Los ocho mandamientos del placer
Resumen en imágenes

Punto G: conoce las zonas erógenas

 

 - Punto G: conoce las zonas erógenas
Al igual que la mujer, el hombre no se limita a su sexo y posee numerosas zonas erógenas (puntos anatómicos que una vez estimulados, provocan una excitación sexual). De hecho se suele quejar que no nos ocupamos lo suficiente de ellos. Aprende a conocerlos para explorarlos mejor. No olvides poner en práctica ciertos verbos para excitarle: besar, acariciar, mordisquear, chupar, lamer...

Todo (¡o casi!) salvo sus óganos genitales…
Los labios, el cuello y para algunos las orejas pueden transformarse en auténticos detonadores de placer. Tampoco hay que olvidar el interior de los muslos donde la piel es muy fina, los pezones... y sus nalgas -que nos encanta mirar- también merecen que nos ocupemos de ellas ¡y haz que estremezca de placer!

Sus partes íntimas
Evidentemente su pene es un concentrado de pequeños nervios extremadamente sensibles. ¿Pero lo conoces con detalle? Para empezar está la raiz (¡pegada al resto del cuerpo para las que tengan un problema de orientación!), a la que le gusta que se mantenga bien con las manos. El tronco o cuerpo que parte de la raíz (en la que nos focalizamos generalmente) y que aprecia todo tipo de masajes y caricias. La corona (pequeño reborde cutáneo entre el tronco y el glande), una zona extremadamente sensible. Sin olvidar el famoso glande, al extremo del pene y una zona que se encuentra siempre al descubierto si el hombre está circunciso o que se descubre bajo el prepucio. Es muy receptivo a las caricias bucales y manuales y se puede comparar bastante con nuestro clítoris, ¡por lo que hay que manipularlo con precaución y atención!

En cuanto a los testículos, a algunos les gusta que se masajeen o se metan en la boca. ¡Pero otros no soportan que se les acerque a su sacro-santo scrotum! El ano, es una parte tabú para algunos mientras que para otros supone la entrada a un placer intenso. Lee el mandamiento siguiente para saber como hacer que obtenga el máximo placer y no te pierdas en esta zona si sientes que él se encuentra molesto. Podría bloquearle.

La membrana del perineo: es una piel muy fina y sensible entre el ano y las partes genitales. Se pueden ejercer pequeñas presiones o círculos con la pulpa de los dedos durante la felación o una masturbación ¡y el éxtasis estará asegurado!

El consejo enfemenino: Cada vez que te adentres en una de esas zonas « calientes » pregúntale « y aquí... te gusta »? Sus pequeños gemidos de felicidad te serviran de buen indicador.




  
  

Vídeo: Vuelta a los 80: ¡las fotos más originales de esta pareja por su aniversario!

  • Vuelta a los 80: ¡las fotos más originales de esta pareja por su aniversario!
  • ¡Explora tus zonas erógenas!

Publicado por La redacción de Pareja
el 01/05/2011
Puntuación:4.2/5 
Puntúa esta página: 

Descubre enfemenino...
¿Se puede tener sexo a diario? Sí, y estas son las claves para disfrutarlo¿Qué es el sexo unicornio? Las claves de esta cuestionable fantasía sexual
Onanismo y autoerotismo, el placer en la punta de tus dedosEl orgasmo: ¿qué es exactamente y cuántos tipos hay?
Además… 23/08/2017
Noticias
Trucos y consejos
Vídeos
Con este tampón puedes tener sexo durante la menstruación sin manchar nada
Esta es la cantidad de sexo que deberías tener según tu edad
Chemsex, la peligrosa práctica sexual que se ha puesto de moda
Todas las noticias Pareja
Hacer el amor en un hotel, una fantasía apta para cualquiera
Hacer el amor en el cine: luces, cámara... ¡Acción!
10 ideas preconcebidas sobre los hombres
Las mejores frases de amor para facebook y twitter
Todos los trucos y consejos Pareja
¿Te atreves con el Kamasutra este verano?
Todos los vídeos Pareja
 

Síguenos…

… a través de tu email
Para saberlo todo sobre enfemenino.com,
inscríbete a la newsletter
  OK
… en redes sociales … y dispositivos móviles
               
Beautiful Box