Inicio / Maternidad

¿Cómo evitar los aplanamientos en la cabeza de nuestro bebé?

En colaboración con Clínica Vass
Una de las zonas más delicadas de un recién nacido es la cabeza. A menudo los bebés desarrollan unas zonas más aplanadas que otras. Para evitar el desarrollo de los aplanamientos vamos a aprender a realizar una serie de maniobras o ejercicios sencillos para hacer con nuestro bebé.

Aunque vaya a ser el pediatra el que nos va a informar siempre sobre el estado de nuestro bebé, también conviene que estemos nosotros pendientes de las posiciones, colocaciones o movimientos del día a día de nuestro bebé. Un ejemplo de una mala posición sería que siempre se girara para el mismo lado, evitando girar la cabeza hacia el otro. Esto podría ser síntoma de una contractura y también podría originar un aplanamiento el lado al que el bebé gira la cabeza con mayor frecuencia.

Las maniobras que vamos a aprender a realizar a continuación ayudarán a prevenir los aplanamientos y, en el caso de que ya existan, a corregirlos. Para comenzar, vamos a colocar nuestra mano en la base de la cabecita, a modo de almohada. La otra mano va a estar apoyada en la cabeza, para estabilizar. Estas son maniobras que no entrañan riesgo en absoluto, simplemente evitarán que se generen tensiones en unos lados de la cabeza más que en otros. En esta postura nos quedaremos estáticos durante cinco o seis minutos con las manos colocadas en esa posición.

¿Y si el bebé tiene aplanamiento en el lado izquierdo? En este caso, nuestro bebé va a tener más facilidad de girar la cabeza hacia ese lado, el lado izquierdo, y va a evitar girarla hacia el lado contrario. ¿Qué debemos hacer en este caso? Vamos a posicionar nuestra mano de manera que deje caer su cabecita hacia el lado contrario de donde está más cómodo.

Si fuera al contrario, teniendo el aplanamiento en el lado derecho, realizaremos el ejercicio con la otra mano y giraremos la cabeza hacia el lado izquierdo, recordando que nuestra mano siempre debe estar posicionada en las cervicales.

Realizando estas sencillas maniobras estáticas ayudaremos a nuestro bebé a liberar las tensiones de las contracturas que se hayan podido producir.