Inicio / Pareja / Relaciones / Que cunda el pánico: 8 típicos dramas que sufrimos cuando comenzamos una relación

Que cunda el pánico: 8 típicos dramas que sufrimos cuando comenzamos una relación

Adrián Martín Publicado por Adrián Martín
Publicado en 9 de febrero de 2017

Si alguna vez has sentido que te iba a explotar la cabeza esperando un Whatsapp suyo, entonces pasa, pasa, te estábamos esperando.

Tus inseguridades, las malas experiencias del pasado y la falta de coordinación entre tus necesidades y las suyas son el cóctel molotov perfecto para dinamitar el inicio de una relación. Sí, porque las mariposas en el estómago revolotean a veces con tanta fuerza que llenan de nubarrones la mente de cualquiera. Es lo que pasa cuando empezamos a conocer a alguien con quien tenemos cierto interés romántico, que aunque lo neguemos, nuestra cabeza va más rápido que los propios acontecimientos y vivimos una época de dramas intermitentes acompañados de dulces ilusiones.

La parte positiva es que, visto desde fuera, si consigues relativizar, suele ser hasta divertido ver cómo ciertos patrones de conducta siempre se repiten. Y los dramas claro, sobre todo los dramas. Porque esto no le pasa solo a las mujeres sino a cualquiera que se ilusione un poquito de más en la incesante y agotadora búsqueda del amor.

Drama número 1. El doble check azul

El doble check azul es el peor invento del mundo. Peor que la gala de los Goya, que las Pizzaladas o que una canción cualquiera de Pitingo. Que alguien que estás conociendo te deje en doble check azul en Whatsapp (o simplemente pase horas sin responderte) es demencial. Hace unos años hubiera sido comparable con no responder a un toque en el móvil, pero ahora la angustia se acrecenta porque en plena era de la inmediatez, que alguien esté lo suficientemente ocupado como para no responder a un Whatsapp resulta, sencillamente, inconcebible.

Drama número 2. "Voy a ir muy despacio"

Asúmelo: por más que te lo repitas no pasará. Tu mente traicionera va mucho más rápido que la realidad, así que lo único que puedes hacer dejar que pasen los días y esperar que tras ese salto al vacío haya alguna red.

Drama número 3. ¿Estará conociendo a otras?

Otro de esos pensamientos que a veces están mucho más relacionados con nuestra imaginación que con los propios indicios de la realidad. Una tiene que estar alerta, claro, pero en ese periodo entre conocer a alguien y formalizar la relación, hay tantos vacíos legales que no merece la pena preocuparse por ello. Es, como decíamos, un pequeño salto desde un precipicio. No queda otra que confiar. Y hacerle vudú si te la juega.

Drama número 4. ¿Dónde está el límite entre la ilusión y el agobio?

Otro marrón. Un enorme y gigantesco marrón. Porque probablemente después de la primera cita ya te veas surcando el arco iris con él a lomos de un unicornio rosa y tienes que luchar por frenar esa ilusión. A partir de ahora todas las preguntas de tu vida se reducirán a si es demasiado pronto para volverle a escribir, a si debes proponer volver a quedar o mejor esperas un poco más, o a si debes seguir indagando sobre su vida o dejar que sea la otra persona quien te cuente. El equilibrio entre mostrarse ilusionada y no resultar agobiante es como estornudar con los ojos abiertos: misión imposible.

Drama número 5. La primera vez... ¿esto va a ser siempre así?

Terreno peliagudo... Las primeras veces pueden ser súper especiales sí, pero cuando se trata del sexo, la falta de confianza con la otra persona puede hacernos sentir como un elefante en una cacharrería... A eso se suma, por supuesto, que las altas expectativas puestas a ese momento y que los gustos del otro son territorio inexplorado. Es un drama pasajero, eso sí, que normalmente se evapora con la práctica.

Drama número 6. Hacerlo público

Este drama tiene más de personal que de compartido. Para todos aquellos que sufrimos desengaños amorosos desde tiempos inmemoriales, tendemos a no querer cantar victoria hasta que la relación esté asentada, lo que hace que en vez de gritar a los cuatro vientos "que me tienes loco que estoy enamorada que te quiero mucho te digo a la cara" tratemos de ocultarlo un poquito. ¿El problema? Que se nos va de las manos y terminamos confesando nuestros sentimientos hasta al apuntador. Y ahí sí que más te vale que no salgan mal las cosas.

Drama número 7. ¿Por qué todas las canciones hablan de él?

Es así, de repente escuchas a María Jesús y su acordeón cantando "Pajaritos por aquí, pajaritos por allá" e inexplicablemente te recuerda a él.

Drama número 8. Que pasen tres meses YA por favor

Y sobre todo, lo peor, peor, peor, es no poder controlar el tiempo. Es en estos momentos de tu vida cuando desearías tener el giratiempos de Hermione para poder avanzar tres meses y que la relación se vaya al garete o arranque definitivamente. Solo así, para bien o para mal, terminarán tus dramas. Y tu salud mental podrá volver a ser lo que era.

Y además:
10 errores a evitar cuando empiezas una relación
21 preciosas frases que explican qué es enamorarse

Puede interesarte

¿Debo contarle todo a mi pareja? Te contamos cómo comunicarte con tu chico

¿Debo contarle todo a mi pareja? Te contamos cómo comunicarte con tu chico

¿Debo contarle todo a mi pareja? Te contamos cómo comunicarte con tu chico ¿Debo contarle todo a mi pareja? Te contamos cómo comunicarte con tu chico

Provoca un mar de sensaciones con los masajes eróticos Provoca un mar de sensaciones con los masajes eróticos

¿Te atreves con los juegos eróticos? ¿Te atreves con los juegos eróticos?

Comentarios