Inicio / Belleza / Maquillaje / Tutorial de maquillaje: piel jugosa y perfecta

Belleza

Tutorial de maquillaje: piel jugosa y perfecta

Patricia Álvarez por Patricia Álvarez
77 compartidos

Conseguir una piel jugosa y de aspecto fresco y juvenil es algo que todas buscamos a la hora de maquillarnos. Sin embargo, en muchas ocasiones podemos caer en el exceso, y acabar obteniendo una piel con brillos o un acabado demasiado recargado. ¿Quieres aprender a darle a tu piel ese toque de frescura? Sigue nuestro paso a paso.

Lavinia Pedrosa, Trainer y Make Up Artist de KIKO Milano nos enseña, en unos sencillos pasos, a conseguir una piel jugosa y perfecta.

Lo primero que debemos hacer es preparar la piel con una crema iluminadora y aplicarla en casi todo el rostro, nariz, frente, barbilla y pómulos. A continuación, aplicaremos una base de maquillaje fluida con brocha o con esponja dependiendo del gusto. Trabajaremos la piel para que quede lo más difuminada y homogénea posible. Con el exceso que nos quede en la brocha, aplicaremos un suave toque de base de maquillaje en el parpado móvil para así unificar el tono.

Con un pincel plano aplicaremos un corrector de ojeras un tono más claro que nuestra piel, para que así pueda ejercer como iluminador. Lo aplicamos justo debajo de la ojera en forma de triángulo, también en el rictus, en las aletas de la nariz, en el entrecejo, arco de cupido y debajo del labio (en la zona oscura). Seguidamente difuminaremos el producto a toquecitos con el dedo anular.

Para conseguir marcar los rasgos y darle profundidad al rostro: elegiremos una base de maquillaje dos o tres tonos más oscuros de nuestra base habitual. Os recomendamos que sea fluida para no perder la jugosidad del acabado líquido ya que en verano el acabado debe ser más glow. Con una brocha de pelo sintético lo aplicaremos a modo contorneado dependiendo de nuestro ovalo. Con esto conseguiremos marcar los contornos del rostro y del mismo modo subiremos el tono de la piel.

Aplicaremos un rubor de textura crema en tonos rosados o anaranjados sobre el pómulo deslizándolo suavemente hacia la sien.

Seleccionaremos un polvo translúcido para matizar las zonas que pueden aportar un acabado poco estético (como los brillos). Estas zonas importantes de matizar son la aleta de la nariz y el pómulo, por encima del labio superior, el entrecejo y la barbilla.

Con un iluminador satinado, y en crema, lo aplicaremos en la zona alta del hueso del pómulo, tabique de la nariz, arco de cupido, barbilla, en el centro del parpado ocular y en el arco de la ceja. ¡Y presume de piel perfecta!



Y además:
Tutorial: Cómo maquillarte para parecer que no vas maquillada
Más delgada en 5 minutos: maquillaje para estilizar el rostro

por Patricia Álvarez 77 compartidos

Puede interesarte