Inicio / En forma / Salud / Higiene íntima en verano, ¡despreocúpate de la regla!

En forma

Higiene íntima en verano, ¡despreocúpate de la regla!

Laura Marcos
por Laura Marcos Publicado en 19 de julio de 2016

Qué sería del verano sin los productos femeninos estrella, como los tampones o la copa menstrual, que nos permiten disfrutar de la playa o la piscina sin preocuparnos durante los días de la menstruación. Pero, en ocasiones, los tampones pueden resultar algo incómodos, si no se utilizan correctamente. ¿Te ha pasado alguna vez? Te damos las claves para llevar una correcta higiene íntima y disfrutar del verano a tope, sin preocuparte de la regla más de lo necesario. ¡Apunta!

Bañarse en el mar o en la piscina y lucir tranquilamente el bikini ya no son un problema durante los días de la regla, gracias a que existen opciones seguras, discretas y efectivas de higiene íntima. Pero, para evitar disgustos innecesarios, hay que conocer todas las opciones y cómo usarlas adecuadamente, según nuestras preferencias.

A los archiconocidos tampones les ha salido una competidora: la copa menstrual, que permite despreocuparte de cambiarte durante 12 horas. No absorbe la sangre, sino que la recoge, es fácil de usar, evita olores, y respeta tu cuerpo sin riesgo de irritaciones o infecciones. La copa menstrual es una alternativa segura y, en muchos casos, más eficiente que los tampones. Además, es reutilizable, por lo que ahorras dinero (eso sí, tendrás que hervirla después de cada ciclo para desinfectarla bien). Si quieres olvidarte de la regla, este verano apuesta por la copa menstrual.

Reutilizable © iStock

Pero, si aún así quieres seguir optando por los clásicos, aquí tienes unas recomendaciones de uso de los tampones que no puedes dejar pasar este verano:

1. Elige el grado de absorción adecuado a tu flujo

Ni más, ni menos. Con el miedo a que pueda ocurrir un percance con el tampón, en ocasiones escogemos productos con un grado de absorción mayor de lo necesario, lo que tiene consecuencias incómodas y desagradables, como sequedad e irritación. Si notas estos síntomas a menudo, siempre es preferible optar por tampones más pequeños, y cambiarlos más a menudo.

2. Evita usar un tampón durante más de 8 horas seguidas

El tiempo máximo recomendable de uso de un mismo tampón es de 8 horas. De lo contrario, podemos favorecer la aparición de infecciones. Lo ideal es cambiar el tampón cada 4 horas, aunque depende de cada mujer: cantidad de flujo, tipo de tampón o día del periodo en que nos encontremos.

3. Para dormir, escoge compresas de noche

Las compresas o toallas íntimas pueden resultar incómodas para muchas mujeres durante el día y, desde luego, no son una opción si queremos disfrutar de un día de piscina. Pero son la mejor alternativa durante la noche. Existen muchos modelos y formatos fabricados exclusivamente para las horas de sueño, que ofrecen la máxima comodidad. Los tampones no son una buena idea si vamos a pasar, al menos, unas 8 horas durmiendo.

4. Utilízalos solo durante el periodo

Los tampones están indicados para su uso durante los días de la regla. Lo recomendable es colocarlo cuando ya se ha producido el primer manchado, y no antes de la llegada de la menstruación.

5. Lávate las manos antes de colocar o retirar un tampón

Parece obvio, pero a muchas mujeres se les olvida que la higiene de las manos es fundamental, especialmente si manipulamos objetos que vamos a colocar dentro de nuestro cuerpo. La flora vaginal es muy sensible a los cambios, y corremos el riesgo de provocar una infección.

Esponjas menstruales, ¿son una buena opción?

Otro método menos extendido de higiene íntima durante esos días del mes son las esponjas menstruales. Las hay desechables y también naturales y lavables, como las esponjas marinas, que pueden durar hasta 6 meses. A diferencia de la copa menstrual, las esponjas no se pueden hervir, porque pierden rigidez y no absorben igual. Por eso, no hay mucha garantía de que puedan ser del todo higiénicas.

Si tienes curiosidad por este método, mejor optar por las esponjas desechables, que funcionan de manera similar a un tampón. La diferencia es que no disponen de un cordón para extraerlas, pero por otro lado facilitan mucho más que otros métodos las relaciones sexuales durante la menstruación.

Síndrome del shock tóxico, ¿qué es?

​El síndrome del shock tóxico es un tipo de infección muy poco frecuente, pero grave, que puede producir fiebre, mareos, vómitos o náuseas. En algunos casos muy excepcionales, produjo fallos en órganos vitales a algunas mujeres, e infecciones muy graves, potencialmente mortales. Está asociado al uso excesivo de los tampones, porque los primeros casos se dieron en mujeres que los utilizaron durante muchas horas seguidas, hace décadas. Actualmente, la fabricación de los tampones es muy segura, y menos de la mitad de los casos de shock tóxico están asociados a los tampones.

Aunque no debes tener miedo de usar tampones con libertad, sí que es recomendable seguir las pautas de uso que te hemos ofrecido anteriormente, para asegurar una buena higiene y evitar, no sólo este raro síndrome, sino cualquier otro tipo de infección vaginal.

El buen uso de los artículos de higiene íntima no solo permitirá que puedas disfrutar del verano con seguridad, sino que también asegurará que mantengas una buena salud ginecológica. Mantenerse saludable es mucho más fácil en verano, y el deporte frecuente y la alimentación equilibrada son vitales para tener una buena salud general. ¡Motívate para cuidarte!

Y además:
10 planes muy sanos, baratos... ¡y divertidos!
10 ideas falsas sobre la píldora del día después (que no debes creer)

por Laura Marcos

Puede interesarte