Inicio / Belleza / Maquillaje / Imprimir maquillaje ya es posible

© WeHeartIt
Belleza

Imprimir maquillaje ya es posible

Patricia Álvarez
por Patricia Álvarez Publicado en 20 de mayo de 2014

Cada cierto tiempo, aparece alguna nueva invención que nos deja boquiabiertas, principalmente en el campo de la belleza. En esta ocasión, la realidad supera la ficción, ya que Grace Choi, una estudiante de la universidad de Harvard, ha inventado la primera impresora en 3D capaz de hacer pintalabios, sombras de ojos, coloretes y mucho más. ¡Nuestra paleta de maquillaje soñada y totalmente personalizada a solo un click!

Puede que ahora mismo el nombre de Grace Choi no te diga nada, pero te aseguramos que en los próximos meses se va a convertir en una de tus personas favoritas. Y es que esta chica es la creadora de Mink, una impresora en 3D que te permite convertir cualquier tono del mundo en una sombra de ojos, un colorete o un labial. Tan solo necesitas conectarla a tu teléfono, ordenador o a tu cámara e imprimir el color deseado. ¡Belleza y ciencia nunca habían estado tan unidas!

© Mink

Con el boom que la filosofía DIY ha vivido en los últimos años, solo era cuestión de tiempo que alguien se propusiera crear un aparato que nos permitiese diseñar a nuestro gusto nuestro propio maquillaje sin ningún tipo de intermediarios. Directo de cualquier imagen fija o en movimiento a nuestro neceser. ¿Todavía tienes tus dudas? ¡Déjate convencer con la demostración de la propia Grace!

Primero centrándose en las chicas jóvenes, para luego llegar a cubrir gran parte del público objetivo de las compradoras habituales de maquillaje, su creadora pretende democratizar sombras de ojos, coloretes y pintalabios, para así obtener en un solo lo producto lo mejor de las firmas low cost y de las de alta gama: colorido ilimitado y precio asequible.

La impresora Mink costará alrededor de 300 $, unos 220 €, y comenzará a comercializarse a finales de año. ¡Bienvenidas al futuro!

¿Qué te parece este invento? Danos tu opinión en @enfemenino

Puede interesarte...

por Patricia Álvarez