Inicio / Belleza / Tratamientos / Cómo preparar tu piel para el sol

Belleza

Cómo preparar tu piel para el sol

Patricia Álvarez
por Patricia Álvarez Publicado en 22 de febrero de 2017

El cansancio, el estrés, el trabajo, los malos hábitos alimenticios... Generalmente, al acercarse el buen tiempo, nuestro rostro suele estar apagado y nuestra piel no pasa por su mejor momento. ¿Quién no sueña con unas piernas bronceadas y un rostro luminoso de tez dorada y pómulos rosados? Pero debemos ser prudentes y no poner ni nuestra piel ni nuestra salud en peligro. Aprende a preparar tu piel para el sol correctamente.

Reconozcámoslo. Tenemos unas ganas locas de echarnos en la tumbona, ponernos el bañador e ir corriendo a la playa. Aunque es verdad que usamos protección, solemos olvidar algo esencial: preparar nuestra piel antes. La hemos tenido tapada durante los largos meses de invierno y ya no está acostumbrada a que la expongamos directamente al sol. Por eso es importante que dediquemos algo de tiempo a prepararla para este momento de forma progresiva y sin correr riesgos. ¿Misión imposible? Verás cómo no.

Para evitar los efectos nocivos de la exposición a un sol intenso, hemos seleccionado para ti los mejores productos de belleza y algunos consejos en materia de alimentación que te ayudarán a tener esa piel dorada con la que soñamos durante todo el año. ¿Una exfoliante, una crema hidratante y además un vaso de zumo de limón? Una nunca es demasiado previsora cuando el objetivo es no acabar roja el primer día de vacaciones.

Paso 1: Exfoliar la piel

Antes de exponerse al sol es importante limpiar la piel y eliminar todas las impurezas a las que la sometemos diariamente. Para ello, toma nota de estos consejos para decir adiós definitivamente a impurezas y células muertas.

- Empezamos aplicando un exfoliante con acción biológica sin gránulos y extendiéndolo en el rostro mediante un sencillo gesto. Estos productos suelen tener una textura muy agradable y no abrasiva que limpia tus poros en profundidad y purifica tu piel.

- En cuanto a productos corporales, apuesta por un exfoliante con gránulos más gruesos. Se deshará de las células muertas y te dejará la piel suave, luminosa y lista para la exposición solar.

- También te recomendamos utilizar un guante de crin, muy eficaz a la hora de eliminar la piel muerta. Esta herramienta, más útil de lo que piensas, te ayudará a exfoliar tus células muertas y reactivará la renovación celular de tu piel estimulando la circulación sanguínea. Además, permitirá que tu piel se oxigene y respire mejor.

Paso 2: Hidratarla en profundidad

Una vez que la piel está libre de todas las impurezas gracias a la crema exfoliante, podemos empezar a hidratarla. Te recomendamos una loción hidratante tanto para el rostro como para el cuerpo. Además de hidratar tu piel en profundidad, hay algunos productos que contienen un agente exfoliante que elimina suavemente las células muertas superficiales que puedan quedar en tu piel y que le conferirán aún más luminosidad.

Con los poros ya limpios, la piel será más receptiva a los agentes beneficiosos de una mascarilla hidratante. Concretamente, te recomendamos una mascarilla calmante en forma de crema que le devolverá la uniformidad y suavidad a tu piel. Así, estará más fresca y preparada para disfrutar de los beneficios del sol.

Para devolver a tu piel el resplandor y la tonicidad que necesita, te aconsejamos utilizar un sérum con propiedades rejuvenecedoras. El sol acelera el envejecimiento de la piel, por eso necesitas un sérum específico que no solo proteja sino que repare el ADN celular dañado por la acción de los radicales libres originados especialmente por la acción del sol. Evita el envejecimiento prematuro y conserva la firmeza y luminosidad.

Paso 3: Los alimentos más apropiados

Para ponerse morena también hay que cuidarse por dentro, así que selecciona cuidadosamente lo que comes. Con una alimentación rica en vitaminas y antioxidantes tu piel estará más preparada para enfrentarse al sol.

- Apuesta por alimentos ricos en betacaroteno: Zanahorias, tomates, albaricoques, melones, verdura... Todos estos alimentos estimulan la síntesis de melanina y preparan tu piel para el bronceado. Así, conseguirás el bronceado que tanto deseas.

- Sanea y purifica tu piel de forma natural: Mezcla todas las mañanas el zumo de un limón exprimido con agua mineral. Este cóctel te permitirá evitar las rojeces y purificará tu piel.

- Las vitaminas te sentarán muy bien: Incorpora a tu dieta vitaminas y antioxidantes (son realmente importantes). La vitamina A, por ejemplo, se encuentra en la grasa de pescado (salmón, caballa, etc.) y los aceites vegetales y los cereales son productos ricos en vitamina E.

Paso 4: Tener color antes de los primeros rayos de sol

Seamos sinceras: a todas nos encanta llegar a la playa con la piel ligeramente bronceada. Te damos algunos trucos para presumir de color desde el primer día.

Te ayudarán a estar perfecta:
- Te aconsejamos utilizar una crema hidratante que contenga agentes que estimulan la producción de melanina, así podrás lucir un bonito tono dorado sin necesidad de utilizar autobronceador.

- Para darle a tu pelo un efecto de ondas surferas a lo Gisele Bündchen, utiliza un spray fijador con una gran concentración de sales marinas. Su fórmula le aportará volumen y textura, lo que te permitirá lograr un look sexy, esculpido por el viento y el sol. Le dará a tu pelo un aspecto ondulado, como si acabaras de salir del mar.

- No olvides que el objetivo es preparar tu cuerpo de pies a cabeza, incluidas las uñas. Cuando ya tenemos las manos morenas, no hay nada más bonito que un esmalte de color coral para que destaquen aún más.

- Para tener un bonito tono bronceado cuando llegues a la playa, prepara tu piel con una crema hidratante con color. Tiene los mismos efectos que una crema autobronceadora, y te dará un bronceado muy natural.

Y además:
22 fases por las que pasamos cuando utilizamos autobronceador​
Cómo cuidar tu piel en la playa
Cómo proteger del sol las pieles sensibles

por Patricia Álvarez

Puede interesarte