Inicio / Pareja / Relaciones / Cómo no ligar: qué no hacer para que te vuelva a llamar

© iStock
Pareja

Cómo no ligar: qué no hacer para que te vuelva a llamar

por Redacción enfemenino Publicado en 5 de octubre de 2017

A todas nos hace ilusión encontrar a alguien especial que pueda acompañarnos a ser felices en el día a día. Algunas veces, esa persona llega a nuestra vida sin que lo hayamos planificado, pero en otras ocasiones el azar tiene poco que ver y nos toca emprender una campaña de busca y captura del amor. Y, ¿para qué mentirnos?, en el segundo caso es cuando empiezan los problemas…

Por eso, con ayuda del equipo de psicólogos expertos en pareja de TherapyChat hemos elaborado el listado de cosas que debes evitar que tu ligue más deseado emprenda una huida épica y no le vuelvas a ver el pelo. Presta mucha atención.

Ser sexual en lugar de sensual

Hay una sutil (y a veces no tan sutil) diferencia entre ser una persona apasionada y parecer desesperada. Lo primero engancha y lo segundo asusta: si la situación implica bailar, procura ser delicada y seguir la música sin que parezca un ritual para preservar la especie.

No se trata de ser puritana o de no tener iniciativa, sino de demostrarle a tu nuevo ligue que le estás prestando atención porque quieres y no porque necesitas que se fijen en ti. Recuerda que encontrar el amor responde a una elección emocional, no a una necesidad biológica.

Ver como Papá Noel a tu posible pareja

Olvídate de quedarte petrificada esperando que tu ligue pague la cuenta. Prepárate para hacerte cargo de tus gastos. Si insiste en invitarte, acéptalo, agradécelo y propón ser tú quien pague la siguiente vez. De esta manera mostrarás madurez e independencia, lo cual no sólo es bueno para ligar, sino para mejorar tu autoestima.

Aferrarte al móvil

Y ojito, que este punto tiene parte uno y parte dos…

  • Parte uno: mientras estés con tu ligue, ni se te ocurra estar retransmitiendo la cita por Whatsapp. Primero porque le va a parecer de mala educación y muy frustrante que le tengas delante y no le hagas caso; segundo, porque se va a dar cuenta de que le estás sometiendo a juicio popular. En esta parte también hemos de advertirte sobre el peligro de marcarte una selfie y subirla a Instagram como si tu pobre conquista fuera un trofeo de caza. ¡Sé prudente!
  • Parte dos: si te mueres de ganas de expresarle tu amor eterno a esa persona que acabas de conocer, ¡para!, mejor escríbele a una amiga o juega al Candy Crush, pero por nada del mundo se te ocurra invadir el móvil de tu ligue con grandes declaraciones, notificaciones de todo cuanto haces en el día (buenos días, me meto a la ducha, he salido de la ducha, estoy esperando el bus, me he subido al bus, me he sentado en el asiento del bus…) o presiones para volver a quedar.

La importancia de este punto se basa, por un lado, en darle espacio a la otra persona para reflexionar sobre el hecho de haberte conocido y sus planes contigo, mientras que tú reflexionas también. Por otro lado, tener otras cosas en las que pensar y ocupar tu tiempo es un mensaje importante a transmitir: si todo llega a buen puerto e iniciáis una relación, que cada uno mantenga su independencia será un punto a favor para que lo vuestro dure.

No mostrar interés

Contrario a lo que se podría pensar, jugar fuerte mostrando indiferencia no es una buena estrategia para ligar. Hay muchos peces en el mar, sí, para ti, y también para la persona a la que estás conociendo, así que ser pasota podría hacerte perder una bonita oportunidad.

Si bien hemos insistido en el apartado anterior en que no agobies a tu nuevo ligue con grandes y constantes demostraciones de atención y afecto, en el equilibrio surge la magia del amor: no esperes a que todo el esfuerzo venga por su parte, ponle interés tú también enviando algún mensaje de vez en cuando o contándole que has descubierto un nuevo restaurante al que te encantaría invitarle.

Fingir que quieres lo que no quieres

Cuando intentas disimular o cuando dices que no quieres algo que en realidad sí quieres, se nota. Y espanta. No tengas miedo de ser tú misma con tu nueva conquista: al final, si la cosa resulta, esa persona pasará mucho tiempo contigo y tendrá que conocerte muy a fondo para que podáis forjar una relación basada en la confianza.

Sé clara con todos los temas: si buscas una relación estable, dilo sin temor, y explícale qué expectativas tienes. Si tu ligue huye por eso, mejor, será tiempo, esfuerzo e ilusiones que te ahorrarás en lugar de construir un ideal basado en que los dos hayáis estado disimulando lo que realmente pensáis y sentís.

Ahora que sabes qué cosas no debes hacer para ligar, es hora de ponerte manos a la obra en busca del amor. Recuerda que un ligue fallido no es el fin de tu vida amorosa: si sale mal, no te desanimes y sigue con la certeza de que en algún lugar encontrarás a alguien que se ajuste a tus expectativas (y tú a las suyas).

Contenido elaborado por TherapyChat, servicio de psicología online.

Y si la cosa sale bien, estos tips te ayudarán para tener una relación saludable

Y además:
Primera cita en Tinder: 10 reglas de oro para que salga perfecta
Amor en tiempos de Tinder: 17 frases que te dirán y que indican que solo quiere sexo

por Redacción enfemenino

Puede interesarte