Inicio / Belleza / Tratamientos / Cómo cuidar la piel durante un tratamiento oncológico

© iStock
Belleza

Cómo cuidar la piel durante un tratamiento oncológico

Patricia Álvarez
por Patricia Álvarez Publicado en 13 de septiembre de 2017
600 compartidos

La mayoría de los tratamientos oncológicos producen alteraciones dermatológicas. Por ello, el cuidado dermocosmético de la piel durante el tratamiento es muy importante. Durante este período, la limpieza y la hidratación son básicas. La piel suele ser más sensible y vulnerable a las infecciones y de ahí la importancia de incorporar rutinas de higiene e hidratación tanto corporales como faciales.

Cuando una persona pasa por un tratamiento oncológico, uno de los primeros órganos en reflejarlo es la piel del rostro. Un proceso de estas características no solo implica la pérdida del cabello y del vello facial (cejas y pestañas), sino que también hace que la piel se vea muy apagada y las ojeras marcadas. Además, la medicación produce una serie de alteraciones dermatológicas. Entre las más frecuentes están el picor y la sequedad, las manchas marrones faciales y/o corporales, dermatitis, incremento de la flacidez o hipersensibilidad de la piel al sol.

Estos efectos secundarios no solo ponen de manifiesto la enfermedad, sino que también llegan a tener un impacto sobre la calidad de vida del paciente, ya que la piel está tirante, puede aparecer picor, malestar o incluso dolor. Por ello, es vital darle a la piel los cuidados necesarios en este período, para que no solo sea más fácil minimizar los signos que deja la enfermedad en el cutis, sino que favorezca la recuperación de la autoestima y la propia imagen personal.

Son muchas las mujeres con cierta notoriedad que han superado esta enfermedad, y cuya vitalidad y fuerza pueden servir de ejemplo a todas aquellas heroínas anónimas que ahora se encuentran luchando esta dura batalla.

Cynthia Nixon © Gtres

Unos de los cuidados básicos durante esta etapa, además de la limpieza y la hidratación de la piel, es el uso de protección solar. La gran mayoría de los medicamentos oncológicos son muy fotosensibilizantes, por lo que es recomendable utilizar un fotoprotector que proteja frente a todo el espectro de radiación visible (UVA, UVB e infrarrojos). Sin embargo, existen otra serie de pautas a seguir para mejorar el estado general de nuestra piel.

  • Evitar productos exfoliantes (como los alfa hidroxiácidos), deshidratantes (como el etanol) o irritantes. Elegir en su lugar productos basados en fórmulas suaves, especialmente recomendados para pieles secas y sensibles.
  • Evitar la manipulación manual traumática de los poros para su limpieza.
  • Evitar la utilización de cejas y pestañas postizas (los pegamentos pueden ser irritantes)
  • No utilizar tatuajes, micropigmentaciones, láser, etc

​Como ves, no se trata de usar productos especiales para tratamientos oncológicos, sino aprender a utilizar correctamente los productos de nuestro neceser para que le den a la piel el cuidado específico que necesita.​

La ayuda del maquillaje

En cuanto al maquillaje, también puede ser de gran ayuda a la hora de normalizar la vida de una mujer que está pasando por esta enfermedad, ya que puede ayudar a recuperar una imagen bastante similar a la que se tenía antes de empezar el tratamiento.

No consiste en que la paciente se sienta disfrazada, sino que se sienta lo más cómoda posible con su aspecto. Estamos acostumbradas a ver la parte frívola del maquillaje, pero en esta ocasión puede ser un arma que ayude a las mujeres con cáncer a normalizar su vida.

La gran dificultad son las cejas y las pestañas. Son elementos que definen por completo la expresión de una persona, y al perderlas puedes sentir que has perdido también parte de tu identidad. En este sentido es muy importante aprender a utilizar el maquillaje para recuperar esa identidad, y así volver a sentirte tú misma.

Ponte guapa, te sentirás mejor

La buena noticia es que no estás sola en esta tarea, pues la Fundación Stanpa, una organización sin ánimo de lucro promovida por la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética para apoyar a mujeres en tratamiento contra el cáncer, ayuda a estas mujeres a restablecer su propia imagen, recuperar la autoestima y llevar adelante su lucha contra la enfermedad con mayor confianza. ¿Cómo? A través de la implantación en España del programa internacional “Ponte guapa, te sentirás mejor”.

Este programa trabaja en colaboración con hospitales públicos y voluntarios para mejorar la autoestima de mujeres con cáncer a través de talleres de grupo reducido centrados en el cuidado de la piel y el uso del maquillaje durante el tratamiento oncológico. Cuentan con la colaboración de profesionales de la salud (médicos, enfermeras, psicooncólogos y voluntarios de la AECC y más de 60 profesionales de la belleza voluntarios que guían a las pacientes a través de los 12 pasos esenciales para el cuidado de la piel y el uso del maquillaje.

​Está presente en 22 hospitales públicos de Madrid, Barcelona, Valladolid, Girona, Ciudad Real, Tarragona, Santiago de Compostela, Valencia y Albacete, Alicante y Vitoria. Encuentra toda la información que necesitas en la web de la Fundación Stanpa

Lo más importante a la hora de superar un cáncer y su tratamiento es no perder nunca la positividad y contar con el apoyo de la familia. Si cuidas tu piel durante el tratamiento, tu piel no sufrirá tanto y te verás más guapa y más segura, lista para afrontar cualquier obstáculo.

Y además:
​Cáncer de mama: todo lo que debes saber
¿Sabes qué hacer si te detectan un cáncer de mama?

por Patricia Álvarez 600 compartidos

Puede interesarte