Inicio / Belleza / Tratamientos / Ritual para preparar la piel para el verano

Belleza

Ritual para preparar la piel para el verano

Patricia Álvarez
por Patricia Álvarez Publicado en 29 de mayo de 2017

Prácticamente todas estamos con el “modo verano activado”, pensando en las vacaciones, en ir a la playa a tomar el sol y en el cambio de armario para dejar, por fin, las mangas largas y los abrigos guardados. Sin embargo, esta euforia no nos puede hacer olvidar que venimos de meses de estar tapadas, que nuestra piel ha pasado frío y esto se ha manifestado en modo de sequedad y tirantez.

Antes de empezar oficialmente el destape veraniego, conviene poner a punto nuestra piel. No solo el rostro, sino todo el cuerpo, agradecerá que le dediquemos unos mimos extra antes de exponerlo al sol.

1. Cuida tu alimentación

Tal vez tu dieta no ha sido todo lo sana durante el invierno, o tal vez sí has mantenido una buena ingesta de verduras y frutas. Sea como sea, potencia aun más el papel de estos alimentos en tu dieta, sobre todo los que contienen antioxidantes como betacaroteno, licopeno y vitamina C, pues cuidan la piel desde dentro y la preparan para la exposición al sol. Añade a tu lista de la compra tomate, sandía, zanahoria, calabaza, pimiento y naranjas.

2. Plan renove de piel

La exfoliación es vital todo el año pero cuando llega el momento del destape, más aún, sobre todo si queremos un bronceado bonito. Utiliza uno para rostro y otro para cuerpo, e incide en zonas escondidas como los laterales de la nariz, los codos, los tobillos o la parte posterior de las rodillas. Un truco para hacerlo rápido y eficazmente es aprovechar el momento de la ducha, pues el vapor hace que los poros se abran y el efecto limpiador es mayor.

3. Una dosis extra de hidratación

No porque dejemos atrás el frío la piel se deshidrata menos, al contrario, con el calor también sufre. Sin embargo, aplicarse crema cuando el calor aprieta es algo incómodo para muchas. Lo mejor es optar por texturas fluidas, como las del aloe vera, que hidratan, regeneran y refrescan la piel. Después de la exfoliación o de la depilación son clave para que la piel luzca perfecta.

4. Efecto tensor

El sol influye mucho en la elasticidad de la piel, ya que rompe los enlaces de colágeno y elastina favoreciendo una pérdida de firmeza prematura, sobre todo en zonas donde ésta es más delicada y se ve más expuesta al sol: el pecho y el contorno de ojos y de labios. Para ello mejor adelantarse a las consecuencias y empezar a usar una crema remodelante tensora, que devuelva la elasticidad de la piel y proteja las fibras de colágeno. Un contorno de ojos o un sérum con propiedades tensoras para la zona de los labios protegerá estás zonas y retrasará la aparición de las temidas patas de gallo y del “código de barras”.

5. Prepara la piel para el bronceado

Si te cuesta broncearte o te dura muy poco, y quieres un tono dorado bonito sin descuidar tu piel, empieza a tomarte cápsulas potenciadoras del bronceado. Su contenido en antioxidantes (selenio, carotenoides, protoancianidinas…) y vitaminas (C, E…) protege la piel desde dentro de forma natural y evita en envejecimiento prematuro que genera la radiación solar. Eso sí, no contienen SPF así que hay que seguir aplicando crema solar.

6. Corte de puntas y sérum

Sanear el cabello después del verano es un clásico, pero mejor hacerlo antes para evitar llegar a septiembre con la melena tan perjudicada que haya que cortar más de la cuenta. Si a esto le unimos un buen sérum capilar, con protección solar, que cierre las cutículas y evite que el cabello se deshidrate debido al sol, la sal y el cloro, podremos lucirlo bonito durante toda la época estival. Y olvídate de que los sérums engrasan, pues solo tienes que elegir el mejor para tu tipo de cabello (pregunta a un especialista si tienes dudas), aplicar poca cantidad y solo extenderla de medios a puntas.

Descubre: Peinados primavera verano 2017

Peinados primavera verano 2017 © Pixelformula

7. Evita los cosméticos fotosensibilizantes

Algunos cosméticos están formulados con ingredientes que reaccionan al contacto con el sol y pueden afectar a la piel. Por ejemplo, algunos tratamientos para acné o manchas (por ejemplo, retinol). Es por ello que siempre se recomienda aplicarlos por la noche, no solo durante el verano sino todo el año. Por ello, a partir de primavera conviene tener especial cuidado y en caso de dudas, consultar con un especialista que nos indique cómo usarlos correctamente. Cuidado si usamos ciertos jabones o desodorantes con triclocarban y triclosán porque también pueden causar irritaciones. Recuerda: si tienes dudas, tu farmacéutico o dermatólogo te puede ayudar a cuidar tu piel.

Contenido elaborado en colaboración con Mónica Lizondo, farmacéutica y cofundadora de Farmaconfianza.



Y además:
¿Sabes combinar correctamente crema hidratante y sérum?
Qué ingredientes debes evitar en tus cosméticos si tienes la piel sensible

por Patricia Álvarez

Puede interesarte