Inicio / Belleza / Tratamientos / Decálogo de belleza postvacacional

Decálogo de belleza postvacacional

Publicado por Redacción enfemenino
Publicado en 9 de agosto de 2016

Como cada año, el verano toca a su fin. Los niños vuelven al cole, le decimos adiós a la jornada intensiva y toca hacer balance de cómo ha dejado el verano nuestro cuerpo. Peluquería para terminar con las puntas abiertas, un extra de hidratación para conservar el moreno y cientos de pasos de belleza... ¿Te pones a punto con nosotras?

El verano nos ofrece una belleza muy especial: un dorado exquisito, una piel sin imperfecciones, una suavidad extrema... Atributos que esperamos duren todo el año pero que por desgracia, son es una ilusión pasajera que retorna a su realidad habitual en cuanto entra el otoño. ¿Quieres saber qué puedes hacer para prolongar los beneficios del verano en tu piel?

Descubre 10 secretos de belleza que debes seguir para lograrlo. Te los desvelamos ahora

1. Exfoliar para empezar

Parece que nunca damos con el mejor momento para una exfoliación, sin embargo es tan necesaria como respirar. ¿Por qué? Muy sencillo: limpia tu piel en profundidad y elimina todas las impurezas que descansan innecesariamente en tu epidermis. Sobre todo después del verano, la piel necesita renovar sus células y prepararse para afrontar los meses de frío.

“Renovarse o morir” es una máxima que vale para todos los aspectos de la vida, incluida la belleza. Por ello, una exfoliación semanal como mínimo, garantiza la salud dérmica durante todo el año. Si tu piel es normal prueba con un exfoliante en textura gel. Puedes utilizarlo de dos a tres veces por semana sobre el rostro húmedo y a través de un masaje en pequeños círculos (evita el contorno de ojos y labios).

Exfoliación paso a paso:

  • Primero humedece tu rostro. Después de una ducha de agua caliente y preferiblemente por la noche. Es el mejor momento.
  • Aplica un exfoliante realizando suaves movimientos circulares, evitando el contorno de ojos y boca. Estos productos contienen pequeños gránulos que al extenderlos eliminan las células muertas y revitalizan la piel.
  • Deja reposar el producto unos minutos.
  • Por último, lava y retira bien los restos comprobando que no queda ningún gránulo.


¡Verás los resultados muy pronto!

2. Hidratación sin medida

No esperes a que tu piel se caiga a pedazos. La dosis de agua es una costumbre que debe convertirse en rutina diaria si quieres mantener una piel perfecta todo el año.

Aunque parezca una contradicción, tantas horas a remojo bajo el sol de la playa y la piscina hace que se produzca deshidratación, que es uno de los factores responsables del envejecimiento facial. Para evitarlo, debemos preservar la hidratación natural de la piel el mayor tiempo posible. ¿Cómo? Con el uso de las cremas hidratantes diarias y la ingesta de líquidos.

Aplícate un tratamiento hidratante, según tu tipo de piel y edad cada mañana. De esta forma proteges el rostro de agentes externos como la contaminación o los radicales libres, además de mantener la humedad necesaria.

Aplica mascarillas hidratantes, una o dos veces por semana, y vigila que contengan ciertos ingredientes como el aloe vera, la caléndula o germen de trigo, ideales para hidratar las pieles delicadas.

3. La letra C es la más completa del abecedario

Si tu objetivo post-vacaciones es una piel sana y luminosa, la vitamina C no puede faltar en tu rutina.

¿Cuáles son sus propiedades?

  • Es un buen antioxidante, por lo que te ayudará a luchar contra los radicales libres causantes del envejecimiento.
  • Interviene en la síntesis del colágeno que proporciona elasticidad a nuestra piel. Así, también evitamos la aparición de arrugas.
  • Ayuda a reducir manchas y aporta brillo y luz al rostro.
  • Ayuda al proceso de renovación de las células de las capas superficiales de la piel.


Dado que su producción natural va disminuyendo con el tiempo, necesitamos un aporte externo extra que puede ser en forma de alimentos, como las hortalizas y los cítricos, o con distintos productos y tratamientos cosméticos.

/

4. Libérate de tus impurezas

Purificar la piel es algo que debemos aprender desde la adolescencia. Las mascarillas purificantes son la mejor opción para desintoxicar el cutis, ya que limpian en profundidad, abren los poros, extraen la suciedad, y los vuelven a cerrar eliminando las imperfecciones e incluso pequeñas cicatrices y manchas superficiales.

Estas mascarillas, utilizadas semanalmente, devuelven al cutis su color natural y lo dejan más suave y elástico, Por otro lado, su alto poder rejuvenecedor es sumamente eficaz en las pieles maduras.

Otra característica de estas mascarillas es que suelen contener las vitaminas suficientes como para cargar de energía las distintas capas de la piel. Entre sus componentes podemos hallar ingredientes que absorben el exceso de grasa, reduciendo el tamaño de los poros y suavizando las líneas de expresión.

5. Unas gotas mágicas

No es un sustituto de la crema hidratante, sino un complemento perfecto para tus tratamientos de belleza. Se aconseja utilizarlo dos veces al día, justo antes de la hidratante y con el rostro bien limpio.

Los hay que cumplen distintas funciones, según tus necesidades, pero lo que es seguro es que con una sola gota se pueden comprobar sus efectos en poco tiempo. Piel más luminosa, más uniforme y, en definitiva, con un aspecto más joven y fresco.

Anota este secreto de belleza y apúntate a la rutina del sérum ¡Es todo un acierto!

6. Tonifica tu rostro

Si eres de las que habitualmente practica ejercicio físico, entonces no te costará nada unirte al ritual de la gimnasia facial. Su finalidad es tonificar los músculos del rostro y de esta forma lograr mantenerlo firme resistiéndonos a la dichosa gravedad por más tiempo.

  • Define tus pómulos. Cierra bien la boca, sopla hasta que las mejillas se inflen, llenando la cara de aire todo lo que puedas. Coloca la lengua hacia la mejilla derecha y luego hacia la izquierda durante 5 segundos. Repítelo 20 veces.

  • Labios perfectos. Agarra el interior de las comisuras de los labios con los pulgares. Inspira aire y al soltarlo intenta pronunciar la letra O y cerrar los labios sin soltar los dedos. Repite 5 veces.

  • Sin papada. Siéntate con la espalda recta. Echa la cabeza hacia atrás todo lo que puedas con la boca cerrada y los dientes juntos hasta que notes tensión. Coloca la punta de la lengua contra el paladar, muy cerca de los dientes, y haz presión 10 veces.

/

7. Mesoterapia natural

Lo mejor para el cutis es una buena dosis de vitaminas y principios activos, excelentes para rejuvenecer y mejorar notablemente su estado. Dejando a un lado las clínicas y las inyecciones, he aquí unas cuantas vitaminas que, por vía oral y tópica, a través de productos cosméticos, lograrán el mismo efecto.

-Vitamina A. Ayuda a mejorar el aspecto general de la piel ya que limita la producción de sebo, principal causante del acné, y tiene un alto poder antiinflamatorio. También hace que las células se renueven de forma más rápida, por lo que es muy buena combatiendo los signos de la edad.

-Vitamina B. Favorece la elasticidad de la piel, es la mejor aliada contra la flacidez y la rosácea y te ayuda a mantener un buen tono todo el año.

-Vitamina C. Es el mejor protector. Fortalece tus defensas y las de la piel. Perfecta para combatir los estragos del verano tras la exposición al sol.

-Vitamina E. Uno de los mejores antioxidantes que ayuda a la circulación de la sangre y a luchar contra el envejecimiento prematuro. Ideal para las cicatrices por sus propiedades regeneradoras.

8 horas de sueño

No es un capricho. Podría ser prescripción médica, porque dormir, al menos 8 horas diarias, garantiza una buena salud cutánea y estas son las razones:

-Las células de la piel trabajan mejor durante la noche, por lo que está más receptiva a cualquier tratamiento.
-La piel se regenera más rápido, libera impurezas y se recupera de las agresiones diurnas causadas por agentes externos.

-La mirada está más descansada y por tanto luce mejor sin ojeras ni bolsas.

-Lo último, pero muy importante, es que un buen descanso nos hace tener la mente despejada, lo que conlleva a estar más despreocupados y felices.

/

9. Prohibido fumar

No es ninguna novedad. Todo el mundo sabe que el fumador tiene la piel más apagada y envejecida que el "no fumador". De hecho, la piel es la primera en notar los beneficios tras abandonar este hábito, pues enseguida desaparece el tono grisáceo tan típico de los fumadores.

Una de las principales consecuencias del tabaco es que aumenta considerablemente el número de radicales libres, responsables del proceso de oxidación celular. Y es que cada bocanada de humo contiene unos dos billones de estas moléculas dañinas.

Como resultado, si eres fumadora, tendrás un cutis deshidratado, sin luz y con arrugas prematuras. De modo que, piénsalo dos veces antes de encenderte un cigarrillo.

10. Muévete

Son muchas las razones por las que debemos hacer ejercicio físico al menos 3 veces por semana. Una piel en forma, es una de ellas. La práctica regular de ejercicio hace que nuestra piel esté más sana y protegida porque se regenera con mayor frecuencia, lo que hace que suba el número de antioxidantes, encargados de retrasar el envejecimiento.

Otro motivo de peso es que el colágeno y la elastina, encargados de otorgar firmeza al rostro, se renuevan constantemente al realizar ejercicio.

Por otro lado, la actividad física actúa como exfoliante natural ya que al sudar eliminamos toxinas e impurezas que taponan los poros. Si rematamos la faena con

Has visto como estar perfecta durante la reentré no es tan complicado. Sigue este decálogo y tu piel vivirá en unas vacaciones eternas.

/


Y además:
Las mejores cremas antiedad ¡Que no se te escapen!
Dime qué tipo de piel tienes y te diré qué tipo de crema necesitas

Puede interesarte

Comentarios