Inicio / Novias / Organización / Alianzas: manual del usuario

Novias

Alianzas: manual del usuario

por Redacción enfemenino Publicado en 9 de noviembre de 2009

Más que un anillo, la alianza representa el compromiso solemne al que se someten los dos miembros de la pareja en el momento del matrimonio. Se trata de una de las muestras más visibles de la unión y permanecerá en la mano derecha todo la vida. Por eso se merece que la elijamos con cariño.

Un poco de historia
¿Por qué nos ponemos un anillo en el anular izquierdo y no un pendiente o un collar? Según una antigua creencia, la vena amoris, la vena del amor, la que llega directamente al corazón, nace justamente en ese dedo. En la época, se pensó que era lógico colocarle un anillo de hierro o tierra cocida como garantía de amor eterno en el momento de la unión. La forma circular del anillo representa el ciclo de la vida y la eternidad. Desde entonces, la tradición y el símbolo han perdurado.

¿Cómo elegirlo?
1- 2 meses antes del gran día, hay que pasearse por las joyerías y elegir las alianzas.
2-También hay que reflexionar sobre si queremos grabar algo en el interior de los anillos. Tradicionalmente se indica la fecha de la boda y a veces se añade una frase muy «love love». Cuando recojáis las joyas asegúrate de que la frase inscrita es la que elegisteis, pues sería una pena leer «Julia para siempre» si te llamas Sofía...
3-Es indispensable dar las medidas del dedo al joyero o confiar uno de tus anillos a tu pareja si quiere encargarse él de la compra. Dice la tradición que no hay que probarse la alianza antes del gran día si no queremos gafar la futura unión.
4-El hombre y la mujer suelen elegir alianzas idénticas. Pero a lo mejor él prefiere algo más discreto o grueso dependiendo de la morfología de la mano, el titanio o cualquier otro material más moderno y masculino.
5-El sencillo anillo en oro de 18 quilates sigue siendo el gran clásico: la elección perfecta de los amantes de la tradición.
6-Sin embargo, desde hace algunos años, el abanico de opciones se ha ampliado. Hay quienes no dudan ante el oro blanco, rosa o marrón más o menos grueso que pueda trabajarse y darle relieve. Las joyerías destacan que la futura pareja no duda en esconder un pequeño diamante en el interior del anillo.
7-También se pide cada vez más el platino, un metal más noble y resistente pero también bastante más caro. Presta atención porque en los próximos años su precio podría alcanzar cantidades desorbitadas debido a la fuerte demanda que no puede ser atendida por la producción actual.
8-Para no equivocarte sobe la calidad de los metales, confía en los que lleven etiquetas certificadas. Por ejemplo, una montura en oro blanca certificada Orlanium® garantiza que la tinta del anillo no se empañe. Y el certificado Palladium® garantiza la calidad óptima del blanco del platino.
9-Por lo general, la alianza debe ser más discreta que el anillo de compromiso, pero también es la ocasión de aprovechar la oportunidad para aquellos que no han podido tener anillo de compromiso. Morirían por una alianza más espectacular que las normales, con diamantes, piedras preciosas incrustadas...

¿Cuándo hay que intercambiar las alianzas?
En la iglesia o en el ayuntamiento, en el momento en que tiene lugar el consentimiento. No olvides colocarte el anillo de compromiso en la mano derecha para que el gran día la única protagonista de tu mano izquierda sea la alianza. Después, puedes llevar ambos anillos en el anular izquierdo.
Confía las alianzas a alguien responsable para que las guarde y no se las olvide.

Consulta también:
Las tradiciones propias de una boda
La prueba del vestido: las 10 reglas de oro

por Redacción enfemenino

Puede interesarte