Inicio / Mujer hoy / Trabajo / Empleados solidarios como fórmula para el desarrollo corporativo

© MWW
Mujer hoy

Empleados solidarios como fórmula para el desarrollo corporativo

Rafael Rodriguez
por Rafael Rodriguez Publicado en 8 de julio de 2013

Madrid Woman's Week se convirtió el pasado 4 de julio en el marco del foro sobre 'Los empleados como embajadores de la Responsabilidad Social Corporativa', al que asistieron treinta directivos de diversos sectores de actividad para transmitir la experiencia de sus organizaciones en este ámbito.

Sentimiento de pertenencia, flexibilidad, orgullo, compromiso y comunicación son algunas de las características que ponen la etiqueta de "mejores" a las empresas en cuanto a la situación laboral se refiere. Y es que ya lo dice el refrán: "un empleado contento es un empleado productivo". Sin embargo, todas estas virtudes se dan por sabidas al hablar de la RSC, o Responsabilidad Social Corporativa. De ello se habló el pasado día 4 en el espacio sobre 'Los empleados como embajadores de la RSC' celebrado durante la Madrid Woman's Week 2013. A este coloquio asistieron 30 directivos de diversos sectores de actividad corporativa bajo el liderazgo de Montserrat Tarrés, directora de Comunicación de Grupo Novartis, Salvador Molina, presidente del Foro ECOFIN y Pilar Suárez-Inclán, directora de comunicación y RSC de Reale Seguros.

"Inculcar valores solidarios en los empleados y el compromiso de las empresas de promover el cambio social", ese fue el leit motiv de una charla en la que se abordó el tema de la sostenibilidad como vía para el desarrollo de las empresas, a través propuestas como el voluntariado corporativo, una práctica cada vez más común que aboga por hacer de cada empleado el embajador de los compromisos de la empresa en todas sus interacciones con los clientes y su entorno relacional. Las ventajas de aplicar este sistema incluirían una mayor "motivación y satisfacción de los empleados, mejor posición para atraer y retener el talento, una mejor imagen corporativa y diferenciación e integración de la plantilla en la responsabilidad social", según afirmó Pilar Suárez-Inclán.

El éxito de este sistema parte de la base de una satisfacción personal por parte del empleado. Montserrat Tarrés confirmaba que "el secreto es llegar al nivel más básico emocional de las personas. Hacer algo por los demás es reconfortante. El orgullo de 'yo he hecho algo bueno' da muy buen retorno". Este convincente argumento siembra la base de todo el sistema. Al final se resume a que el empleado esté orgulloso de su empresa y crea en ella y en su responsabilidad social. Para ello, es necesario formarlos en los compromisos las actividades RSC de la firma, que verá logrados sus objetivos a largo plazo y habrá contribuído con ello a gestar una buena práctica empresarial cada vez más reconocida que aboga por hacer de éste un mundo mejor.

© MWW


Puede interesarte...

por Rafael Rodriguez