Inicio / Belleza / Tratamientos / Mujeres de 30 vs mujeres de 20. ¿Cómo hemos mejorado en la última década?

© No hay 2 son 3
Belleza

Mujeres de 30 vs mujeres de 20. ¿Cómo hemos mejorado en la última década?

por Redacción enfemenino Publicado en 1 de abril de 2016
126 compartidos

Jóvenes, guapas y con mucha más experiencia. Sí, habitar la treintena es toda una aventura que sólo las más valientes y seguras pueden afrontar. Tras pasar por momentos como el acné o las interminables horas esperando a que el chico de tus sueños se dignara a llamarte; la treintena se perfila como una etapa mucho mejor que la veintena, ¿te convencemos de ello?

A los 10 fantaseábamos con cómo sería nuestra vida a los 20. A los 20 pensábamos que antes de los 25 habríamos vivido un montón de aventuras, pero a los 25 comenzamos a mirar con algo de temor a la treintena... Si ya has pasado todos estos periodos sabrás que la única verdad detrás de ser treintañera es que es la época de tu vida en la que comienzas a hacer lo que quieres. ¿Qué es eso de que a partir de los 30 aparecen las primeras arrugas? O ¿por qué le ha entrado a todo el mundo la prisa de convertirse en madre? Tómate un respiro y disfruta porque no hay nadie que te pueda negar que los 30 son los mejores años. Echa un vistazo a tu YO veinteañera y comprueba por ti misma todo lo que has mejorado.

Gisele Bündchen a los 30 © Getty

Puedes gritar: ¡independencia!

Vives en tu casa y puedes hacer lo que quieras. No le tienes que rendir cuentas a absolutamente nadie. Ponerte a hacer yoga a las 3 de la mañana, pasarte horas y horas en el baño, salir de fiesta hasta el amanecer y dormir hasta la hora que los pajarillos te levanten... Sí, la emancipación es algo que tarda en llegar muchos años pero que a partir de los 30 comienzas a disfrutarla y valorarla.

Tienes la mejor piel

Peeling, sérum, mascarilla, crema, exfoliante... Tu tocador se ha convertido en un auténtico laboratorio en el que cada uno de tus cosméticos cumple con una función importantísima. Conoces los pasos y los productos que necesitas y pase lo que pase no te saltas jamás tu rutina beauty. Resultado de todos tus cuidados, puedes presumir de una piel libre de acné, iluminada y con un tono uniforme. Eres la envidia de cualquier veinteañera.

Tu situación económica no tiene nada que ver

Tu trabajo es mejor, ganas más que a los 20 y puedes permitirte caprichos que antes te parecían lujos propios de Maria Antonieta. Un tratamiento en un spa, un blanqueamiento dental, unas merecidas vacaciones a Tailandia. Sabes que te mereces caprichos y te los regalas con mucho gusto. Hace mucho que se acabó eso de ir rellenando una hucha euro a euro para poder comprarte el bolso de tus sueños.

/

Eres más exigente con los hombres

No te vale cualquier cosa. Eso del "ya te llamaré" de los hombres no va contigo. Si quieres algo, vas a por ello, no te andas con tonterías. Quieres que tu pareja sea honesta, te valore, te deje tu espacio, te respete y te haga feliz, así que huyes de personas que no te convienen.

Más allá de un físico trabajado, valoras aspectos como la sensibilidad, la conversación o su estabilidad, tanto emocional como económica. Los hombres que te encandilaban a los 20 carecen de interés para ti. ¡Antes muerta que perseguir a un hombre que no tiene las cosas claras!

Adiós inseguridades

Tanto si eres una chica curvy como si eres la reina del fitness, los complejos e inseguridades se quedaron en la veintena. Tu forma de caminar, la manera en la que afrontas los problemas o tu estilo a la hora de vestir, no tienen nada que ver con lo que eran. No necesitas que nadie te dé su aprobación para sentirte cómoda en tu piel.

/

Conoces mucho mejor tu cuerpo

Sabes cuál es el precio de un cuerpo sano y joven y por ello no descuidas tus visitas al gimnasio y al médico. Conoces la importancia de llevar una dieta equilibrada en la que no falten alimentos de todas las propiedades. Antes, con oír la palabra "hamburguesa" corrías comprar una, ahora prefieres una alimentación rica en antioxidantes y nunca te olvidas de mantener tu cuerpo hidratado.

Sabes que a partir de los 30 tu cuerpo demanda diferentes cuidados. Por ejemplo, la pérdida de la elasticidad de la piel es consecuencia de la disminución del ácido hialurónico, por ello es necesario hidratarla a través tanto de la ingesta de líquidos como con el uso de cremas con propiedades hidratantes. Al ser consciente de todos los cambios del cuerpo, acudes a productos cosméticos de calidad y no te compras una crema sin antes haber estudiado su etiqueta a la perfección. No vale cualquier cosa y lo sabes.

Apuestas por lo natural

Las sombras color neón y los excesos con la máscara de pestañas ya no despiertan tu interés. Hace tiempo que no abusas del color ni recargas tus looks. Al tener una piel bien cuidada, muchas veces te vale con una ligera BB cream sobre tu crema hidratante y listo. El delineado muy marcado se quedó en tus locos años 20 y ahora prefieres un sutil y desdibujado trazo de sombra en la línea de la pestañas rematado con algo de rímel.

Frente a tendencias como el contouring, tu experiencia te ha enseñado a apreciar la belleza de una piel iluminada y jugosa así que prácticamente eres una maestra del iluminador y de las cremas que potencian la hidratación y la luz de tu piel.

/

Ya sabes, a los 30 te sientes más cómoda que nunca así que disfrútalo y luce con orgullo tu treintena.

¿Quieres saber más? Descubre lo que el agua puede hacer por tu piel
por Redacción enfemenino 126 compartidos

Puede interesarte