:

Inicio / Ocio / Viajes / Arte y tradición: las mejores fiestas de Semana Santa en España

Ocio

Arte y tradición: las mejores fiestas de Semana Santa en España

Sara Alcoceba
por Sara Alcoceba Publicado en 22 de marzo de 2017
266 compartidos

Pocas fiestas al año despiertan tanto interés como la Semana Santa, especialmente en España y Sudamérica. ¡Y no solo del gusto de los más devotos! Los cuatro días grandes de esta festividad nos ofrecen un breve paréntesis antes de las esperadas vacaciones de verano, en los que podemos disfrutar de una oferta muy variada de actividades en nuestro país.

Porque la geografía española da buena cuenta de estas fiestas en cuanto a tradición se refiere. De norte a sur, la celebración en estos días está envuelta en un halo de tradición y cultura que constituye uno de nuestros tesoros nacionales.

Málaga, Sevilla, Logroño o León son solo algunos de los destinos que te proponemos para estas fiestas. Cada lugar tiene su punto único, especial y distintivo y, por ello, hacemos una selección de las mejores fiestas de Semana Santa. ¡Descubre su riqueza! Y es que el mundo tiene fiestas tan raras como estas que te mostramos, pero nosotros somos expertos en esta tan tradicional... No te piedas 10 lugares donde vivirla al máximo.

1. Málaga

Declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional en 1980, la Semana Santa de Málaga es uno de los destinos que te proponemos para pasar estas fiestas de manera tradicional. Su Semana Santa data del siglo XV, y son unas fiestas muy solemnes que se viven con gran devoción.

Las procesiones se celebran durante toda la semana, desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección exceptuando el sábado, que no sale ninguna. Al contrario que en el resto de España, los pasos se conocen en Málaga como tronos, y en lugar de costaleros, son hombres de trono los que los cargan a sus hombros. Estos van por fuera sujetando los varales de los tronos, que son más grandes que los pasos de otras ciudades.

Lo más característico de las procesiones de Málaga es la habitual escolta de cuerpos militares, la Brigada Paracaidista, la Legión Marina y los Regulares, entre otros. Los tronos que más seguidores acumulan son El Cautivo y la Virgen de los Dolores, que sale de madrugada alumbrada solamente por la luz de los cirios.

2. Zamora

En Zamora la Semana Santa se vive con gran intensidad. Tal pasión levantan estas fiestas, declaradas de Interés Turístico Internacional en 1985, que en 1957 se inauguró el Museo de la Semana Santa, en el que se exhiben las 33 esculturas que desde el jueves anterior al Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección saldrán a las calles en procesión.

Las más importantes son las de las cofradías de La Veracruz, La Congregación, El Santo Entierro, Nuestra Madre de las Angustias y la Sagrada Resurrección. Todas ellas tienen una antigüedad de, al menos, el siglo XVII y conforman la Semana Santa más antigua de España.

Lo más característico de estas fiestas es el Canto del Miserere la noche del Jueves Santo durante la procesión del Cristo Yacente. Además, si decides pasar Semana Santa en esta ciudad, no puedes dejar de probar el plato estrella de estas fiestas, el dos y pringada, compuesto de dos huevos fritos y carne, que simboliza el fin del ayuno de Cuaresma. También son dignas de mención las aceitadas, un dulce típico de la Semana Santa zamorana a base de harina, aceite, azúcar y huevos ¡Están deliciosas!

3. Lorca

La Semana Santa de esta pequeña población murciana goza de identidad propia. Está declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional desde 2007 y se consideran de las más originales, si no las que más, de toda España.

Lo que hace especial a la Semana Santa de Lorca son los Desfiles Bíblicos Pasionales, que datan del siglo XIX y son representaciones del Antiguo Testamento en las que participan una gran cantidad de personas, caballos, carros y carrozas. Estos desfiles recorren las calles de Lorca durante el Viernes de Dolores, el Domingo de Ramos y Jueves y Viernes Santo.

Además, otro hecho acentúa la identidad de Lorca. Las seis cofradías de la ciudad, a las que se les llama pasos, son conocidas por colores. Dos de ellas, el Paso Azul y el Paso Blanco capitalizan el protagonismo de la Semana Santa, mostrando una gran rivalidad entre sí.

De Lorca son muy característicos los bordados de seda: auténticas obras de arte que representan escenas religiosas tejidas sobre estandartes y mandos que las cofradías lucen durante sus procesiones.

4. Córdoba

La Semana Santa de Córdoba destaca no sólo por la devoción que despierta en toda la ciudad, sino también por la seriedad y respeto con el que se trata el tema religioso. Es una de las ciudades de España que celebran la Semana Santa con más carácter y tradición.

Las 37 hermandades que conforman el programa de procesiones salen a la calle desde el Domingo de Ramos, con la tradicional Borriquita, hasta el Domingo de Resurrección. Todas ellas han de pasar por la Carrera Oficial y muchas de ellas integran en su recorrido los patios de la Mezquita de Córdoba, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Las procesiones de esta ciudad son impresionantes, sobre todo cuando recorren el Casco Antiguo, ya que la iluminación única de los cirios y el completo silencio, todo ello envuelto por el olor del azahar, dan lugar a un conmovedor espectáculo de marcada intimidad.

Las procesiones más destacadas son El Rescatado, el Cristo del Remedio de Ánimas, El Esparraguero y el Cristo de la Caridad, seguido por los legionarios que, tras terminar la procesión, portan al Cristo en brazos en el recorrido del Viacrucis.

5. Sevilla

La Semana Santa de Sevilla data del siglo XVI y recibió el galardón de Fiesta de Interés Turístico Internacional en 1980. La devoción que despierta en la capital andaluza se manifiesta por la exagerada participación, tanto local como nacional e internacional.

El programa de procesiones abarca desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección, siendo el Viernes Santo el día más importante, declarado de luto oficial.Lo componen 61 hermandades, de las cuales diez salen el Viernes de Dolores y el Sábado de Pasión previos a Semana Santa.

Las procesiones más importantes son las del Cristo del Gran Poder y la Santísima Esperanza Macarena, seguidas de Nuestra Señora de las Angustias. El fervor por estas imágenes es tal, que asistir a las representaciones se hace prácticamente imposible, debido a la aglomeración de personas que van a verlas.

Aún así, la Semana Santa sevillana es una muestra de tradición y espectáculo religioso que levanta pasiones. Cabe destacar un elemento muy importante que dota de personalidad a estas fiestas: la saeta, el cante más típico de Semana Santa, un palo flamenco que consiste en cantos religiosos del folclore andaluz sin acompañamiento de guitarra. Su interpretación exige conocer el cante jondo de la tradición del flamenco y se canta desde el suelo o los balcones.

6. León

Lo más destacado de la Semana Santa de León, declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional en 2002, es la tradicional Ronda, una procesión que sale a las 12 de la noche de la plaza de San Marcelo y termina en el mismo lugar, momento en el cual se llama al pueblo a la Procesión de los Pasos, que sale inmediatamente después.

El programa de esta Semana Santa, fundada en 1917, lo componen 16 cofradías que exhiben las 32 representaciones religiosas desde el Viernes de Dolores hasta el Domingo de Resurreción.

Un hecho anecdótico durante esta celebración es el Entierro de Genarín: un acto de origen pagano en recuerdo a Genaro Blanco, un singular personaje típico de la ciudad y en el que el principal atractivo es beber orujo. En esta procesión, la Cofradía de Nuestro Padre Genarín alaba los milagros que el supuesto Genaro realiza, entre los que se encuentran, entre otros, las victorias del equipo de fútbol local.

En cuestiones gastronómicas cabe destacar la limonada, una especie de sangría que protagoniza el acto tradicional de matar judíos, nombre que se le atribuye a consumir esta bebida.

7. Orihuela

La Semana Santa de Orihuela es uno de los eventos religiosos-culturales más importantes de España, declarado Fiesta de Interés Turístico Internacional desde 2010. La ciudad natal del escritor Miguel Hernández celebra la que es una de las procesiones más grandes de España. En la Procesión General del Viernes Santo participan 10 cofradías, compuestas por más de 8.000 nazarenos y 1.200 músicos, acompañados por dos centurias romanas y una centuria de la Guardia Pretoriana.

Otra de las más representativas es la Procesión de Silencio, que se celebra el Jueves Santo y, como su nombre indica, se representa en el más absoluto de los silencios y a oscuras, únicamente adornado con el tradicional Canto de la Pasión.

Orihuela cuenta también con la Iglesia-Museo de Nuestra Señora de la Merced, lugar en el que se exhiben las imágenes pertenecientes a las hermandades y cofradías.

8. Hellín

A tan sólo 100 km de las silenciosas procesiones de la Semana Santa de Orihuela, se celebra una de las más grandes tamborradas de España. La Semana Santa de Hellín, declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional en 2007, se caracteriza por ser una de las más estruendosas y alborotadas del país.

Más de 25.000 tamborileros se dan cita en esta ciudad para celebrar estas fiestas que atraen a una gran multitud de visitantes. Sus orígenes se remontan a 1411, momento en que San Vicente acudió a la ciudad con intención de predicar acompañado de músicos con tambores en procesiones en las que los fieles se martirizaban y flagelaban.

Desde entonces se ha evolucionado bastante, pero aún se conservan actos tradicionales como la Subida al Calvario o el Encuentro entre Nuestra Señora de los Dolores y el Cristo Resucitado.

9. Logroño

Varias son las anécdotas que hacen de Logroño uno de los destinos más interesantes para pasar Semana Santa. Esta ciudad, que desde 2012 cuenta con el galardón de Interés Turístico Regional por su Semana Santa, celebra el sentido estrictamente religioso de estas fiestas.

La peculiaridad de estas fiestas en esta ciudad es la Cofradía de las Siete Palabras y el Silencio: solicitan al Gobierno el indulto de un preso del centro penitenciario de Logroño. Esta petición debe ser aprobada por el Consejo de Ministros y se lleva a cabo el Jueves Santo durante la procesión de la Cofradía que, tras recorrer la ciudad, saca al afortunado vestido como los demás cofrades para mantener en secreto su identidad. Esta solidaria acción se lleva a cabo desde 1997 y, excepto en 1999, se ha conseguido siempre.

En la localidad cercana de San Vicente de la Sonsierra, otra tradición ancestral, se lleva a cabo con extremo fervor: los picaos son cofrades voluntarios de Santa Veracruz que se autoflagelan la espalda con una madeja de algodón. Esta tradición data del siglo XV y no cualquiera puede ser picao, sino que tienen que cumplir ciertos requisitos.

10. Verges

Para terminar, te proponemos una Semana Santa que, a pesar de caracterizarse por llevar a cabo una de las celebraciones más antiguas de toda Europa, también lo hace por ser esta misma costumbre de origen pagano.

Durante la Semana Santa de Verges, en Gerona, se lleva a cabo un acontecimiento conocido como La Danza de la Muerte. Esta tradición se remonta a la Edad Media y consiste en un baile que realizan un grupo de esqueletos al ritmo de los tambores y en presencia de guadañas, cenizas y relojes para representar la igualdad de todas las personas ante la muerte.

También cabe destacar el Desfile de los Manages, un grupo de romanos que recorre las calles, el Misterio de la Pasión, en el que se escenifican los episodios de la vida de Jesús y la Vía Dolorosa, en la que se representa el recorrido de Jesús hacia el monte del Calvario. Y si lo tuyo no es la Semana Santa, no desesperes, te proponemos 50 lugares con encanto para que visites en estos días de vacaciones.


​Y además:
Viajar en primavera: 5 destinos para recibir el buen tiempo
¡Prepara las maletas! 20 destinos baratos para recibir la Semana Santa

por Sara Alcoceba 266 compartidos

Puede interesarte