Inicio / Novias / Moda / Casarse embarazada

© istockphoto
Novias

Casarse embarazada

Gema Begega
por Gema Begega Publicado en 29 de julio de 2015
436 compartidos

¿Estás esperando un bebé? ¡Enhorabuena! La alegría viene por partida doble. La noticia de tu embarazo no tiene porque poner patas arriba todos vuestros planes, sin embargo hay que prever algunos reajustes para la boda.

Repasamos los detalles principales que tienes que tener en cuenta si te casas embarazada:

1- ¿Decirlo o no decirlo?

Esto es algo muy personal y delicado. Todo depende, bien entendido, de tu estado de ánimo y del de tu entorno más cercano... ¡Y de lo avanzado de tu embarazo!

- Si acabas de enterarte de la noticia a sólo unos días del gran día, no te sientas en absoluto obligada a anunciarlo a los cuatro vientos. La precaución requiere, por otra parte, que se espere 3 meses antes de informar de la buena nueva.

- Si estás embarazada de 3-4 meses para la fecha de la boda y temes los comentarios más reaccionarios de la gente, no te expongas a sus desagradables reflexiones y no confíes este secreto más que a tus verdaderas amigas. El resto de la gente tendrá todo el tiempo de descubrir este secreto varios meses más tarde.

- Si el parto está previsto próximo al gran día, es muy probable que tus invitados ya se hayan dado cuenta de que tu vientre se ha redondeado.

Mar Saura embarazada © Gtresonline

2- ¿Qué vestido me pongo?

Dependiendo de la morfología y el embarazo de cada una, la silueta puede cambiar más o menos rápido. Mantén la calma, sólo porque estés embarazada no tienes que casarte con un vestido feo que te haga parecer un saco. Sea cual sea tu caso, avisa a la boutique o a la modista de tu estado. Estos profesionales sabrán ayudarte para encontrar un vestido que te quede perfecto o realizar los ajustes necesarios al que ya habías comprado.

Si quieres destacar esas bonitas formas de futura mamá, puedes ceñirte la cintura con un adorno cerca del cuerpo, o por el contrario, camuflar tu vientre en un vestido de corte imperio. Ceñido al pecho, destacará tu escote naturalmente más generoso, mientras que una forma acampanada o un plisado desviarán la atención si prefieres no resaltarlo demasiado.

¿Lo sabías? En ciertos ámbitos conservadores, la tradición decía que la futura mamá debía llevar una pincelada naranja sobre su vestido de novia, un fajín alrededor de la cintura, una flor prendida del cuerpo del vestido...

3- Las precauciones a tomar

- A lo largo de los primeros meses del embarazo puedes sufrir mareos y las tan molestas y desagradables náuseas. ¿No sería quizá más juicioso posponer la fecha de vuestra boda para disfrutar plenamente de todos estos acontecimientos?

- No olvides que estarás más cansada de lo habitual. No te pongas tú sola con los preparativos de la boda y delega en alguien más.

- Preserva tu salud y la de tu bebé dejando definitivamente de fumar y remplazando las burbujas del champán por las de una bebida sin alcohol.

- Evita bailar hasta el final de la noche e intenta sentarte lo más a menudo posible durante el banquete.

- Si estás próxima a dar a luz, ten siempre a mano el número de un médico que vaya a estar disponible y la bolsa con todo lo necesario antes de ingresar para darle la bienvenida a tu bebé... ¡Antes de desaparecer durante la luna de miel!


Y además...
Listas de boda: regalos originales

Accesorios de novia: modo de empleo

por Gema Begega 436 compartidos

Puede interesarte