Inicio / Pareja / Relaciones / 10 parejas que nos encantan pero que son un mal ejemplo del amor verdadero

© Sexo en Nueva York
Pareja

10 parejas que nos encantan pero que son un mal ejemplo del amor verdadero

Sara Alcoceba
por Sara Alcoceba Publicado en 10 de febrero de 2016
481 compartidos

Seguramente a todas nos gustaría tener una relación como las que salen en las películas o series. Nos encantan los finales felices, pero nunca reparamos en todo el proceso anterior a ese supuesto final feliz. Por ejemplo, antes de convertirse en el príncipe azul, Bestia secuestra a Bella en su castillo. ¿En serio aspiramos a padecer Síndrome de Estocolmo y enamorarnos de nuestro captor?

Todas tenemos nuestra pareja de ficción favorita, bien porque les ha costado mucho estar juntos, porque nos encantan los actores, o porque no podíamos llegar a pensar que esos dos personajes pudieran llegar a estar juntos. Pero hay dos tipos de relaciones en la ficción, están los que son más como Ross y Rachel, que su amistad y amor fueron más fuertes que todos los obstáculos, y están del tipo Chuck y Blair que “jugaban” a ponerse los cuernos. Te presentamos el ranking de las parejas más tóxicas de la ficción. Y eso que muchas de ellas están consideradas como las más bellas historias de amor...

Relacionados: ¡Enamórate con las 101 mejores películas de amor!

Las mejores películas de amor de la historia © La ciudad de las estrellas. La La Land

1. Carrie y Big

Empecemos con la historia de amor que marcó toda una época. Una escritora, amante de la moda y adicta a los zapatos, conoce a un empresario interesante y guapo. Un amor a “primer choque” que originó una de las parejas más icónicas de la televisión. Pero que no se nos olvide que Carrie se consideraba masoquista por estar enamorada de Big, ¿tendrá algo que ver que la dejara plantada en el altar? ¿O que era alérgico al compromiso? Recordemos también la de veces que Big puso por delante sus intereses a los de Carrie, un egoísta en toda regla.

No puedes volver a mi vida y joderlo todo

2. Ariel y el Príncipe Eric

Ella, una joven sirena inconformista, que opta por saltarse las normas de su padre (que no olvidemos que era el rey del mar), y sale al exterior. Él, un príncipe que siempre va acompañado de su perro y, para qué engañarnos, era un poco sosito. El problema, en cambio, es perder la cabeza (o la cola) y abandonarlo todo en la vida por un hombre con el que ni siquiera has cruzado palabra.

¿Qué necesidad había de acudir a la bruja del mar para quitarte la voz y conquistar a ese príncipe? ¿No hubiera sido más fácil saludarle mientras iba en el barco, y charlar como personas civilizadas? ¿Y por qué tiene que ocultar quién es? Estos son algunos de los interrogantes que nos hacemos sobre esta historia de ¿amor?

3. Sandy y Danny

¡Ay! El amor de verano que pensamos que va a durar toda la vida y luego nos damos cuenta de que no. La siguiente pareja comenzó siendo un amor de verano, el chico tan perfecto que Sandy conoció en la playa resultó ser un macarra que no quería que sus amigos le vieran con ella. ¿Se avergonzaba de Sandy? Y ella, loca de remate, decidió cambiar su personalidad dulce de buena chica por la de una rebelde sin causa, y ¡además empezó a fumar! Pero bueno, nos quedamos con los bailes y las canciones tan maravillosas de Grease y con que al final ¿triunfó el amor?

4. Olivia Pope y el Presidente Fitzgerald Grant

Vale, lo reconocemos, todos estamos deseando que Olivia y Fitz terminen juntos para siempre. Pero eso no quita que nos demos cuenta de que Fitz tiene la personalidad de un niño inseguro que no puede ser honesto ni con su mujer ni con Olivia. Y aunque ella intenta pasar página con Edison o con Jake, él siempre lo arruina todo. ¡Aun estando casado! Este es como el perro del hortelano, que ni come ni deja comer. ¿Nunca has oído lo de que si la quieres, déjala ir?

Si me quieres, gáname

5. Ryan Atwood y Marissa Cooper

La relación tormentosa de estos dos adolescentes es la favorita de muchas de nosotras. Ryan, que intentaba darle un nuevo rumbo a su vida, se muda con los Cohen y conoce a la preciosa y mimada vecina de al lado, Marissa Cooper. Su relación fue de lo más tóxica, ya podrían haber tomado como ejemplo a sus amigos Seth y Summer.

Tienen sus idas y venidas, pero la búsqueda de una vida mejor de él choca con el alto nivel de autodestrucción que tiene ella. Se hacen mucho daño mutuamente, y aunque lo que no ponemos en duda es el amor que sentían el uno por el otro, pero a veces es mejor separarse a tiempo. Al final, él siempre estaba allí para ella.

6. Romeo y Julieta

La historia de amor más antigua y más profunda de todos los tiempos. Dos adolescentes pertenecientes a familias enemigas, se enamoran y después acaban con su vida por ¿falta de comunicación? Podemos ver que los problemas que tenemos en las relaciones actuales no son nuevos y vienen de mucho tiempo atrás.

La brillante idea de Romeo fue casarse con una chica que conoció tan solo tres días antes, hacer que se separe de su familia y convencerla de suicidarse para estar juntos para siempre en el más allá. ¿Historia de amor o de terror?

7. Anastasia Steele y Christian Grey

Este es el ejemplo de historia de amor del siglo XXI. Entendemos que Anastasia se enamore del enigmático Christian Grey, que quede maravillada con todos los lujos que le rodean, que le guste que vaya a buscarla su chofer… pero entrar en una serie de prácticas sexuales con las que no se siente cómoda no, eso no lo entendemos. Y mucho peor el grado de posesión de él hacia ella y que él le diga cosas como "Eres mía". ¡Intolerable y machista!

8. Chuck y Blair

Jamás hubiéramos apostado un duro por esta relación. Chuck es ese personaje que aceptamos pero del que siempre desconfiamos, y por supuesto nunca habríamos imaginado que Blair Waldorf pusiera sus ojos en él. Posiblemente el momento más doloroso de la serie es cuando Chuck es incapaz de expresarle sus sentimientos. A más de una se nos quedaron grabadas las palabras de Blair: “Dos palabras, ocho letras, dilo y seré tuya” (¡Y no lo dijo!).

9. Bella y Bestia

Volvemos a Disney, la historia de Bella es dura en varios sentidos. Primero por Gastón, una persona horrible, malvado y maleducado, que está decidido a casarse con ella hasta el punto de quitarse a su padre de encima y acusarlo de estar loco para que lo encierren en un psiquiátrico.

Y por otro lado, fue prisionera de un monstruo gritón, que resultó ser un príncipe que estaba bajo un hechizo por ser demasiado superficial. Desde luego, ante las dos opciones que tenía, hubiera sido mejor quedarse como estaba.

Y tú, ¿con qué pareja Disney te identificas más?

10. Catherine Earnshaw y Heathcliff

La peor pareja de la literatura, y después llevada al cine, es esta. No cabe duda del amor tan grande que sentían los protagonistas de Cumbres Borrascosas, pero vamos, que no supieron ni de lejos expresarlo. Entre ella que era egoísta a más no poder y él que era maleducado y no tenía ni el más mínimo ápice de paciencia, juntos resultaron una bomba de relojería que no solo acabó haciéndoles daño a ellos sino a todos los que les rodeaban.

Y para recordarnos que no todo es malo, te dejamos aquí las frases más románticas de la literatura.

Y además:
Un buen comienzo: los mejores inicios de novela de todos los tiempos
21 preciosas frases que explican qué es enamorarse

por Sara Alcoceba 481 compartidos

Puede interesarte