Inicio / Novias / Moda / Un siglo de anillos de compromiso: así ha sido la evolución

Novias

Un siglo de anillos de compromiso: así ha sido la evolución

Maria Calvo
por Maria Calvo Publicado en 9 de mayo de 2016

No es ninguna novedad que el diamante solitario sea el anillo de compromiso estrella de cualquier pedida de mano. Las joyas también están sujetas a las modas. Te invitamos a descubrir la transformación que han sufrido estas alianzas a lo largo de las décadas.

¿Sabías que la costumbre de regalar anillos de compromiso tiene sólo un siglo de vida? A principios del siglo XX se empezó a generalizar esta moda que ha llegado hasta nuestros días. Aunque la posición del anillo varía según países y culturas, originariamente se lucía en el dedo anular de la mano izquierda, porque es el que contiene la vena amoris que, según cuentan, procede directamente del corazón.

De 1890 a 1900, el anillo de diamante era el solitario clásico de corte establecido en un aro de seis clavijas, con oro amarillo de 14 kilates.

De 1900 a 1920 se impone el modelo de joyería de estilo eduardiano. Aparecen los anillos de platino con diamantes redondos y detalles de grano.

En los años 40, predominaban los bocetos florales en las manos de las prometidas, lo cual supuso toda una novedad, puesto que una década antes la línea de los anillos de compromiso era su antítesis total. A partir de aquí se establece una lenta evolución.

En los años 70 aparece en el mercado uno de los bocetos más utilizados actualmente. Las piezas se diseñan para que los diamantes puedan lucirse en todo su esplendor.

Los años 80, son los años del exceso, de la música electrónica y de la moda sin normas. Estas directrices también influyeron en el diseño de los anillos de compromiso, introduciendo cambios significativos. Un solo diamante no bastaba, tenía que destacar no sólo por sus quilates sino por sus formas.

​Llegó el año 2000 y los anillos se llenaron de simbolismo, concretamente encarnado en el número 3. Aparecen por primera vez los anillos de compromiso con tres diamantes centrales. Cada uno representa el pasado, el presente y el futuro de la pareja. Romanticismo y simbología unidos en una misma alianza.

Ya has visto que en cada época lo que cambia es la forma de exhibir la piedra. Un diamante es para siempre y a pesar de su carácter atemporal también se han sabido adaptar a las tendencias. Para muestra un botón: la web Mode ha elaborado un vídeo en el que te explica en tres minutos cómo ha sido la evolución de los anillos de pedida desde 1910 hasta nuestros días.

Loading...

Si ya tienes el anillo de compromiso elegido para el día de la pedida, aquí tienes algunas ideas para que la petición sea de la forma más original.

Y además:
Accesorios de boda para ser la invitada perfecta
Las mejores bodas de tus series favoritas

por Maria Calvo

Puede interesarte