Inicio / Psico / Tests / La fobia a las arañas y a las serpientes

Psico

La fobia a las arañas y a las serpientes

por Redacción enfemenino Publicado en 24 de septiembre de 2009

Del simple miedo al verdadero pánico, algunos animales nos paralizan de pavor. ¿Por qué y cómo controlar esta fobia?

¿Qué es una fobia?
La fobia es una de las formas patológicas de la ansiedad. Se traduce por el miedo a un objeto o una situación. Estos miedos no están justificados, son irracionales y su reacción es desmesurada respecto a su causa. Aun sabiéndolo, las personas sujetas a fobias no consiguen controlarse y por ello pueden aterrorizarse.

Para evitar la angustia, se trata de desarrollar los comportamientos llamados “contrafóbicos”:
> evitar el objeto o de la situación que produce la fobia.
> intentar reasegurarse con la ayuda de personas u objetos contrafóbicos que permiten con su presencia afrontar la situación sin angustia.
> adoptar conductas de huída hacia delante, dando lugar a un enfrentamiento deliberado con la fuente del peligro, a una actitud de desafío (por ejemplo saltar en una cama elástica si la persona tiene una fobia al vacío).

Miedo a la pequeña bestia
La fobia a los animales es una de las más extendidas, es la zoofobia, y esto implica a la mayoría de las mujeres. Alrededor del 7% de la población sufriría este tipo de fobia.
Todos los animales están implicados, pero particularmente las arañas (aracnofobia) y las serpientes (ofidiofobia).
No es forzosamente el animal en sí mismo el que desencadena el miedo, sino más bien una de sus características: cuerpo peludo, rapidez de movimientos, sonidos... Y aunque esto te eriza el vello, estos miedos irracionales tienen su origen en la exageración de un riesgo existente, como son mordeduras, picaduras o ataques...

¿Cómo remediarlo?
Existen fobias que perjudican más o menos. La zoofobia forma parte de las fobias simples. Es decir, que no perturba la vida de las personas que están sujetas a las mismas. Evitar la situación le permitirá no enfrentarse al objeto que provoca la fobia. El miedo emana a menudo de una falta de información. Está recomendado conocer mejor el objeto del miedo y, por qué no, ir a observarlo a su medio natural. Por medio de las terapias cognito-comportamentales y de las técnicas de relajación y de gestión de la angustia aprenderás a llevar mejor tus miedos.

por Redacción enfemenino

Puede interesarte