Inicio / Belleza / Perfumes / 5 razones por las que cambiar de perfume cada temporada

© Dior
Belleza

5 razones por las que cambiar de perfume cada temporada

Margarita Velasco
por Margarita Velasco Publicado en 7 de abril de 2016
373 compartidos

Es fácil enamorarse profundamente de una fragancia y declararle fidelidad hasta el fin de los días, pero siempre existe la amenaza de ese terrible momento en que la descataloguen. Hay muchos factores que pueden obligarte a cambiar de perfume, pero también cabe la posibilidad de que tú quieras probar cosas nuevas.

Intentamos renovar nuestro armario cada temporada, la tierra produce ciertas frutas durante algunos meses del año, los árboles pierden sus hojas e incluso los animales mudan su piel así que irremediablemente los aromas que nos acompañan a lo largo del año van cambiando. Del mismo modo que el olor a leña nos suele recordar al invierno, hay fragancias que irremediablemente nos evocan ciertos sentimientos. Aunque seas fiel a un perfume en concreto, puedes ir alternándolo con otros con cada cambio de estación. Descubre 5 razones que te convencerán para cambiar de perfume cada temporada.

La amplia variedad de fragancias del mercado hace que se multipliquen las campañas y por supuesto nuestras celebrities también se apuntan a ser imagen de las firmas más prestigiosas. Algunas repiten y algunas se roban el puesto, pero no podemos negar que nos encanta poder decir que olemos como Gisele Bündchen.

Nicole Kidman © Chanel

1. Un cambio de actitud

Cuando comienza el año, tenemos una ruptura o empezamos en un nuevo trabajo, siempre nos apetece renovar nuestro armario o hacernos un cambio de look a modo de cura de energía y por supuesto para tomar fuerzas ante una nueva etapa de la vida. Con el perfume ocurre lo mismo. No sales de casa para ir al trabajo con la misma actitud que con la que sales a una cita o a una noche de fiesta, ¿verdad?

Aquí ocurre lo mismo, el olor de la primavera cargado de vida, flores y renovación es muy distinto del olor del invierno o del otoño. Las fragancias son como la moda, existen olores de primavera-verano y de otoño-invierno.

2. Cada estación huele diferente

Para la primavera prueba con un perfume de base floral ya que despertará y potenciará toda tu feminidad. Las bases verdes o herbales, aunque más típicas de perfumes masculinos, también son una buena opción. Los aromas dulces se pueden utilizar todo el año, sin embargo en la primavera o el verano es en los momentos en los que no rico olor a vainilla nos parece de lo más irresistible.

Para el verano, nada como una base cítrica. Desde el limón a la bergamota o la toronja, todo está permitido. Estos aromas son perfectos para despertar el lado picante de la estación estival. Con la llegada del frío, fragancias con base amaderada, musgos, nueces o especias son perfectos para envolverte en una nueva actitud y un nuevo perfume. Y de cara al invierno, las resinas o el almizcle pueden encender otra parte dulce y seductora dentro del paraíso olfativo.

También puedes tener perfumes con diferentes bases aromáticas e ir utilizándolos según te encuentres cada día para romper con la rutina.

3. Dejas de apreciar los matices

Cuando te acostumbras a un olor, su uso continuado hace que dejes de apreciar sus matices sobre tu piel. Un producto cosmético suele dejar de hacer el mismo efecto sobre una persona si su uso es muy continuado, por eso se recomienda ir alternándolo o dejar de usarlo durante una temporada y volver a retomarlo con el paso del tiempo. Con el perfume ocurre lo mismo. ¿Nunca te has pasado echándote tu fragancia habitual porque te parecía que no se olía? La respuesta es sencilla, tu olfato se acostumbra tanto ese olor que deja de apreciarlo, así que si cambias de perfume de manera habitual, siempre te parecerá que huele mejor que la última vez que lo usaste.

/

4. Tu piel no es la misma

A lo largo del año nuestra piel se va renovando y hay estaciones como el invierno en las que es más común que nuestra piel esté escamada y necesite una mayor hidratación, por lo que el perfume no penetra de la misma forma. También en estaciones más calurosas, cuando la piel suda, influye en el posterior olor de nuestro perfume. En definitiva, una fragancia no huele igual sobre sobre la piel en todas las estaciones, así que hay que adaptarse a la estación y usar uno o varios perfumes en cada una de ellas para que el aroma de nuestra fragancia sea siempre más intenso.

5. Porque hay cientos de perfumes

Una vez entras en el mundo de la apreciación aromática, es imposible que te que quedes sólo con un perfume. Desde los clásicos como Chanel Nº5, Opium de Yves Saint Laurent o Angel de Tierry Muglier, hasta los últimos lanzamientos. Una verdadera adicta al perfume tiene uno para situación, momento, estado de ánimo o persona con la que haya quedado, además de estar deseando probar todos los nuevos aromas del mercado.

En resumen, si tu maquillaje, tu pelo y tu ropa hablan de ti, te aseguramos que tu perfume puede dar muchos más detalles de tu personalidad o tu forma de afrontar la vida.


Y además:
Manual de uso del perfume: aprende a dejar huella

Qué dice tu perfume de ti

por Margarita Velasco 373 compartidos

Puede interesarte