Inicio / Belleza / Perfumes / Miss Dior, una fragancia con historia

Belleza

Miss Dior, una fragancia con historia

Redacción Joyce
por Redacción Joyce Publicado en 30 de marzo de 2015

¿De dónde viene su nombre?, ¿Y sus frascos? Dos toque en el cuello, dos en las muñecas, y ya eres una mujer Dior.

Boceto del frasco © Joyce

El 12 de febrero de 1947 pasará a la historia. Ese día Christian Dior no solo presentaba su primera colección de costura, aquella que revolucionaría los códigos de la moda e impondría un nuevo estilo, el conocido como New Look, sino que también entraba por la puerta grande del universo de los perfumes. Los salones del número 30 de la Avenue Montaigne en París se llenaron de mujeres flor, de talle fino y siluetas en ocho que paseaban entre los acordes de un Chipre verde. En este mes invernal se escribieron las primeras páginas de la historia de uno de los grandes perfumes más icónicos. Una leyenda había nacido.

Unos días antes, ni el propio Christian Dior había encontrado un nombre para la partitura creada por Paul Vacher. Fue su musa, su consejera, ejemplo de elegancia y cariátide sobre la que siempre se apoyaba, Mitzah Bricard quien dio con la clave. Al ver entrar a la hermana pequeña del diseñador en los talleres, se levantó y exclamó ‘¡Anda! Ahí está Miss Dior!’. Una revelación. En ese instante, Miss Dior tomó forma colmando los deseos de un hombre al que le gustaba afirmar que ‘el perfume es el complemento indispensable de la personalidad femenina, es el toque final de un vestido’. Desde entonces, Miss Dior no ha perdido ni un ápice de su alegría, su juventud y su originalidad.

Sus frascos han evolucionado, su partitura ha sido reescrita y reinterpretada con acierto, su imagen renovada y modernizada pero su esencia permanece intacta. Inspirada en los efluvios del jardín de Granville, en Normandía, donde Christian Dior pasó toda su infancia, su jugo es un manifiesto que navega entre el frescor de la mandarina y la bergamota, y la sensualidad del jazmín, el narciso y, por supuesto, la rosa. Hoy, Miss Dior, encarnada por Natalie Portman, es más Miss que nunca, más revolucionaria, contestataria y femenina… una mujer que no entiende de convencionalismos y que vive como quiere a pesar de las normas. Monsieur Dior estaría orgulloso.

Puede interesarte...
Memorias de un perfume aficionado
¿A qué huele la próxima primavera?

por Redacción Joyce

Puede interesarte