Inicio / Belleza / Tratamientos / ¿Qué peeling facial elegir según mi tipo de piel?

© iStock
Belleza

¿Qué peeling facial elegir según mi tipo de piel?

Patricia Álvarez
por Patricia Álvarez Publicado en 16 de junio de 2015
142 compartidos

La piel se va renovando a diario, y por lo tanto la capa más superficial de la misma se va eliminando de forma natural. Sin embargo, a medida que vamos envejeciendo, las células encargadas de este proceso pierden actividad, y esta renovación se va ralentizando. Por ello, es importante realizarse peelings de manera regular pero, ¿sabrías decir cuál es el que más le conviene a tu piel?

Cristina de Hoyos, dermatóloga de Clínicas Ceta, nos habla de los diferentes peelings que existen para aprender a identificar cuál debemos relaizarnos en cada momento en función de nuestras necesidades.

La piel tiene 3 capas compuestas cada una de ellas por distintas células y elementos intercelulares (colágeno, fibras elásticas, agua…) con diferentes proporciones que darán lugar a las características únicas y específicas de cada capa. La capa más superficial es la epidermis, la cual sufre un proceso mensual de renovación celular. La dermis por el contrario, es la capa intermedia, donde se encuentra el colágeno, las fibras elásticas, los folículos pilosos… Esta capa no sufre renovación si no es estimulada y por tanto el proceso de envejecimiento va provocando pérdidas progresivas de los elementos que la componen. Por último, tenemos el tejido celular subcutáneo, capa más profunda compuesta principalmente por grasa y que no se renueva, si no que va perdiendo grosor con el paso de los años.

Qué tipo de peeling elegir según tu piel © iStock

Una vez que conocemos las capas de la piel, vamos a entender mejor en qué consiste un peeling. La palabra peeling viene del inglés, pelar. Lo que buscamos al realizar un peeling es retirar una o varias capas de la piel o parte de ellas, empujando a las células que la componen a renovarse.

De esta manera, podemos usar tres tipos de peeling en función de lo que queramos lograr. Para dar luminosidad a la piel y reducir la cantidad de impurezas y células muertas que se encuentran en la epidermis, realizaremos un peeling superficial a base de ácido glicólico o ácido salicílico, dependiendo de lo que queramos conseguir, que no provoque alteraciones en la capa media ni profunda. Son peelings con resultados buenos pero que deben repetirse cada mes para poder mantener el efecto. No eliminará problemas que se localicen en capas más profundas.

Cuando las lesiones se encuentran en la capa media, como cicatrices de acné, manchas o arrugas finas o medias, tenemos la posibilidad de realizar un peeling medio como el de ácido tricloracético, el cual renovará por completo la epidermis y parte de la dermis, activando la producción de nuevas células y de colágeno. Sus resultados son más duraderos aunque sus efectos secundarios también, ya que si se realiza inadecuadamente pueden producirse cicatrices.

Por último, cuando el daño en la piel es intenso, con manchas y arrugas profundas, podemos recurrir al peeling profundo a base de fenol. El proceso de este último peeling requiere hospitalización y anestesia general, por la toxicidad tan alta del fenol y el dolor que conlleva el procedimiento. Se consigue destruir la capa superficial y media por completo, lo que da lugar a la renovación de toda la piel. La persona que se somete a ello requiere una vigilancia estrecha y unos cuidados específicos los días después, que pueden ser igual de importantes que el propio peeling.

La mezcla de estas sustancias en distintas proporciones y otras que no hemos nombrado, dan lugar a distintos peelings con indicaciones específicas y que serán realizados por profesionales dependiendo de las necesidades de cada caso.



Y además:
La importancia de hacerse un peeling
Novedades en rellenos estéticos

por Patricia Álvarez 142 compartidos

Puede interesarte