Inicio / Novias / Organización / Segundas nupcias

Novias

Segundas nupcias

Elena Bonet
por Elena Bonet Publicado en 22 de diciembre de 2009

1. Formalidades para la boda civil
-Para poder casarse en segundas nupcias por lo civil, el primer matrimonio deber estar disuelto por divorcio, por la defunción de uno de los cónyuges o también, aunque se da en casos muy excepcionales, por la anulación de la primera unión.
-Según cual sea tu situación deberás presentar el certificado de defunción de tu primer marido, los documentos que demuestren el divorcio o la anulación.
-Además de estos documentos, deberás presentar el certificado de publicación de las amonestaciones y de no oposición, un extracto de los certificados de nacimiento de ambas partes, los documentos de identidad, los justificativos de domicilio y los datos personales de los testigos del nuevo enlace.
Si quieres saber más, consulta nuestra ficha sobre el matrimonio civil.
-No hay restricción alguna en cuanto al número de bodas civiles que se pueden protagonizar. Lo que quiere decir que te puedes casar cuantas veces quieras.

2. Formalidades para la boda religiosa
Si quieres volverte a casar por la Iglesia las cosas se complican un poco, sobre todo si sois católicos.
▪ Para los católicos: la Iglesia católica considera el matrimonio religioso como un sacramento indisoluble. No reconoce el divorcio. Así, si te has casado por la Iglesia sólo puedes realizar una bendición de las alianzas. Se trata de una ceremonia más breve que no se corresponde exactamente con un sacramento.
En algunos casos, muy pocos, y tras estudiar el dossier de la pareja, la Iglesia puede decidir que anula tu primer matrimonio si considera que, por diferentes raciones, el sacramento no es válido. En este caso sí que podrás volver a tener una boda religiosa. Ahora bien, si alguno de los dos no se ha casado nunca de forma religiosa, tendréis derecho a una misa clásica y recibir el sacramento. En caso de fallecimiento del antiguo cónyuge, la Iglesia no se opone a una boda religiosa en segundas nupcias.
▪ Para los musulmanes: la pareja debe contar con el divorcio religioso para que los nuevos tórtolos puedan casarse de forma religiosa sin ningún problema.
▪ Para los judíos: también toleran el divorcio. Así que es posible casarse por la Iglesia en segundas nupcias.
▪ Para los protestantes: tienen derecho a casarse por la Iglesia en segundas nupcias.
▪ Para los ortodoxos: los divorciados también tienen derecho a casarse por la Iglesia en segundas nupcias, pero la ceremonia se iniciará con un acto de contrición.

3. Atuendo y fiesta
Que esta no sea tu primera vez no quiere decir que las cosas se tengan que hacer medio bien. No olvides que es una celebración del amor, que sea el primer amor o del vigesimoquinto no importa, vale la pena tirar la casa por la ventana. ¡Tú te lo mereces! Así que organiza una gran boda de princesa si es lo que quieres. Será igual de importante aunque sólo sea la primera boda para uno de los dos.
Hay a quienes no les gusta vestir de blanco cuando se trata de segundas nupcias. Si es tu caso, juega con los colores: dale un toque de color al vestido o que elije uno que sea todo de otro color.
Si por el contrario crees que no estás preparada para volver a asumir una gran fiesta, opta por la sobriedad y la sencillez. Una comida-cóctel mejor que una gran comilona sentados, un picnic en el parque o un desayuno intimista con algunos allegados.

4. Que no se te olvide…
-Si estás divorciada recuerda informar a tu ex de tus proyectos. Sin justificarte ni excusarte, simplemente por cortesía, sobre todo si hay niños de por medio. Si te llevas bien con él y su nueva pareja no tiene nada que decir incluso puedes invitarlos.
-Sé comprensiva con la reacción que puedan tener tus hijos y pregúntales hasta qué punto quieren participar en la celebración.
-Si eres viuda y sigues manteniendo contacto con la familia de tu primer esposo también es importante que dediques tiempo a hablar con ellos. No es del todo aconsejable invitarlos, pues la situación podría provocarles de nuevo ciertos recuerdos dolorosos, pero siempre puedes preguntarles.
-Si hay discursos programados recuérdale a tu primo el gracioso que no es muy cortés mencionar las pobres dotes sexuales de tu ex ni hablar de la masacre en la que se convirtió tu proceso de divorcio. ¡Un poco de tacto, por favor!

Consulta también:
¿Qué es lo que cambia cuando te casas?
Casarse en el extanjero: manual de instrucciones

Documentos que hay que presentar para poder casarse

por Elena Bonet

Puede interesarte