Inicio / En forma / Salud / Infección de orina: claves para prevenirla y evitar que reaparezca

© iStock
En forma

Infección de orina: claves para prevenirla y evitar que reaparezca

Laura Marcos
por Laura Marcos Publicado en 7 de marzo de 2017
94 compartidos

Si eres una mujer joven y activa sexualmente, es muy probable que hayas padecido una infección de orina o cistitis. Si es así, debes saber que es muy habitual: 1 de cada 2 mujeres de entre 15 y 50 años, como mínimo, va a tener una cistitis en algún momento de su vida. ¿Eres tú una de ellas? No pierdas detalle a lo que viene a continuación.

La infección de orina en mujeres jóvenes se produce por la presencia de una bacteria, que está en nuestro cuerpo de forma natural. En la mayoría de las ocasiones, se trata de E. coli, que suele poblar la piel, la vagina, el recto y el ano. Que estas bacterias vivan en nuestro cuerpo es totalmente normal y saludable, pero cuando una colonia grande de ellas llega a la uretra y se instala en la vejiga, comienzan los problemas.

¿Por qué es una patología típicamente femenina? Aunque los hombres también pueden desarrollarlas, la razón por la que las mujeres somos más propensas es muy sencilla: nuestro conducto urinario es mucho más corto, por lo que las bacterias lo tienen más fácil para instalarse en la vejiga. En los hombres, cuyo conducto es más largo (toda la longitud del pene), digamos que es más fácil que las bacterias "se pierdan por el camino".

Procura orinar después del coito © iStock

¿Cómo saber si tienes infección de orina?

La infección de orina en mujeres jóvenes no suele ser grave, pero sí puede ser muy molesta. El síntoma más característico es el dolor o escozor al orinar, además de sentir ganas de orinar continuamente, no importa que acabes de hacer una visita al retrete. También es frecuente el dolor abdominal, justo por encima del pubis.

Si tienes estos síntomas, es muy probable que tengas una cistitis o infección de orina. No obstante, también podrían deberse a otros problemas médicos, como un cáncer de vejiga, una litiasis renal (piedras en el riñón) o una vaginitis. Por eso la única manera fiable de saber si tienes infección es analizar la orina mediante una tira reactiva, que determinará el nivel de nitritos y leucocitos.

Para tratar una cistitis, basta con un tratamiento antibiótico, que debe recetarte tu ginecólogo o tu médico de cabecera. Durante unos días, puede que necesites llevar a cabo unas medidas de higiene especiales para evitar que la infección reaparezca: es totalmente normal. Entre un 20 y un 30% de las mujeres que sufren infección de orina sufren alguna recurrencia posterior.

¿Cómo podemos evitar una cistitis? La infección de orina es difícil de prevenir, pero hay algunas medidas que podemos poner en práctica para evitar que aparezca, o bien, una vez la hemos eliminado, para que no se produzca de nuevo.

1. Orinar después del coito

El coito es el principal factor de riesgo en el desarrollo de una infección de orina en mujeres jóvenes. La actividad sexual favorece que las bacterias puedan entrar en la uretra, por lo que se recomienda orinar después del coito y, en general, si es posible, cada 3 ó 4 horas. Aunque no existen pruebas científicas concretas, es una medida preventiva que funciona, según el Dr. Francisco José Brenes, médico de familia y miembro del grupo de trabajo de Urología de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen).

La higiene durante las relaciones sexuales es fundamental para estar protegido de estas y otras infecciones. Y, por supuesto, también lo es el uso del preservativo, que es el único método que protege frente a Infecciones de Transmisión Sexual.

2. Utilizar jabones suaves de higiene íntima

La flora bacteriana de la zona genital femenina es muy sensible a los cambios. Por ello, cualquier jabón agresivo o el uso de productos perfumados puede alterar el equilibrio de las bacterias que viven en ella. Es recomendable el uso de jabones especiales para la zona íntima femenina, que respetan la flora y dejan que se autorregule.

​Según el Dr. Brenes, al igual que un defecto de higiene, un exceso también puede ser contraproducente en el desarrollo de una infección de orina. La zona de la vagina tiene un PH ácido y posee su propio sistema de regulación y limpieza.

3. Limpiar la zona de delante hacia atrás

Éste es un error de higiene muy común. A la hora de ir al baño, lo acertado es limpiar la zona en un movimiento de adelante hacia atrás. De lo contrario, es posible que bacterias de la zona del ano y la vagina se aproximen a la entrada de la uretra, pudiendo provocar una infección de orina.

4. Evitar la ropa muy apretada

En una infección de orina, es recomendable dejar respirar a la piel y evitar que exista un ecosistema húmedo y cerrado en torno a la zona genital. Por eso, hay que procurar usar ropa holgada y, preferiblemente, de algodón, y cambiarse cada poco tiempo.

5. Beber mucha agua

La hidratación es fundamental tanto para prevenir una infección de orina como durante su tratamiento. Beber agua frecuentemente también propiciará que se orine de forma frecuente. Además, hay que evitar tomar muchos líquidos que puedan ser irritantes para la vejiga, como el alcohol o la cafeína.

6. Tomar sustancias preventivas

La infección de orina se trata con antibióticos, que deben ser recetados por el médico de cabecera o ginecólogo. No obstante, existen principios activos para prevenir la infección de orina y reducir los síntomas una vez que aparece. El arándano rojo, por ejemplo, impide que la bacteria E. coli, responsable de la mayoría de infecciones de orina, se adhiera la mucosa del intestino, evitando que prolifere.

Otro principio activo que impide que las bacterias se adhieran, es el xiloglucano. Esta enzima se extrae de las hojas del tamarindo, de cuya pulpa se obtienen además no pocos medicamentos. El xiloglucano puede ingerirse en cápsulas, y ha demostrado efectividad en la prevención de infección de orina, y también como tratamiento para reapariciones de la infección.

¿Quieres conocer alimentos con más propiedades protectoras para la salud? ¡Anótate éstos!

Y además...
Enfermedades con rostro de mujer: cuáles nos afectan más
¿Por qué no me viene la regla si no estoy embarazada?

por Laura Marcos 94 compartidos

Puede interesarte