Inicio / Psico / Experiencias / 10 cosas que te pasan cuando tienes un nombre demasiado común

© Mary Poppins
Psico

10 cosas que te pasan cuando tienes un nombre demasiado común

Laura Sutil
por Laura Sutil Publicado en 9 de febrero de 2017
58 compartidos

Marías, Cristinas, Anas, Lauras, Saras y Martas del mundo, esto va por vosotras. ¿Cuántas veces habéis lamentado que vuestros padres se decidiesen por el nombre de moda en el momento de vuestro nacimiento? Compartimos tu resquemor y te mostramos nuestro apoyo a continuación.

Tener un nombre común tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. En la lista de cosas buenas de momento solo rescatamos una: que todo el mundo te entenderá a la primera cuando te presentes. En la de malas, en la de malas tenemos para un ratito de charla. Pero eso sí, nada como tomárselo con humor y saber que, a pesar de que nuestro nombre se repita (mucho), somos personas únicas.

1. Desde que tienes uso de razón compartías clase con otras 4 como tú

Es una realidad que vives desde el parvulario y se ha extendido durante el resto de tu vida. Colegio, instituto, universidad y, cómo no, en el trabajo también.

2. Y esto acabó dando lugar a que siempre te llamasen por el apellido

(Esta es la parte que más odiabas)

3. Cuando la gente te pregunta por qué tus padres eligieron ese nombre:

¿Crees de verdad que este nombre que comparte la mitad de la población femenina de este país va a tener una historia interesante detrás? ¿De verdad lo crees?

4. Existen unos diez mil diminutivos de tu nombre

A cual peor que el anterior, por supuesto. Si te llamas Ana, sabrás que aunque tus padres buscaron lo simple y natural, tu vida estará plagada de aumentativos que multipliquen las letras de tu nombre como mínimo por dos.

5. ¿Qué me dices de las canciones?

Aquí las Lauras del mundo se llevan la peor parte. Y para muestra un botón:

Loading...

6. "¡Vaya! Todas las Marías que conozco son..."

Esto es lo primero que sucede cuando conoces a alguien y le dices tu nombre.

6. "Dime tu apellido para guardarte en el móvil"

Esto es lo segundo que sucede cuando conoces a alguien y le dices tu nombre.

8. ¿Vas a llamar a tu hija como tú?

¿En serio crees que puede tener algún sentido hacerme esta pregunta? ¿Crees que sometería a mi hija a las siete torturas anteriores? ¿Qué tipo de monstruo crees que soy?

9. A menos que te llames Ana o María, tú mejor que nadie sabes que tu nombre fue una moda pasajera

Las Martinas, Danielas y Valentinas son las nuevas Saras, Martas y Cristinas. Ríete de ellas ahora que puedes.

10. Si a tu nombre común se une un apellido corriente, sabes que estás perdida

Este tándem te condena al olvido. Búscate un nombre artístico y a darlo todo para triunfar. No se nos ocurre otra solución.

​Y además:
15 cosas que te pasan cuando tienes un nombre raro
12 pequeños gestos que nos hacen la vida más feliz

por Laura Sutil 58 compartidos

Puede interesarte