Inicio / Horóscopo / Astrología / Consulta con un vidente

Horóscopo

Consulta con un vidente

por mvega Publicado en 9 de abril de 2008

Pides cita con un o una vidente para una fecha y una hora precisas, te recibe, te sientas y la consulta ya puede comenzar.

¿En qué se basa la videncia?
Las cartas siguen siendo el primer soporte de la videncia, en primer lugar el tarot de Marsella, luego las cartas de puntos, el oráculo de Belline y muchas otras barajas en las que el vidente se basa para leer sobre ti. También puede utilizar un péndulo, la numerología gracias a tu fecha de nacimiento, o bien algo más extraño: no utilizar ningún soporte y practicar la videncia. En este caso, puede pedirte que le dejes tocar un anillo para notar mejor tus vibraciones.

¿Debo evocar mi situación antes de que empiece la consulta?
No tienes que decirle nada a un vidente, al contrario. Necesita centrarse en ti, valorar tus energías, debe ser capaz de ver en qué momento de tu vida te encuentras. Debe hablarte a grandes rasgos de tu pasado y tu presente: cuáles son sus dificultades, tus deseos, tu situación (si tienes pareja o no); debe situarte como persona y definir tu personalidad.

Una vez tomadas estas precauciones, si estás conforme con la primera interpretación que te da sobre tu vida y sobre lo que ve, puedes plantearle las preguntas que te tienen en vilo.

El buen vidente
Un buen vidente no te dirá que el 27 de enero a las 12.15 horas encontrarás al hombre de tu vida; si lo hace, has topado con un cuentista. Un vidente es una persona espiritualmente elevada, justa, recta, leal y que no juega con las emociones ni los sentimientos de la gente, sino que da una visión clara de su existencia; explica, por ejemplo, para qué está hecha, qué oficio le conviene, la vía personal que le espera: a una persona en paro, el vidente debe poder decirle hacia qué sector puede orientarse, si encontrará pronto un trabajo y será bueno, etc. Siente los ambientes y tiene empatía contigo, por lo que deduce la descripción detallada de la persona que te quiere, de la que te espera o de la que tú esperas encontrar. Ve lo que tú no puedes ver sobre lo que está pasando poco a poco en tu vida.

No, no lo sabe todo
Los videntes no lo sabe todo y pueden equivocarse, sobre todo en lo relacionado con el tiempo, ya que comparten la idea de la física cuántica de que el tiempo es un continuo.

No puede verlo todo
La enfermedad y la muerte son zonas muy peligrosas, y el vidente debe ser muy prudente. Nunca debe anunciar la defunción de una persona, porque debe ser humilde, ya puede que la muerte que ve sea simbólica (morir en una situación actual para renacer con otra vida).

El vidente sólo es un consejero
Jamás debe decirte lo que tienes que hacer; eso es decisión tuya, eres libre. El vidente es un consejero, nada más, y es que, realmente no es la pitonisa que sabe todo con certeza de todo el mundo. Te da una visión diferente de tu vida, una visión que ni te habías imaginado, te da pistas y te abre puertas, pero en ningún momento debe crearte ningún tipo de dependencia.

Las tarifas, el tiempo de una consulta
Una consulta dura alrededor de una, puede que más o puede que menos. Tienes que saber las tarifas en el momento de pedir cita y no pueden modificarse. Varían según la fama y la ética del vidente (algunos no cobran y otros aplican tarifas muy elevadas). Las tarifas de una consulta pueden variar de 50 a 120 euros. Luego están las tarifas de famosos, que ascienden a 300 euros. ¡Tú eliges!

Una cierta indiferencia
El vidente no es la amiga o el amigo del consultante, debe guardar cierta distancia con él para ver bien, ya que si intimida demasiado no podrá seguir viendo (como un terapeuta).

por mvega

Puede interesarte