Inicio / Belleza / Tratamientos / ¿Por qué debes añadir un aceite facial a tu neceser?

© iStock
Belleza

¿Por qué debes añadir un aceite facial a tu neceser?

por Redacción enfemenino Publicado en 2 de octubre de 2017

Cada vez encontramos más y más diversos. Te damos las razones por las que sí debes introducir un aceite en tu rutina de cuidado facial.

Existen muchos falsos mitos sobre los aceites faciales y sus usos. Nos hemos cansado de escuchar que no son aptos para las pieles grasas y que pueden causar granitos, sin embargo, la oferta que encontramos de estos productos no para de crecer. En este artículo resolvemos todas las dudas que puedas tener sobre estos tratamientos, los categorizamos y te damos las razones por las que sí que debes añadir un aceite en tu rutina facial y en tu neceser.

Tipos de aceites faciales

Antes de hablar de por qué debes invertir en este tratamiento, queremos contarte qué tipo de aceites faciales existen y cuál es el más indicado para cada tipo de piel. Paola Gugliotta, co-creadora y directora de APoEM y Sepai, nos responde y nos ayuda a clasificarlos.

  • Aceites vegetales: son los aceites que provienen del reino vegetal. Estos pueden usarse puros y son más recomendados sobre las pieles secas. Sin embargo, ella aconseja “siempre utilizarlos combinados con sérums o cremas que contengan agua en su formulación para asegurar que la piel se hidrata y se nutre balanceadamente”.
  • Aceites esenciales: son los aceites producidos por destilación de plantas aromáticas, en el proceso se separa el “agua de la planta” de su aceite. Contienen una composición química muy compleja y son capaces de penetrar por sí solos hasta el torrente sanguíneo. Tienen cualidades curativas comprobadas bibliográficamente y por eso nos cuenta que “no se deben aplicar puros sobre la piel, solo diluidos y según indicaciones de un especialista.”
  • Aceites sintéticos: son todos los que no tienen un origen natural y que a su vez están divididos en los bio-idénticos naturales en los que “las moléculas son idénticas a las naturales y ni la piel puede distinguirlas” y los derivados del petróleo.

Ahora bien, ¿en qué debemos basarnos a la hora de elegir un aceite facial de calidad? La fundadora de Apoem nos explica que para elegir un aceite realmente eficaz debemos tener en cuenta los quimiotipos que “son variaciones de la composición del aceite que dependen el biotipo de la planta”. Es más, apunta que fuera del “concepto de los certificados “bio” lo que realmente da categoría a un producto de este tipo es que tenga una calidad quimiotipada 100% pura y 100% natural”.

Razones por las que debes añadir un aceite facial a tu neceser

La piel está compuesta por un 20% de agua y un 80% de lípidos, es por eso que conservar estos baremos se convierte en una prioridad a la hora de tratarla correctamente. Un aceite facial no solo aportará nutrientes a tu piel sino que, además, ayudará que el tratamiento posterior penetre más en la dermis para conseguir una mayor efectividad. Respecto a la forma de uso, tienes varias opciones. Puedes aplicarlo antes de la crema facial por la mañana y por la noche o puedes mezclarlo con ésta para conseguir una mayor efectividad. Además, también lo puedes utilizar como primer para conseguir un maquillaje jugoso y una piel más nutrida.

Ahora bien, ¿un aceite facial podría sustituir a otro producto de tratamiento facial como por ejemplo un sérum? Aquí la experta es rotunda: no. La razón es porque “no pueden ni deben sustituir a los principios activos que buscan mejorar la hidratación”.

Seguramente, si tienes la piel grasa te estarás preguntado si existe un aceite facial también para ti, y la respuesta es sí. Existen tratamientos de base oleosa ideales para las pieles mixtas o grasas y son los que están hechos a base de árbol de té. Debido a la gran cantidad de oferta que tenemos de este tipo de tratamientos, sea como sea tu piel, encontrarás un aceite facial perfecto para ti que podrá ayudarte a que tu piel se vea más bonita y más sana.

Calm Rose Hip Oil  © APoEM

Rôsage Nourishing Night Oil-In-Cream, (PVP 47,60 €), de Anne Möller. Aceite en crema nutritivo de noche a base de aceite de soja que complementa y refuerza la nutrición de la piel.

Calm Rose Hip Oil (PVP 25 €), de APoEM. Aceite facial de rosa de mosqueta, ideal para hidratar, nutrir y regenerar.

Or Rouge Huile Voluptuese Oil, de Yves Sain Laurent. Aceite facial antiedad específico para pieles secas o muy secas. Aporta luminosidad al rostro y ayuda mejorar el tono.

Bio-Oil (PVP 11,95€). Aceite multidisciplinar a base de caléndula, lavanda y romero.

Blue Therapy Serum-In-Oil, de Biotherm. La mezcla perfecta de un aceite y un sérum que ayuda a la regeneración de la piel.

Vineactiv Aceite de Noche Destoxificante (PVP 33,60 €), de Caudalie. Está hecho a base de aceite de uva y ayuda a nutrir y regenerar.

Tangerine Aromatic Care (PVP 55€), de Darphin. Aceite facial a base de mandarina que nutre, refuerza y realza la luminosidad del rostro.

Aceite nutritivo de noche tacto seco (PVP 26 €), de Germinal. Ayuda a la recuperación, renovación y regeneración celular.

Elixir Concentrado (PVP 27,50 €), de Mi Rebotica. Está compuesto por un 99% de aceites anti-edad.

Restoration Oil (PVP 75€), de Oskia. Tratamiento antiedad, reafirmante, regenerante e hidratante.

Self Tan Luxe Facial Oil (PVP 34 €), de St. Tropez. Aceite con un ligero tono dorado enriquecido con nuez de Brasil, neroli, critronela y pomelo.

Essential Beautiful Serum Rejuvenate (PVP 79€), de Alqvimia. Sérum en formato aceite nocturno que ayuda a restablecer la luminosidad y vitalidad del rosto.

¿Quieres mejorar la absorción de los productos faciales? ¡Prueba con este masaje!

Contenido elaborado en colaboración con Maika Oliva.



Y además:
Los beneficios del aceite de argán
Aceites esenciales: todo lo que tienes que saber

por Redacción enfemenino

Puede interesarte