Inicio / Belleza / Tratamientos / Relleno para pómulos: ¿en qué consiste?

Belleza

Relleno para pómulos: ¿en qué consiste?

Patricia Álvarez
por Patricia Álvarez Publicado en 12 de septiembre de 2016
60 compartidos

A medida que envejecemos, la piel de alrededor de los ojos y la boca sufre un cierto descolgamiento y flacidez, sobre todo en los pómulos y las mejillas. La piel se ve menos tersa, aparecen zonas más hundidas y se pierde luminosidad. Para hacer frente a esta situación el mejor tratamiento es el relleno de pómulos, una técnica que de una forma rápida, sin efectos secundarios y sin cirugía, consigue paliar esas "concavidades" del rostro y obtener un aspecto más rejuvenecido.

Cuando hablamos de relleno de pómulos, existen dos tipos de técnicas diferentes: temporal y permanente. Lo habitual es hacerlo de forma temporal con ácido hialurónico, ya que así la paciente puede ver el resultado y decidir si le gusta. Estos rellenos son biodegradables y el cuerpo los absorbe paulatinamente, por lo que su efecto desaparece, parcialmente, con el transcurso del tiempo. La ventaja de los rellenos biodegradables es que el resultado se mantiene durante un plazo de hasta dos años. Posteriormente se puede repetir el tratamiento.

Con los rellenos no biodegradables sólo se necesita un tratamiento, con un eventual retoque y los resultados son permanentes. También existe la opción de ponerse una prótesis de pómulos y olvidarse de los rellenos para siempre. ¿Quieres pasar por quirófano como estas famosas y optar por un cambio permanente o prefieres elegir la opción temporal?¡Tú decides!

Relacionados: Famosas con cirugía

Nicole Kidman antes © Getty

¿Cómo se hace el relleno de pómulos?

Existen múltiples sustancias de relleno en el mercado. En la actualidad, y como ya hemos comentado, la más utilizada es el ácido hialurónico. El motivo es bien sencillo: está presente en nuestro organismo de manera natural, se puede encontrar en nuestra piel y en otras partes del cuerpo como las articulaciones y en el cordón umbilical. Esto implica que sea una sustancia que no requiere test de alergia.

¿El inconveniente? Nuestro cuerpo lo va absorbiendo paulatinamente, por lo que su duración es de 8 a 12 meses aproximadamente. En función de la región facial a remodelar, variará la densidad del relleno a inyectar.

Contenido elaborado en colaboración con Clínica Bruselas.



Y además:
Rinoplastia: todo lo que debes saber antes de pasar por quirófano
¿Pecho operado o natural? El test definitivo sobre la delantera de las famosas

por Patricia Álvarez 60 compartidos

Puede interesarte