Inicio / Cocina / Recetas para adelgazar / 10 trucos de cocina saludable especialmente pensados para perezosas

© iStock
Cocina

10 trucos de cocina saludable especialmente pensados para perezosas

Laura Sutil
por Laura Sutil Publicado en 8 de febrero de 2016
106 compartidos

Te encantaría seguir una alimentación healthy pero la mayoría de los días la pereza pesa más que tu entusiasmo por comer de forma saludable. Te entendemos perfectamente y, por eso, hemos decidido desvelarte algunos trucos con los que parecerás una chef profesional sin apenas esfuerzo. ¡Toma buena nota y ssshhh, no vayan a enterarse de nuestro secreto!

1. Utiliza frutas congeladas en tus smoothies

¿Quieres unirte a la tendencia de los smoothies pero te da demasiada pereza pelar y cortar toda la fruta? ¿Tu madre te regaló una licuadora en Navidad y aún no la has estrenado? Definitivamente, la cocina no es lo tuyo pero, tranquila, estás de suerte. Puedes unirte a la tendencia de los smoothie gracias a los packs de frutas congeladas que venden en algunos supermercados.

Solo necesitarás añadir yogur o leche y meter la fruta congelada en la licuadora. Si te atreves a ir un paso más allá, ¿qué te parece incorporar algunas hojas de espinacas? No te supone ningún esfuerzo y saldrás ganando. ¡Mira qué pinta!

© We Heart It

2. Huevos revueltos siempre en el microondas

Los huevos revueltos son una de las comidas más socorridas cuando llevamos una vida independiente. Estamos hartas de escuchar eso de que cocinar huevos es facilísimo. Si se te pega a la sartén y nunca eres capaz de encontrar el punto ideal de aceite, tenemos la manera de hacer que esta vez la cena salga bien.

Bate un par de huevos, agrega sal y un chorrito de leche. Mete en el microondas la mezcla en un tupper de plástico que aguante altas temperaturas. Mantenlo durante un minuto en el microondas a máxima potencia. Sácalo y remueve los huevos con una espátula. Después vuelve a meter al microondas en intervalos de 30 segundos hasta que tengan la textura adecuada. Y... ¡voilà! Olvídate de las sartenes de forma casi definitiva.

3. Congela tus yogures para hacer helados

Imagínate esto: el verano se acerca, las altas temperaturas no te dejan ni siquiera pensar en comer y, desde luego, las ganas de cocinar son inversamente proporcionales al calor que hace. Ante esto, ¿se te ocurre algo mejor crear tus propios helados? Tan solo necesitas un molde para helados, incluir un yogur de tu sabor favorito y, si quieres, algunos trozos de fruta. Después, mételo en el congelador durante dos o tres horas y ya has conseguido una merienda de lo más saludable.

4. Ten siempre cerca un bote de queso crema

Lo mismo te sirve para unas tostadas con mermelada a la hora del desayuno que te puede salvar una merienda o darle un toque delicioso a las espinacas de la hora de cenar. Por lo que pueda ocurrir y ante cualquier momento de desesperación, recuerda tener siempre cerca una tarrina.

5. Tostadas de aguacate: la solución definitiva

El aguacate está de moda y no se trata de una casualidad. Está riquísimo, es súper saludable y, además, apenas nos hace falta esfuerzo para prepararlo. Te recomendamos que pruebes las tostadas de aguacate: solamente tienes que partir en rodajas este fruto, colocarlo sobre una rebanada de pan crujiente y agregar una pizca de sal, pimienta negra recién molida y aceite. Tal que así:

6. Cómprate un spiralizer

Si no estás muy puesta en las tendencias gastro, posiblemente este término en inglés se te escape. Un spiralizer no es más que es aparato capaz de cortar el calabacín de forma que parezca espagueti. Apúntalo en tu wishlist y, a partir de ahí, prepárate para una serie de cambios irreversibles y maravillosos en tu vida.

7. Asa un pollo

Sabemos que suena algo complicado pero, tranquila, lo tenemos todo bajo control. Compra un pollo entero en la carnicería, salpiméntalo a tu gusto y mételo en el horno. Pasada media hora aproximadamente, dale la vuelta para que se vaya dorando por todos los lados.

Es una forma fácil y muy saludable de cocinar el pollo y, además, si lo preparas el domingo puedes utilizar las diferentes piezas para elaborar diferentes comidas a lo largo de la semana: pollo con arroz, pollo acompañado de una guarnición de verduras, pollo con salsa de miel y mostaza... Es una de las carnes más versátiles y nos ofrece todo un mundo de posibilidades. ¡Compruébalo por ti misma!

8. Planea tus comidas semanales

Este consejo parece algo complicado para una mujer perezosa como tú pero te prometemos que en cuanto lo establezcas como una rutina te hará la vida mucho más fácil. Planear el fin de semana lo que vas a comer el resto de la semana te evita ese momento de darle vueltas a la cabeza y tomar una decisión precipitada sobre lo que comer que, dicho sea de paso, suele terminar siendo sándwich.

9. ¡Atrévete a probar!

Si quieres cuidarte, sería genial que comenzases a seguir algunas cuentas de Instagram de cocina saludable o leyeses a algunas blogueras especializadas en nutrición. Por ejemplo, si en algunas de tus recetas comienzas a incorporar aceite de coco, obtendrás innumerables beneficios para tu organismo.

10. Aprovecha tus eventuales ganas de cocinar

No ocurre muy a menudo pero es cierto que existen días en los que nos metemos en la cocina y, sin saber por qué, las ganas de cocinar nos invaden. Nos ponemos el delantal y, al menos por unas horas, nos creemos verdaderas diosas tras los fogones. Pues bien, seamos inteligentes y sepamos aprovechar estos ataques culinarios que nos llegan.

Si el sábado has estado toda la mañana cocinando lentejas, no dudes en prepararlas en grandes cantidades para tenerlas congeladas cuando la pereza vuelva a apoderarse de ti y te dé alergia entrar en la cocina. O, si te has lanzado a preparar una tarta de zanahoria, guárdala en un recipiente adecuado para que puedas desayunarla durante los dos o tres días siguiente.

Como ves, se trata simplemente de optimizar los recursos. ¿A qué esperas para llevar a cabo este decálogo?

​Y además:
Los 8 tips que cambiarán tu forma de comer cuando tienes resaca

¡Viva la pasta! 10 situaciones que solo una pasta- adicta entiende

por Laura Sutil 106 compartidos

Puede interesarte