Inicio / Novias / Organización / Matrimonios e impuestos

Novias

Matrimonios e impuestos

Elena Bonet
por Elena Bonet Publicado en 4 de diciembre de 2009

Dejemos por un momento el romanticismo, el tul y las peladillas de lado y pensemos en la "tan" apreciada declaración de la renta. Y es que, aunque el matrimonio conlleva cambios a la hora de gestionar los impuestos, también permite ahorrar dinero después de tanto gasto. Grandes noticias, ¿no?

¿Qué cambia con el matrimonio?
Una de las cuestiones más importantes que deberéis decidir es si hacéis la declaración de la renta de forma individual o conjunta. Si no sabéis qué os resultará más rentable, ahora que contamos con la posibilidad del borrador, una buena opción es comparar el resultado de la declaración de ambas modalidades.
Recordad que si os habéis decidido por el régimen de gananciales y vais a declarar de modo individual sólo podéis incluir el 50 % de los bienes muebles e inmuebles, pero en cuanto al rendimiento de trabajo deberéis incluir el 100 %.
Además, no olvidéis desgravar las cantidades que os corresponden si habéis comprado una casa o vivís en régimen de alquiler.

Por primera vez…
Se os plantea la duda de declarar de forma individual o conjunta. Ambas formas tienen sus ventajas e inconvenientes:
1. Declaración conjunta: suele ser la mejor opción cuando uno de los dos miembros no ingresa ninguna renta o ésta suele ser muy baja.
2. Declaración individual: es una buena opción cuando ambos miembros trabajan y existen elementos por los que ambas partes pueden desgravar, por ejemplo: la hipoteca. De este modo los beneficios serán mayores. Además, existe la posibilidad de compensar, es decir, si tu declaración de la renta sale a devolver pero la de tu pareja sale a pagar, se puede solicitar la compensación de ambas cantidades. Dicha solicitud sólo la podrá pedir el miembro al que le toque devolver dinero a Hacienda y deberá marcarlo en la declaración. Por su parte, el miembro al que Hacienda deba dinero deberá marcar también en la declaración su renuncia a la cantidad en cuestión. Para que se os conceda la compensación deberéis presentar la declaración el mismo día.
Importante: Que en un momento determinado decidáis hacer la declaración conjunta no quiere decir que al año siguiente la tengáis que hacer del mismo modo.

¿Dar el ¡Sí quiero! para pagar menos impuestos?

Aunque la idea no es muy romántica no hay que negar que es pragmática al 100 %:
-Hacer la declaración permite una deducción de la base de 3.400 € anuales.
-Deducciones por la compraventa de inmuebles: Hacienda sólo considera residencia aquella en la que la pareja ha vivido como mínimo durante tres años. Así, si decidís vender vuestra vivienda en la que hace menos de tres años que vivís, no tendréis que devolver lo que habéis ido deduciendo cada año. Y si compráis una vivienda nueva, tampoco tendréis que devolver el 18 % de los beneficios de la operación de compra.
-Impuesto de sucesiones: hay comunidades como Madrid o Castilla y León que permiten deducirse el 99 % de este impuesto, aunque de momento sea sólo a los cónyuges y los hijos y no a las parejas de hecho.

Importante: Si quieres realizar la simulación de la declaración de la renta o quieres saber más acerca de este tema visita la web del Ministerio de Economía y Hacienda.

Consulta también:
El presupuesto de tu boda
Las tradiciones propias de una boda

Y nuestro artículo:
¡Ahorra en tu boda!

por Elena Bonet

Puede interesarte