Inicio / Belleza / Maquillaje / 12 cosas que solo las mujeres que se maquillan en transporte público entienden

Belleza

12 cosas que solo las mujeres que se maquillan en transporte público entienden

Patricia Álvarez
por Patricia Álvarez Publicado en 16 de febrero de 2017

No es que nos guste especialmente maquillarnos en el metro, el autobús o el cercanías, pero muchas mañanas llevamos un ajetreo tan grande que es imposible salir de casa con un look medianamente decente. Por ello, cada vez son más las mujeres que aprovechan el camino al trabajo para maquillarse "tranquilamente" frente a decenas de desconocidos. ¿Eres una de ellas? Sigue leyendo, esto te interesa.

¿Eres una experta en hacerte el eyeliner en público? ¿Ya ni la carretera llena de baches es capaz de desconcentrarte cuando te estás pintando los labios? Entonces seguro que eres una de las miles de mujeres que a diario salen de casa con la cara lavada y llegan a su destino perfectamente maquilladas. Y es que, ¿quién no es capaz de hacer magia con un neceser bien surtido y un buen espejo de mano? Te contamos 12 cosas que solo las mujeres que se maquillan en el transporte público entienden.

1. Te sientes desnuda al salir de casa sin maquillaje

Sabes que en menos de media hora vas a tener tu maquillaje completado, pero eso no hace que salir de casa con las ojeras bajo los ojos y las marcas de las sábanas en la piel sea más fácil. Así que intentas pasar desapercibida hasta que llegas a tu asiento del metro o el bus y sacas tus herramientas de trabajo.

2. Estás más que acostumbrada a recibir miradas de extraños

Sí, es maquillaje, ¿de verdad es necesario que me mires sin pestañear durante todo el tiempo que tardo en completarlo?

3. Has aprendido a no sentirte juzgada nunca más

Al principio las miradas de la gente te hacían pensar: ¿Me estoy aplicando mal el maquillaje? ¿Me he pasado con el colorete? Ahora das por hecho que sus miradas ya solo indican su admiración por tu habilidad y no porque estés haciendo nada mal.

4. Aprovechas los semáforos para hacer las partes difíciles

¡Vamos conductor! ¡Necesito ese semáforo en rojo para poder hacerme el delineado perfecto!

5. Cuando consigues terminar tu look te sientes como si hubieras conseguido lo imposible

Ser capaz de maquillarte en un vehículo en movimiento debería ser celebrado, SIEMPRE.

6. Dejas tu huella (literalmente) en este mundo

Sabes que esos asientos mugrosos no van a lavarse nunca igualmente y que todo el mundo te va a ver hacerlo pero, ¿qué más da que te limpies en ellos los restos de base de maquillaje del dorso de tu mano?

7. Manejas tus polvos translúcidos como si fueran explosivos

Con cuidado, sabes que el más mínimo movimiento puede ser fataaaal. Demasiado tarde. Ahora los polvos translúcidos están por toda tu cara (y parte del traje del señor que va sentado a tu lado). Consejo: evita el contacto visual con él si quieres salir de ahí con vida.

8. No puedes evitar sentirte un pelín paranoica pensando que la gente de tu vagón va fotografiándote en secreto.

¿Existe una cuenta de Tumblr dedicada a mujeres que se maquillan en el metro poniendo caras raras? ¿Voy a acabar convirtiéndome en un meme? ¿Mi cara será la próxima chorrada que se viralice por internet? ¡Por favor que alguien me diga que todo va a ir bien!

9. Sabes que todo está perdido cuando en un frenazo te metes el cepillo de la máscara de pestañas en el ojo

Empiezas a llorar como si estuvieses viendo de nuevo a Jack ahogarse en el Titanic, arruinando no solo el maquillaje de ojos sino también tu base de maquillaje, colorete y el resto del maquillaje. Olvídate de verte decente hoy.

10. Estás convencida de la existencia de una sociedad secreta de conductores de transportes públicos dispuestos a impedir que las mujeres se maquillen bajo su vigilancia

¿Por qué si no los metros tomarían esas curvas como si estuvieran en el Jarama o los autobuses se empeñarían en coger absolutamente TODOS los baches de la carretera?

11. Intentar maquillarte en espacios pequeños es más difícil de lo que te imaginabas

Mantener tus paletas en equilibrio sobre tu regazo mientras intentas pintarte los labios sin darle con el codo a la que persona que está sentada a tu lado es un reto más complicado de lo que te parecía en un principio.

12. Cuando sales a la luz natural te das cuenta de todos los errores que has cometido y que la luz del metro no te dejaba ver

¡¿Todo este sufrimiento para nada?!



Y además:
23 cosas que solo las adictas al maquillaje entienden
13 problemas que solo una adicta a los pintalabios entiende

por Patricia Álvarez

Puede interesarte