Inicio / Pareja / Relaciones / 8 señales definitivas de que tu relación no funciona

Pareja

8 señales definitivas de que tu relación no funciona

Cristina Gonzalez
por Cristina Gonzalez Publicado en 31 de julio de 2017
108 compartidos

Quizá haya llegado el momento de poner punto y final a lo vuestro.

Mucho hemos hablado hasta ahora de las claves para que una relación de pareja dure muchos años, de cuál podría ser el motor de tu relación e incluso de las pistas que pueden hacerte averiguar si tu relación es perfecta. ¿Pero qué ocurre cuando creemos que no funciona? Cuando lo hemos estirado tanto que está a punto de romperse en cualquier momento. Porque hay veces que nos aferramos con todas nuestras fuerzas a una persona e intentamos que la relación funcione. Porque aún creemos en un futuro juntos, por costumbre, por amor o porque nos negamos a dejarla marchar incluso sabiendo que ya no es lo mismo.

Si te encuentras en este punto de incertidumbre, puede que las siguientes señales te ayuden a darte cuenta de que tu relación tiene fecha de caducidad. Si has aplicado todos los consejos que te recordamos a continuación, si lo has intentado todo y, aún así, no sabes muy bien por qué lo vuestro no encaja como antes, atenta a estas siete señales.

Descubre: 25 consejos útiles para que una relación funcione

25 consejos para que tu relación sea duradera © Señor y señora Smith

1. El sexo no te satisface como antes

Párate a pensar: ¿tenéis relaciones con la misma frecuencia de antes? Aunque creas lo contrario, la atracción física y el sexo son una parte fundamental en cualquier relación. Si notas que apenas mantenéis relaciones o que cuando las tenéis no terminas satisfecha (o al contrario), entonces tenéis un problema.

2. No hay ilusión a la hora de hacer planes

Antes el solo hecho de ver a esa persona y saber que ibas a pasar un rato junto a ella podía ser lo mejor que te podría ocurrir en el día. Ir al cine, salir a tomar algo, cenar en casa, hacer algún viaje... Ahora no tenéis tantos planes juntos y cuando los tenéis existe una falta de interés por parte de alguno a la hora de organizarlos. No es la misma ilusión, los "nervios" previos antes de veros el uno al otro han desaparecido.

3. Silencios incómodos

Tu pareja probablemente sea la persona con la que más confianza tienes en el mundo y hasta hace poco podías pasarte horas hablando de cualquier cosa sin parar, pero ahora es diferente. Os cuesta sacar un tema de conversación cuando estáis juntos, dudas de si podría interesarle una historia o no antes de contársela y lo que antes eran silencios cómodos, ahora se convierten en minutos angustiosos.

4. Discutís la mayor parte del tiempo

Y probablemente se deba a que existe una falta de comunicación importante. Ya no estáis de acuerdo en nada, os cuesta ver el punto de vista del otro, no os escucháis, te pone de los nervios su manera de pensar... Si pesan más las discusiones que las buenas palabras, entonces algo va mal. Y si sabéis que algo va mal, pero ninguno de los dos se atreve a poner las cartas sobre la mesa (o bien siempre le toca hacerlo a la misma persona), quizá deberíais replantearos vuestra situación, porque no podéis permitiros que se vuelva tóxica.

5. Desconfías

Hay veces que no tienes muy claro si te está diciendo la verdad o no sabes muy bien si te cuenta las cosas como lo hacía antes. En el momento en que surge la desconfianza por parte de cualquiera de los dos o sabes que te está mintiendo (o viceversa) respecto a algún tema, no podéis hacer la vista gorda. La confianza y la sinceridad son imprescindibles para que cualquier relación funcione.

6. Os habéis dado varios "tiempos"

Seamos sinceras: la vida no es un capítulo de Friends ni la trama de una novela romántica. No sois Rachel ni Ross. Por eso, si ya habéis roto varias veces a lo largo de los años u os habéis concedido periodos de "vamos a darnos un tiempo", lo más probable es no tengáis un futuro juntos. Te lo decimos así, sin pelos en la lengua. Porque una pareja que está segura de sus sentimientos, del amor que ambos se profesan y saben que quieren un futuro junto al otro, no rompe la relación, se esfuerza en trabajar en ella. Puede que lo vuestro, simplemente, no estuviese escrito.

7. No mostráis interés el uno por el otro

Seguro que antes alguien te llegó a preguntar: "¿No te cansas de hablar todo el día con tu pareja?" Y tu le mirabas extrañada, pensando que era imposible cansarse. Porque antes os enviabais siempre mensajes y os preguntabais qué tal había ido vuestro día, qué estabais haciendo, os mandabais alguna foto, le contabas cualquier nimiedad que te hubiese pasado, os dabais siempre los "buenos días" o las "buenas noches" y nunca sobraban los "Te quiero"... Pero ahora no es así. Apenas habláis si no es en persona y solo uno de los dos (o ninguno) muestra el mismo interés que antes.

8. El futuro es incierto

O tenéis cierto reparo a la hora de hablar de él. Atrás se ha quedado la ilusión con la que imaginabais vuestro futuro: ir a vivir juntos, hacer viajes por todo el mundo, casaros, tener hijos... Pero ahora no tienes muy claro que tu futuro esté al lado de tu pareja, comienzas a replantearte si de verdad es la persona con la que quieres pasar el resto de tu vida o bien se convierte todo en un tema tabú.

Quizá haya llegado la hora de echar el freno, ser realista y analizar tu relación de pareja... ¿Notas algunas de estas señales?

Así son los juguetes sexuales del siglo XXI:


Y además:
¿Los kilómetros matan el amor? Cómo sobrellevar una relación a distancia
¿Nuevo amor? 10 errores que debes evitar al empezar una relación

por Cristina Gonzalez 108 compartidos

Puede interesarte

por redacción