Inicio / En forma / Salud / Qué es la ortorexia: la obsesión por comer sano ya tiene nombre

© iStock
En forma

Qué es la ortorexia: la obsesión por comer sano ya tiene nombre

Margarita Velasco
por Margarita Velasco Publicado en 25 de septiembre de 2015
1 059 compartidos

Ser una persona 100% healthy es una moda que está muy bien considerada. En las redes sociales no te va a costar encontrar fotos de apetitosas y ligeras ensaladas, o batidos deliciosos que harán no sólo que mantengas tu línea, sino que además vivas una vida sana. Pero, ¿en qué momento se nos ha ido de las manos? La ortorexia es esa enfermiza obsesión por comer de forma saludable.

Puede que sea uno de los trastornos de nuestro tiempo. Aunque la ortorexia aún no esté clasificada como trastorno, en cuanto te lo describamos, seguro que vas a comprender que no tiene mucho de normal. Todo el mundo en algún momento de su vida ha seguido una dieta, o ha hecho el intento de comer sano. Hasta aquí todo es normal. El interés y la preocupación por cuidar nuestro organismo y llevar una vida más sana, es algo que aplaudir. El problema llega cuando se te va de las manos el excesivo control por lo que comes, y basas tu vida en una serie de estrictas normas sobre alimentos, olvidándote de la importancia de la comida para vivir o alimentándote solo de batidos.

Zumo de sandía © iStock

Esta obsesión afecta sobre todo a países desarrollados, donde al estar asegurada la comida diaria, la sociedad sube al siguiente escalón y busca que además de alimentarle, la comida sea un instrumento en su persecución de un cuerpo perfecto.

Todo el mundo debería hacer lo posible por comer sano, el problema viene cuando la restricción de algunos alimentos, el abuso de otros o incluso el hecho de comer menos de lo que deberíamos a lo largo del día; deriva en una desnutrición. Al igual que ocurre con otros trastornos como la bigorexia o la tanorexia, la ortorexia es el resultado de llevar al límite un concepto que en sus inicios era correcto. Es perfectamente aceptable muscularse, pero no convertirlo en la razón de vivir, del mismo modo que a todo mundo le sienta bien el bronceado, pero deja de ser sano cuando es lo más importante de tu vida.

Muchas veces el exceso de información y la aparición de las dietas milagro, han minado la idea de la alimentación sana y equilibrada. Cada poco tiempo se desvela una alocada dieta seguida por algún gurú healthy, o el libro definitivo para adelgazar. Si a esto le unimos los iconos de belleza actuales, el resultado es una sociedad súper informada, que en un intento de mezclarlo todo, llega a una obsesión con la comida, que puede terminar en desnutrición o en sus casos más extremos con la muerte. ¿Hay que comer sano? Sí, pero dentro de ello, hacerlo de forma variada, como las ensaladas que se muestran en esta imágenes.

Síntomas de una persona ortoréxica

Cuando una persona elimina de su dieta drásticamente alimentos ricos en grasa, carne, lácteos, huevos, azúcares, o incluso alimentos con gluten, sin ningún miramiento; puede estar a las puertas de la ortorexia. Mantener a rajatabla una estricta dieta, planificada e inamovible, forma parte del estilo de vida de un ortoréxico. Suelen usar etiquetas como: manufacturado, conservantes, aditivos, detox... Y pasan horas descubriendo nuevas semillas y demás alimentos imposibles de conseguir, que más tarde incluirán en sus escasas comidas.

​También es importante destacar su carácter. Al estar privados de comer lo que les gustaría, tienden a volverse algo antisociales y estar siempre de mal humor y rechazan planes de cenas o comidas fueras para no verse en la tesitura de comer algo que se salga de sus esquemas. Tampoco ayuda el hecho de que se sientan superiores a los demás debido a sus altos conocimientos en dietética.

Su perfil es el de una persona obsesionada con la comida sana y el deporte. Seguro que conoces a alguien con el que salir a comer es una auténtica pesadilla porque no hay nada que cumpla con sus expectativas. Probablemente, esa persona ejerza de juez alimenticio diciendo qué es sano y qué no lo es, y todos sus conocimientos vengan de los libros que él mismo ha leído e interiorizado a modo de mantra, o de los consejos de algún amigo muy fit.

Hay que tener cuidado ya que no estamos haciendo referencia a que el veganismo o vegetarianismo sean síntomas de ortorexia, sino que las personas que padecen este tipo de obsesión, tienden a eliminar de su dieta dichos alimentos, sin el consejo de ningún especialista, o algún tipo de lógica. Siempre que eliminas un grupo de alimentos de tu dieta, debes consultar a un médico, y sustituir los beneficios que éste te aporta con otros alimentos o con suplementos alimenticios. Crearse una dieta por su propia cuenta y conocimientos, es uno de los primeros síntomas de un ortoréxico. Y otra obsesión muy común de los ortoréxicos: los superalimentos.

Comer sano sin exagerar

Si estas pensando en hacer cualquier tipo de dieta, primero debes de tener en cuenta que un especialista te ayudará a dar con la que mejor se adapte a ti y a tus características. Comer es un privilegio, así que no pierdas el tiempo sufriendo. Hay formas de adelgazar sin pasarlo mal. Lo más sano sigue siendo lo de toda la vida: hacer 5 comidas al día, evitar los excesos, comer frutas y verduras de temporada y mantener una vida activa. Ya sabes, ¡obsesionarse no es sano!


Y además:
¡Con la comida no se juega! Las 4 dietas más peligrosas para perder peso
Aprende a comer saludable con las 10 cuentas más verdes de Instagram

por Margarita Velasco 1 059 compartidos

Puede interesarte