Inicio / En forma / Salud / Grasas: nuestras aliadas a la hora de adelgazar

En forma

Grasas: nuestras aliadas a la hora de adelgazar

por Redacción enfemenino Publicado en 31 de enero de 2017
70 compartidos

Gozan de mala fama, pero ¿sabías que ingerir grasas es fundamental para que el cuerpo adelgaze de forma saludable? ¡Sigue leyendo!

Las grasas siempre han tenido mala fama. A la hora de querer cuidarnos, lo primero en lo que pensamos es en evitar los alimentos que contengan grasa, aunque en la gran mayoría de ocasiones estamos equivocados evitando estos alimentos. Pero ¿por qué tienen tan mala fama si no todas las grasas son perjudiciales?

Es cierto que las grasas tienen un gran aporte calórico, y por eso, puede que nos produzcan cierto rechazo y pensemos que van a hacernos engordar. Siempre nos han dicho que los alimentos que engordan son los que más calorías tienen, pero eso no es del todo cierto. Nuestro organismo necesita comer grasa para mantenerse sano, aunque no todos los tipos de grasas son beneficiosas. Hay dos tipos de grasa, la grasa buena (insaturada) y la grasa mala (saturada) que es la que debemos evitar en una alimentación saludable.

¿Pero qué pasa si no como grasas?

Nuestro organismo es inteligente, y si nota que no ingerimos las grasas suficientes para poder funcionar correctamente de manera diaria, almacenará las que tiene de reserva y evitará quemarlas. Por ello, en caso de necesitar energía (al hacer ejercicio, por ejemplo), en lugar de quemar las grasas, quemará el músculo, produciendo así el efecto contrario al que deseamos. Para que no ocurra esto, debemos enseñar a nuestro organismo a que no le va a faltar de nada y que puede quemar la grasa que tenemos almacenada porque vamos a ingerir más.

Algunos ejemplos de grasas buenas son:

  • Pescados azules como el salmón, el atún, trucha, pez espada, caballa… aunque sean pescados grasos, contienen grasas omega 3 esenciales para nuestro organismo. Lo ideal es comerlo dos veces por semana.
  • Frutos secos: nueces, avellanas, anacardos, cacahuetes, almendras… la porción correcta es un puñadito a media mañana y otro a media tarde. Siempre frutos secos tostados sin sal, evita los frutos secos fritos y salados.
  • Chocolate negro: el antojo de dulce es algo inevitable, por eso, una onza de chocolate negro del 80% de cacao es ideal para quitar esos antojos y no caer en tentaciones. Puedes comer una onza al día a modo de postre.
  • Aceite de oliva: a la hora de cocinar es imprescindible utilizar aceite, pero ¿qué cantidad? Un máximo de dos cucharadas en la comida y otras dos en la cena es lo ideal.
  • Huevos: eso de que los huevos producen colesterol es uno de los mitos más extendidos de la alimentación. Puedes comer huevos a diario, siempre que los prepares a la plancha. Por ejemplo, como desayuno un huevo a la plancha acompañado de pan de centeno te dará energía suficiente para afrontar el día.
  • Aguacate: sin duda, es el alimento de moda. No paramos de ver fotos en instagram de platos cargados de aguacate. La razón es porque además de estar buenísimo, las grasas que aportan son saludables. Si quieres introducirlo en alguna de tus comidas, la ración perfecta es media pieza.
  • Aceitunas: a la hora de tomar un aperitivo, si quieres decantarte por algo saludable opta por las aceitunas, que puedes incorporar como ingrediente de tu ensalada por la noche, por ejemplo.

Artículo elaborado en colaboración con Carmen de la Fuente. Puedes encontrar muchos más consejos e ideas en su blog Cross She Fits, el cross sí es de chicas

Y además:
Low Carb: los hidratos de carbono que menos engordan
¡Acelera tu metabolismo y adelgaza!

por Redacción enfemenino 70 compartidos

Puede interesarte