Inicio / En forma / Salud / ¡Terminantemente prohibido! ¿Qué no debes hacer cuando tienes urticaria crónica?

© iStock
En forma

¡Terminantemente prohibido! ¿Qué no debes hacer cuando tienes urticaria crónica?

Adrián Martín
por Adrián Martín Publicado en 1 de agosto de 2015
55 compartidos

Hay pocas cosas tan molestas como una roncha en la piel que causa dolor y picor o incluso inseguridad por el hecho de que los demás lo vean. Pero si ese es tu caso, debes saber que rascarte o cubrirlo de maquillaje no es, en absoluto, buena idea... Toma nota de nuestros consejos y evita empeorar la situación.

Ya te hemos hablado de la urticaria crónica espontánea y de cómo, por desgracia, no hay una cura ni unas causas determinadas para evitar su aparición. Pero si eres una de las personas afectadas por esta enfermedad cutánea, hay cosas que sí están en tu mano para disminuir la molestia que las ronchas y los angioedemas en la piel. En general, tienes que mimarla mucho y seguir los consejos que te ofrecemos a continuación.

En resumidas cuentas...

1. Relájate: el estrés también puede afectar a tu piel © iStock

1. No te rasques

Lo sabemos, es muy fácil decirlo y muy difícil lograrlo. Pero debes pensar que rascarte no solucionará el problema, sino que lo agravará. La aparición de las ronchas o habones en la piel suele ir acompañada de un picor intenso, pero si no logras evitar rascarte, ese picor se transformará en heridas que tendrán que curarse también y, en ningún caso, ayudará a hacer desaparecer el prurito.

Por lo tanto, cuando sientas la necesidad de rascarte, hazlo con la yema de los dedos y nunca con las uñas y si por las noches lo haces de forma inconsciente, prueba a utilizar manoplas 100% algodón especiales para estos casos. Probablemente pienses que es una solución poco alentadora, pero tienes que poner todo de tu parte para no rascarte. Y no olvides comentarle a tu médico si sufres un picor incesante, ya que un especialista estudiará tu caso concreto y te ofrecerá la mejor opción posible.

2. Cuidado con la ropa

Si tienes urticaria crónica haz de la ropa 100% algodón uno de tus primeros mandamientos, ya que ayudará a no empeorar las ronchas y es con lo que más cómoda te sentirás y con lo que mejor lograrás evitar picores. También procura que la ropa sea suelta de forma que no comprima tu piel para que esta pueda respirar. Y en este punto no nos referimos solo a la ropa que te pones encima: las sábanas o las toallas, por ejemplo, también deben ser de primera calidad. Por último, prueba a lavarla también con jabón neutro y con la menor cantidad de suavizante posible, ya que la ropa muy perfumada puede contribuir a irritarte la piel.

3. Vigila lo que comes y lo que bebes

A la hora de la alimentación, no hay reglas establecidas. Y es que la urticaria crónica no es una alergia y, por lo tanto, no se puede decir que algún alimento la provoque o agrave. Sin embargo sí hay alimentos beneficiosos para la piel que harán que tengas esta más hidratada y mejor preparada para afrontar cualquier problema cutáneo. Por ejemplo, la vitamina C es un potente antioxidante y está presente en cítricos como el pomelo, la naranja, la mandarina o el limón así como en verduras como la col o los pimientos. La hidratación, por su parte, también es fundamental, por lo que es recomendable beber unos dos litros de agua diarios, ya que ayuda a desintoxicar, dar firmeza a la piel y mantenerla bien hidratada.

4. No te eches cualquier crema...

Cremas perfumadas, aceites corporales, sérums... Cuando se trata de piel con ronchas o habones hay que tener cuidado de lo que se le echa encima. Todos esos productos, probablemente, no serán lo más indicado para una piel irritada, enrojecida o hinchada. En este sentido, la mejor recomendación es que consultes a tu médico para saber exactamente qué puedes y qué no puedes extender sobre tu piel. Aunque la urticaria crónica espontánea no tenga cura, puede que des con algún producto que disminuya el picor o rebaje los efectos del sarpullido sobre tu piel.

5. Y mucho menos maquilles una zona afectada

De igual forma que hay cremas que no te harán bien, no debes aplicar maquillaje sobre una zona afectada con urticaria. Y perfume tampoco, por descontado. A veces las ronchas o angioedemas aparecen en el rostro o cuello, con el consiguiente efecto psicológico, ya que además del dolor o picor evidente, no nos vemos tan bien como nos gustaría, lo que contribuye a una baja autoestima y por ello creemos que es mejor tratar de disimularlo con maquillaje. Sin embargo, no ayudará a solucionar el problema, ya que el uso de maquillaje sobre la zona puede contribuir a aumentar el picor o a empeorar el estado de la piel.

6. No te obsesiones

Es difícil cuando la urticaria provoca que duermas peor o que tengas ganas de rascarte todo el día, pero es importantísimo que afrontes este (y cualquier otro) problema con energía, buen ánimo y una sonrisa permanente. Cuando estás ante un problema como este, sin causa evidente de aparición ni cura concreta, solo tienes dos opciones: venirte abajo o afrontar la situación con resignación y optimismo. Tu estado de ánimo es fundamental en este caso. Piensa que cada persona es diferente, que a ti te ha tocado vivir con este pequeño suplicio y que vas a hacerlo de la mejor de las formas posibles. Nadie dijo que fuera fácil, pero tú puedes con todo y más. No te obsesiones con el problema, tómatelo con buen humor y resignación y ya verás como te resulta mucho más llevadero.

7. No lleves una vida sedentaria

Por último hay que hacer hincapié en otro punto importante: no debes darte por vencida. El hecho de tener urticaria puede limitarte a la hora de hacer algún deporte o algún plan con tus amigos, pero no pongas el "no" por delante antes de intentarlo. Tienes que procurar mantenerte activa y, si no puedes hacer alguna actividad, intentarlo con otra. Con tu círculo social, lo mismo, si te proponen algún plan que no puedas seguir, busca una alternativa pero no te quedes en casa lamentándote, ya que solo hará que aumente tu frustración y rabia. Ánimo, te lo repetimos una vez más: ¡tú puedes con todo!

Y además
¿Piel sensible? ¡Aprende a escucharla!
10 rutinas saludables para una piel perfecta

por Adrián Martín 55 compartidos

Puede interesarte