Inicio / Moda / Tendencias / Los vestuarios que conquistaron los Oscars

Moda

Los vestuarios que conquistaron los Oscars

por Redacción enfemenino Publicado en 22 de febrero de 2017
438 compartidos

Aunque muchas veces no se le dé la importancia que se merece, el vestuario es una parte esencial de las películas nominadas a los Oscars. A lo largo de los años hemos visto grandes ganadores, como María Antonieta, Moulin Rouge, Cleopatra o My fair lady. Sin sus diseños, no nos habría sido posible llegar a otras épocas, a otras culturas, a otros mundos.

Con los Oscars 2017 a la vuelta de la esquina, hemos echado la vista atrás para recopilar aquellos hemos echado la vista atrás para recopilar aquellos diseños de vestuario que consiguieron alzarse con la preciada estatuilla. Sus artífices desarrollaron un trabajo titánico, que podrás recordar en estas imágenes. Porque en el universo de la moda, no todo es alfombra roja... ¿verdad?

Los ganadores del Oscar al Mejor Diseño de Vestuario

Mad Max © Mad Max - Oscar al Mejor Diseño de Vestuario 2016

El premio al Mejor Diseño de Vestuario se concedió por primera vez en 1948, es decir, 20 años después del nacimiento de los Premios Oscars. Por eso no es de extrañar que en la lista falten películas anteriores como Lo que el viento se llevó (1939), cuyo vestuario es uno de los más icónicos de la historia. Aún así, también encontramos importantes ausencias posteriores a la entrega del premio como Mary Poppins (1964), El Padrino (1972), Braveheart (1995), El cisne negro (2011), La chica danesa (2016) o El Renacido (2016). ¿Quién podría olvidar el característico vestido y los accesorios de Mary Poppins? Desde su sombrero hasta sus zapatos, sin olvidar el paraguas, ¡por supuesto! O el precioso traje de El Cisne negro, diseñado por Amy Westcott, que convirtió a Natalie Portman en bailarina de ballet.

Algunos de esos diseños adquirieron muchísimo valor después del éxito de sus películas. Ejemplo de ello es el sombrero que llevaba Marlon Brando en El Padrino, diseñado por Ana Hill y que fue subastado por más de 26.000 dólares en 2014. O el famoso vestido de Audrey Hepburn en My Fair Lady (película que si consiguió el premio en 1964), que fue subastado por 3,7 millones de dólares en 2011.

Todos los vestuarios mencionados tienen en común la capacidad de conseguir caracterizar a los personajes a la perfección y transportarnos a otros mundos o épocas. Algo sin lo cual una película no podría transmitirnos tanto.

¿Qué pensáis vosotras? ¿Algún otro vestuario que debería haber ganado el Oscar? ¡Contadnos!


​Y además:
Los mejores vestidos en la historia de los Oscar

¡Pesadilla en la alfombra roja! Los peores vestidos de los premios Oscar

por Redacción enfemenino 438 compartidos

Puede interesarte