Inicio / Novias / Organización / Las tradiciones que no pueden faltar el día de tu boda

© via Zankyou
Novias

Las tradiciones que no pueden faltar el día de tu boda

por Redacción enfemenino Publicado en 26 de mayo de 2017
518 compartidos

Hay cuatro elementos básicos que jamás pueden faltar en un boda, como son algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul. Si siempre has oído hablar de ellos pero no sabes de dónde viene su tradición, a continuación te explicamos su historia y muchas otras tradiciones que no deben faltar el día de tu boda.

Llega el día de tu boda y tienes dudas sobre si debes seguir todas las tradiciones. ¿Sabes cuáles son las tradiciones que no puedes ignorar? Aunque muchas de estas tradiciones se van perdiendo, otras se han convertido esenciales para todos los enlaces. Las alianzas o el ramo tienen su papel pero otras ya no son indispensables en algunas bodas. Por ejemplo el tradicional arroz se ha sustituido por pétalos de flores, confeti de colores o incluso pompas de jabón. Os vamos a hablar de 5 tradiciones esenciales que no puedes olvidar el día de tu boda.

Tradiciones de una boda © Pinterest

Las alianzas y las arras

Todos los novios se intercambian las alianzas en la ceremonia de su boda. Tradicionalmente simboliza el amor y la concordia que se promete la pareja para su futura vida. Los anillos se deben colocar en el dedo anular izquierdo porque antiguamente se pensaba que era el que se conectaba con el corazón. ¡Una tradición esencial! Elegid las alianzas que más os gusten porque las tendréis que lucir toda la vida. También todos los novios tienen que entregarse las conocidas arras. 13 monedas que representan los bienes que se van a compartir en el matrimonio. Monedas que regala la madrina o que pasan como tradición de padres a hijos.

El color blanco

Aunque las tradiciones van cambiando, pocas novias se atreven a lucir el día de su boda un vestido de un color diferente al blanco. Un color que representaba la pureza y la virginidad con la que la novia llegaba al matrimonio. ¡No hay nada más elegante que una novia vestida de blanco! Pero en la actualidad muchas novias modernas y atrevidas optan por vestidos crudos o en tonos como champagne.

Descubre: Bridal Fashion Week primavera verano 2018

Studio St. Patrick - Bridal Fashion Week Primavera Verano 2018 © Barcelona Bridal Fashion Week

Algo azul, algo prestado, algo viejo y algo nuevo

¿Ya tienes algo azul, algo prestado, algo viejo y algo nuevo? Una curiosa tradición que sigue vigente en nuestros días. La novia debe llevar algo azul para representar su fidelidad y algo prestado para recordar el lazo de amistad con una amiga. Algo usado para no olvidar el pasado y algo nuevo para proteger la nueva vida que va a comenzar.

El velo blanco

¿Y el velo blanco? ¿Es esencial llevarlo? No, pero es otra tradición preciosa que no debes abandonar. Muchas novias no llevan este complemento del vestido. Prefieren llevar una corona de flores silvestres o simplemente el pelo suelto. Pero el velo blanco simboliza el recogimiento y el respeto de la novia ante el enlace. En algunas culturas incluso se cree que el velo protege a la novia contra el mal de ojo y los celos de otras mujeres.

La liga

En la antigua Grecia, las mujeres se ponían la liga debajo de sus faldas para encandilar al género masculino. En la Edad Media esta prenda se utilizaba por su practicidad y no tanto por estética: con ella se agarraban los calcetines de los hombres y las medias de las mujeres. Así que hasta el Renacimiento la liga no adquiere su aspecto más erótico.

En la actualidad, simboliza el misterio y, sobre todo, la virginidad. Los hebreos decían que el azul y el blanco son los colores del amor, la pureza y la fidelidad. De ahí que a las futuras esposas se las invitara a lucir una liga de dichos colores.

La tradición más popular dice que la novia debe subastar la liga la noche de la boda. El ganador (siempre un hombre) recibe a cambio el privilegio de retirarla de la pierna de la ya esposa. Esta tradición nació antes de que aparecieran las listas de boda, con el objetivo de que los invitados participaran económicamente en el despegue de la vida de los recién casados. Aunque esta costumbre se ha ido perdiendo con los años, todavía hay bodas en las que se hace.

Lanzar el ramo

¿Vas a lanzar el ramo el día de tu boda? No lo dudes y lánzalo muy alto por los aires porque es una de las costumbres más bonitas. Representa el deseo de la novia de repartir su felicidad entre los demás. Debes lanzarlo a las amigas o a las invitadas solteras. La agraciada que logra coger el ramo será según la tradición la primera en casarse. En la actualidad hay muchas novias que prefieren entregárselo en mano a su mejor amiga o a su hermana del alma.

Cortar la tarta nupcial

Una de las tradiciones más curiosas es la que obliga a los novios a cortar la tarta de bodas con una espada. Una costumbre que se remonta a tiempos de los romanos por la que la novia tiene que ser la primera en cortar la tarta con la espada de su marido o sino no será feliz. En la actualidad se sigue manteniendo esta costumbre pero además de la espada se utilizan cuchillos o espátulas.

A la izquierda del novio

Durante la ceremonia, la novia permanece a la izquierda y el novio a la derecha y normalmente mantienen estos puestos durante todo el día. Se trata de una tradición muy antigua procedente también de la época en que el hombre raptaba a su futura mujer y debía batirse en duelo con los hombres de la familia de ésta o con otros pretendientes. Al sostener a la novia por su mano derecha (y sabiendo que los diestros son mayoritarios), deja libre su mano derecha para servirse de su espada.

Coger a la novia para cruzar el umbral de la puerta

Hay dos explicaciones para esta tradición que consiste en que el novio coge a su esposa para franquear la puerta de su hogar por primera vez como marido y mujer.

La primera habla de proteger a la novia de los malos espíritus que supuestamente esperan en el umbral. La segunda, hace referencia a la época romana, cuando se creía que si la esposa tropezaba justo antes de entrar al hogar por primera vez era una señal de mala suerte y ponía en peligro el matrimonio. Así pues, acompañar a la esposa hacia ese momento fatídico aleja la mala suerte. Y después del largo día subida a unos tacones, llevarla en brazos es un detalle que se aprecia. ¡Serás el más romántico!

Contenido elaborado en colaboración con Carmen F. Etreros, ZankYou


Y además:
Test: ¿cuál es el vestido de novia perfecto para ti?
5 trucos infalibles para salir bien en las fotos de tu boda

por Redacción enfemenino 518 compartidos

Puede interesarte