Inicio / Decoración / Ideas y Trucos / Cuidar el mármol

Cuidar el mármol

Publicado por Elena Bonet
Publicado en 22 de julio de 2009

El mármol, material noble, nunca ha desaparecido del interior de nuestras casas. Consejos para cuidarlo a diario.

> Los primeros cuidados
Es tan fácil de limpiar como los azulejos, cualquier mármol brillará después de pasarle un paño impregnado de agua jabonosa y lejía. Conseguirás el mismo efecto con jabón de Marsella o con una solución de amoniaco.
Para el mármol muy enmugrecido, prepara una pasta de 25g de cloruro cálcico, ½ litro de agua y de carbonato cálcico. Extiéndelo y déjalo actuar durante una hora. Acláralo con agua limpia y abundante.
No olvides nunca el pulido: frota la superficie con cal o talco con un trapo seco.
A saber: protege el mármol de las rayas encerándolo con productos incoloros.

> Stop a las manchas
En las manchas aplica acetona y déjala actuar dos o tres horas. Después acláralo abundantemente con agua limpia.
Para las manchas más importantes, ¡no hay elección! Será necesario que te ayude un especialista que te lijará la superficie.
En todos los casos, no vendrá mal un golpe de efecto. La receta ganadora: zumo de limón, agua oxigenada y alcohol desinfectante.

> Blanquear el mármol
Con el tiempo, el mármol pierde su brillo. La única solución es frotarlo con la ayuda de un ligero cepillado con ácido oxálico disuelto en agua (7 u 8 cucharadas soperas por litro de agua). Acláralo en seguida con agua limpia y déjalo secar.

> Repararlo
Tu mármol se ha partido en dos. Antes de clarmar por lo irreparable, comienza por limpiar las dos líneas de la rotura. Desengrasa y aplica pegamento epoxi sobre las dos superficies a unir. Júntalas y déjalas secar.
Lija a continuación la línea de la rotura con un abrasivo fino y después púlelo con un abrasivo al agua todavía más fino. Para terminar, aplica una pasta de lustrar con un tampón de algodón.

Recuerda: incluso si tu reparación no se ve, tu mármol será siempre más frágil.

Puede interesarte