Inicio / Moda / Tendencias / Vestidos de una reina televisiva dignos de exposición

© Javier de Agustín
Moda

Vestidos de una reina televisiva dignos de exposición

Alba González
por Alba González Publicado en 19 de noviembre de 2013

El Museo del Traje de Madrid acoge desde el 15 de noviembre hasta el 8 de diciembre una muestra donde podrá verse una selección de 30 piezas de las dos primeras temporadas de la serie Isabel. Un vestuario diseñado por Pepe Reyes y Natacha Gallardo, dos maestros que han querido contarnos en primera persona, junto a los protagonistas de la serie, las dificultades de hacer (y lucir) unos vestidos como estos.

Si algo demuestra la nueva ficción española es que desprende talento y calidad por todos sus poros. Poco o nada sería Isabel sin ese magnífico vestuario para el que sólo se destina el 4% del presupuesto de la serie. Lo "normal", o lo que destinan otras ficciones de EEUU, es aproximadamente el 10% del total. Así, podemos creer en la magia o en el increíble arte de algunos de nuestros modistas españoles.

Figurines Pepe Reyes © Pepe Reyes

¿Telas de cortinas? ¡Perfectos para la reina!

A pesar de todo, Pepe Reyes, creador de la indumentaria de las tres temporadas de Isabel, confiesa que busca hasta debajo de las piedras cada tela. No es fácil, ya que los tejidos de entonces, son casi imposibles de encontrar. Con cortes, tintes y mucha imaginación, se han creado verdaderas joyas de arte que desde el pasado 15 de noviembre hasta el próximo 8 de diciembre se expone en el Museo del Traje de Madrid. Además el día 4 de diciembre podrás descubrir de la mano del propio creador en una visita guiada que se realizará a las 19:00 horas.

Viendo esta magnífica obra maestra, una puede llegar a creer que dicha vestimenta ha salido directa de un museo. ¡Es imposible que trajes como aquellos puedan ser diseñados y cosidos hoy en día! Sin embargo, su creador confiesa pequeños trucos y admite que no están cosidos a mano (como estaban en la época) y que la mayor dificultad del vestuario está en los tejidos. "No es fácil encontrar estas telas. En el tema de estampados hemos llegado a pintarlas. Las teñimos y hacemos todo lo posible para que se asemejen a lo que un día fueron. Tenemos acceso a ciertas casas de fuera que nos ayudan con las telas (por ejemplo Dior) pero algunas son ¡de Menaje del Hogar! Hay colchas que se tiñen, se cortan y se pintan para ser lo que luego son", nos confiesa Pepe Reyes.

Sin embargo, si hay algo fundamental en estos diseños, es la documentación. "Hemos tenido mucha ayuda de museos e historiadores que, en seguida, nos han abierto los brazos y, aunque la labor de documentación no siempre ha sido tan fácil como se desearía sí ha sido lo suficientemente ardua como para que el resultado final fuese perfecto", Pepe Reyes.​

Mar López, jefa de vestuario, también señala la importancia de los accesorios en la vestimenta de Isabel. "Reproducimos cada joya gracias a la labor de documentación. Muchas de las piezas están basadas en lo que contaban los cronistas de la época o se ve en los cuadros. Tenemos tres proveedores Luis Valencia y Verdeagua Alhajas, que son españoles y Tharros Bijoux, un joyero italiano de Florencia, nos ayudan en este difícil proceso".

Isabel © Javier de Agustín

Los trajes más especiales y más odiados de los propios protagonistas

Michelle Jenner, la gran reina de la televisión, ha alabado el trabajo de todos y cada uno de los responsables de vestuario pero, en voz baja y deprisa, admite que en ocasiones se queja de lo pesados que son los trajes. "El vestuario es una parte fundamental para crear nuestros personajes y mostrar esa evolución que sufren a lo largo de la serie y, aunque no solemos quejarnos mucho, es cierto que hay vestidos que pesan muchísimo. Hemos llegado a rodar en Granada en pleno verano con faldas forradas por dentro y miles de capas" admite la protagonista.

Un calor y un agobio que comparte su compañero de rodaje, Rodolfo Sancho. "Da igual que sea verano o invierno porque con los focos y esas telas acabas siempre muerto de calor, pero el vestuario hace que mi personaje empiece su día a día. Cuando llego al camerino es el momento en el que me convierto en Rey. Al igual que a Fernando, a mí tienen que ayudar a vestirme", confiesa.

Como dato curioso, señalar que Isabel estrena unos 8 vestidos por temporada que se van customizando para que parezcan que son muchos más. Un importante fondo de armario en el que se encuentra su joya más codiciada y la más pesada: "Tengo que confesar que mi vestido favorito es el de la coronación de Isabel como reina. Es uno de los más especiales porque Isabel pasa del negro de luto al blanco impoluto. Además es sencillamente espectacular. ¿El peor? El de la rendición de Granada. A pesar de ser una auténtica joya fue un traje muy muy pesado". nos confiesa su protagonista. Rodolfo, por su parte, admite que aunque las capas puedan parecer más espectaculares, si tiene que destacar un parte de su vestimenta es la armadura. "Están pintadas a manos y son una auténtica obra de arte".

Pero saber lucir estos trajes también es un arte y, para ello, todos y cada uno de los actores han tenido que aprender. "Son difíciles porque a la hora de caminar pesan y, cuando tú te pones una prenda larga te pisas y tiendes a subirte el vestido, así que ellos han tenido que aprender a no tener que estar levantando el vestido"

por Alba González