Inicio / Maternidad / Maternidad TV

Descubre las líneas básicas de nutrición durante el embarazo

Contenido elaborado por Dra. Josefina Ruiz para enfemeninoTV

Cómo alimentarse durante el embarazo es una de las grandes dudas que toda futura mamá se plantea desde el momento de la concepción. La correcta nutrición para la mujer y el futuro bebé debe seguir unas pautas que no difieren demasiado de las que se siguen en una dieta saludable y variada. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no es necesario alimentarse por dos, pero sí hacerlo muy bien.

La doctora Josefina Ruiz nos explica hoy las líneas básicas de nutrición durante estos nueve meses. Además de la necesidad de alimentar al bebé, en nuestro cuerpo también se producen algunos cambios que hay que atender con especial cuidado. Algunos de ellos son la formación del útero, de la placenta, la mayor cantidad de sangre que circula por el cuerpo o el desgaste físico durante el parto.

Por lo tanto, ¿cuáles son los nutrientes que necesitamos durante el embarazo? La ingesta durante esta etapa tiene que estar la línea de la alimentación saludable de toda la vida, compuesta por proteínas, hidratos de carbono, grasas, líquido, vitaminas y  minerales. Estos nutrientes habrá que repartirlos a lo largo de seis comidas al día: desayuno, media mañana, comida, merienda, cena y algo antes de dormir, porque el niño se desarrolla durante las 24 horas y necesita reservas en todo momento.

Hablando de una forma práctica, habrá que incluir en la dieta carne, pescado, aves, y fiambres poco grasos. También se pueden comer huevos (entre cuatro y seis a la semana), así como legumbres, cereales, pasta, tubérculos o frutos secos. Se recomienda también tomar frutas y verduras dos veces al día y, muy importante, también el equivalente a tres vasos de leche al día (pueden ser lácteos de todo tipo, preferiblemente poco grasos).

¿Y qué hay que evitar? Lo más aconsejable es limitar las grasas saturadas, el aceite de oliva, el azúcar, la sal... Es decir, lo importante es comer bien, cuidando al máximo la alimentación y siguiendo unas pautas saludables, tanto para ti como para tu bebé.