza

Colorete: el manual de uso definitivo

Margarita Velasco
por Margarita Velasco Publicado en 20 de septiembre de 2017
155 compartidos

Hay tantísimos tonos de blush, que es sencillo caer en la tentación de volverte una adicta. Uno de sus mayores riesgos es la cantidad de colorete que te eches sobre las mejillas. Un toque de más y de ser una mujer saludable de mejillas sonrosadas, pasas a ser Heidi abandonada en los Alpes con su abuelo. Este rápido manual te ayudará a dar con tu rubor perfecto.

Es un secreto a voces que no existe la medida perfecta de colorete. Muchas veces ese toquecito de más puede arruinar tu look por completo.

Sin embargo, sí que hay formas de mantener una relación sana con el colorete. Cada color de piel demanda una tonalidad concreta, así que aunque un día quieras variar tu look y arriesgar un poco, siempre podrás recurrir a básicos que te irán genial. Consigue un aspecto saludable o algo bronceado sin caer en excesos. A continuación, podrás descubrir cómo hacer que no se te suban mucho los colores.

Sigue el ejemplo de las celebs que mejor llevan el blush:

Jessica Chastain © Getty

Normas básicas para su uso

Da igual tu piel o tu colerete. Hay normas que afectan a todo tipo de personas, y que funcionan como un manual de instrucciones para evitar desastres como el efecto payaso, más conocido como "maquillada por la escopeta de Homer Simpson".

1. El colorete es el último producto que debes aplicar durante tu maquillaje. Después de tu base, tu corrector, después de haberte maquillado los ojos... Al final del todo, así evitas que caigan otros productos sobre él, y después tener que estar limpiando la zona.

2. Localiza con tus dedos tus huesos del pómulo. Debes aplicar el rubor justo en la parte superior de este hueso. Da igual cuál sea la forma de tu rostro.

3. Aplica el blush desde dentro hacia afuera. Si vas a usar un colorete líquido o en crema, basta con que apliques algunas gotitas sobre la zona y las extiendas en pequeños círculos, siempre hacia tus sienes.

Elegir un colorete es casi tan complicado como escoger tu perfume. Si andas muy perdida en el color que más puede ir contigo, piensa en el color que adquiere tu piel cuando te da el sol: la piel morena se oscurece más, la piel clara adquire un tono rosado... Así de sencillo. Piensa que siempre es mejor optar por lo más natural, así que simplemente presta atención a tu piel.

♥ Si tienes la piel blanca, busca tonos rosados.

♥ Si tu piel es dorada, te irán genial los tonos anaranjados.

♥ Con la piel morena, explora con los tonos más allá del terracota, dorados y anaranjados.

♥ Y si tu piel es negra, no dudes en usar tonos rojizos o dorados.

Cara de muñeca

Es el uso más tradicional del rubor. Cuando pensamos en la palabra colorete, la primera imagen que nos viene a la cabeza es la de una cara despejada con las mejillas sonrosadas. Para lograr este aspecto tan juvenil y sano, sólo tienes que sonreír. Sí, tan sencillo como sonreír mientras aplicas tu rubor. De esta forma el colorete queda en las manzanas de las mejillas. Si quieres un secreto para hacer aún más especial tu look, también puedes pasar algo de blush por la punta de tu nariz; pero ten cuidado de no pasarte o ¡parecerás un payaso!

1. Blush en textura mouse, Maybelline, 6,99€
2. Blush en polvo de Bourjois, 10,50€

Adaptable a cada temporada

El cambio de temperaturas también afecta a tu maquillaje. A no ser que seas una experta de baking, seguro que aprecias que tu colorete se mantenga en su lugar y no se derrita. En el invierno, por ejemplo, tu maquillaje dura más tiempo. Puedes usar todo tipo de texturas de rubor como polvo, crema, mouse o líquido, y su efecto será óptimo sobre tu piel. En cambio, en verano, es preferible que uses un blush en crema o mouse, ya que se adhieren mejor a la piel.

Colorete marmolizado

No sólo aporta color a tus mejillas, también puede iluminar tu rostro. Este tipo de coloretes marmolizados, contiene muchos colores, lo que aporta a tu piel muchos matices. Si vas a comprar un blush de este tipo, es importante que lo pruebes sobre tu piel, y no dudes en salir a la calle a ver cuál es su efecto bajo la luz natural. Aunque es cierto que necesitas más tiempo para encontrar tu rurbor marmolizado perfecto, y que hay que saber cómo aplicarlo, una vez lo pruebes, no lo cambiarás por ningún otro. Un colorete todoterreno.

3. Colorete Sugarbomb, Benefit, 33€
4. Colorete en polvo, BareMinerals (c.p.v)

Look saludable

Si lo que pretendes es lograr un look muy natural, puedes aplicar el rubor sobre las zonas en las que primero incide el sol, es decir, nariz, barbilla, frente, sienes, y por supuesto, en las mejillas. Si algo es tendencia es el maquillaje que da a tu cara ese tono tan natural y healthy. Unas mejillas sonrosada, como si estuvieses al aire libre, son uno de los mejores secretos del maquillaje efecto "cara lavada". Para fijar tu colorete durente todo el día, nada como lavarte la cara, secarla muy bien, y aplicar un tónico. Tras el maquillaje, puedes acabar de sellar tu colorete con un spray fijador. Tu maquillaje quedará perfecto por mucho tiempo.

5. Colorete en polvo, MAC, 22,50€
6. Kiss and Blush, color Lady Doll, Yves Saint Laurent, 40€

7. Blush cremoso, Avon
8. Colorete líquido Benetint, Benefit, 35€

Una noche para arrasar

Los looks nocturnos permiten jugar con colores más arriesgados. No te cortes y atrévete con tonos anaranjados, fucsias o burdeos ¡la noche es joven!

9. Colorete en polvo, NARS, 31,40€
10. Bronzer, Shiseido, 34€

Bronceado instantáneo

Kim Kardashian fue de las pioneras en usar el contouring para perfilar su rostro. Ahora son ya muchas las mujeres que usan los polvos bronceadores a modo de colorete. ¿Qué lograrás haciendo esto? Muy fácil, además de aportar a tu look ese toque de piel bronceada, marcarás más tus facciones. Aplica los polvos bronceadores por debajo del hueso de la mejilla, justo por debajo de donde se aplicaría el colorete.

11. Colorete en polvos compactos Lâncome, 27,66€
12. Polvos bronceadores , Mary Kay, 18€

13. Colorete en polvo, Super Orgasm, Nars, 31,40€
14. Bronceador en polvos compactos, Clinique, 34,50€

Encuentra tu brocha perfecta

Lo más importante es que te guste el tacto de tu pincel. Una de las peores sensaciones en el mundo del maquillaje es que al sentir el contacto de una brocha contra la piel, ésta sea áspera, dura, o roce de forma incómoda el cutis. La diferencia entre pinceles reside principalmente en el tipo de cerdas: las cerdas de pelo natural son más caras, mientras que las de pelo sintético son más económicas.

Una brocha para aplicar rubor, debe ser esponjosa para aplicar mejor nuestro colorete. Las más gruesas sirven además de para nuestras mejillas, para aplicar polvos compactos, por ejemplo. Los más pequeños, como los de esta selección, sirven únicamente para el colorete.

¿Errores con tu colorete?

Si te equivocas después de aplicarlo, calma, todo tiene solución. Pimero déjalo asentarse sobre tu piel; muchas veces durante la propia aplicación del color, se frota un poco la piel y su tono parece más intenso. Si tras haber dejado pasar el tiempo, tu rubor sigue muy intenso, aplica polvos compactos encima; ayudarán a rebajar su color. También puedes eliminar el exceso de colorete pasando un poco de papel sobre la zona.

Seguro que con estos sencillos tips te vuelves una experta del blush. Y como siempre, prueba tonos y texturas hasta encontrar el que más se adapte a tu piel.

¿Sabes cuáles son las mejores brochas para tu rostro y cómo utilizarlas? ¡Mira nuestro vídeo tutorial!


Y además:
Usos de los polvos de sol

15 regalos perfectos para una beauty junki

por Margarita Velasco 155 compartidos

Puede interesarte