Inicio / Novias / Organización / Una niña recorre las calles de Nueva York para cumplir su sueño: ser dama de honor

© pinterest
Novias

Una niña recorre las calles de Nueva York para cumplir su sueño: ser dama de honor

Beatriz Lopez
por Beatriz Lopez Publicado en 18 de julio de 2014

Con tan solo cuatro años, Annabelle Earl ya sabe lo que quiere hacer en la vida: ser dama de honor en una boda. Por este motivo, su madre recorrió junto a ella la ciudad de Nueva York en búsqueda de parejas que quisieran ayudarla a cumplir su sueño. ¡Conoce su historia!

La mayor parte de los niños pequeños pasan la mayor parte del tiempo jugando. Sin embargo, algunos tienen un objetivo muy claro, un deseo que ocupa su corazón y que quieren cumplir por encima de todo. Este es el caso de Annabelle Earl, una niña estadounidense que solo tiene 4 añitos y que adora ser dama de honor en bodas, ¡incluso de desconocidos!

Annabelle Earl © pinterest

Tal y como la propia Annabelle cuenta al Huffington Post US, su mayor sueño es ser dama de honor para poder vestirse de princesa y ver a la gente feliz. Fue después de visitar el árbol de los deseos de Yoko Ono, en Washington, cuando la pequeña anunció la noticia a su madre. Al principio, lo que más quería era tener un unicornio, pero cuando su madre le dijo que no eran reales, se decantó por su segunda opción.

¿El problema? No había ninguna boda prevista en su familia. Por hacer realidad el sueño de su hija, Kim, trazó un plan: escribió un letrero que ponía: “¿Puedo ser vuestra dama de honor?”. Con este cartel en la mano, Annabelle Earl se fue a la puerta del New York City Hall, donde muchas parejas se casan cada día, vestida con un bonito vestido de flores y unos guantes blancos. Allí, la niña buscó un ramo de rosas rosas esperando a que se presentara su oportunidad.

Pero por desgracia, después de varias horas, Annabelle seguía esperando. Entonces, reunió todo su valor y fue a preguntar directamente a las parejas si podía ser su dama de honor. Y, ¿quién puede decir que no a una cara tan adorable? De este modo, la niña pudo ver cumplido su mayor sueño. ¡Seguro que fue una experiencia inolvidable!

Puede interesarte...

por Beatriz Lopez