Inicio / Famosos / Noticias Famosos / Sara Carbonero e Iker Casillas ya son padres

© Elle.es
Famosos

Sara Carbonero e Iker Casillas ya son padres

Alba González
por Alba González Publicado en 3 de enero de 2014

Sara Carbonero e Iker Casillas ya son padres de su primer hijo, al que han llamado Martín. La periodista, que ingresaba esta mañana tras hacerse ayer su última revisión médica, ha tenido a su pequeño a las ocho de la mañana en la clínica Ruber Internacional de Madrid.

Aunque se esperaba para el próximo 5 de enero, el retoño de Sara Carbonero (29 años) e Iker Casillas (32 años) ya ha nacido. Sin duda el mejor regalo de Reyes para la pareja.​ Según ha comunicado oficialmente el futbolista a través de su página web, Martín ha pesado 3,850 Kg y tanto el niño como la madre se encuentran perfectamente.

Cristina Carbonero y un amigo visitan a la feliz pareja tras el nacimiento de su hijo. © Gtres

Iker Casillas


Actor de teatro
Nacido el 20/5/81

Su última revisión médica

La pareja asistía hace apenas unas horas a la última revisión ginecológica en la clínica Ruber Internacional. A pesar de que en un primer momento la periodista llegó sola y en taxi, Iker Casillas acudió a recogerla en coche y, a juzgar por la amplia sonrisa de su cara, estaba claro que todo estaba en perfecto estado.

El jugador del Real Madrid, que pidió permiso al equipo para no viajar a Catar para disputar un partido amistoso, y estar junto a su chica ha mostrado en los últimos días a través de las redes sociales, las increíbles ganas que tiene de ver la cara de su pequeño.

Tres años de amor

La historia de la pareja más mediática del panorama nacional se remonta a meses antes del Mundial de Sudáfrica de 2010. Ese beso televisivo tras el mejor resultado de nuestra Selección se recordará durante años. Criticados y amados a partes iguales, ni Iker ni Sara han entrado en el juego de hacer declaraciones y, aunque en los últimos meses los actos públicos de Sara en los que ha cobrado importantes sumas de dinero han aumentado, tampoco entra en demasiados detalles de su vida privada más allá de la felicidad que le ha invadido en este tiempo ante la llegada de Martín.

por Alba González