Inicio / Belleza / Tratamientos / Cómo reducir bolsas y ojeras

Cómo reducir bolsas y ojeras

Patricia Álvarez Publicado por Patricia Álvarez
Publicado en 26 de abril de 2016

Cada vez más mujeres se sienten agobiadas por sus ojeras y el aspecto de cansancio o enfermedad que pueden dar. Pero su presencia no siempre está asociada a noches de mal dormir. Hay personas que descansan lo suficiente y aún así cada mañana siguen vistiendo su rostro con esa antiestética presencia. Te contamos cómo reducirlas.

La piel que rodea a los ojos es mucho más fina y sensible que la del resto del rostro, con una menor cantidad de colágeno en su dermis y muy vascularizada, y por tanto con una mayor capacidad para distenderse y por otro lado, permitir ver los trastornos circulatorios que se producen bajo ella. Cristina de Hoyos, dermatóloga de Clínicas Ceta, nos habla de qué opciones tenemos a la hora de reducirlos.

Son muchas las causas que pueden desembocar en la​ aparición de ojeras y bolsas: enfermedades como el hipotiroidismo, una dieta inadecuada que conlleve retención de líquidos o simplemente factores genéticos que condicionan una coloración muy intensa ya desde la adolescencia. Además el paso del tiempo provoca que la piel de esa zona se vuelva aún más fina y vaya pigmentándose (adquiriendo una coloración oscura) debido a la exposición solar.

Por ello, lo más normal es tratar de ocultarlas a través del maquillaje, utilizando correctores, iluminadores y centrando la atención en otras partes del rostro como los labios.

Sin embargo, si lo que queremos es evitarlas, o por lo menos mejorar su aspecto, debemos llevar unos cuidados diarios de la zona periorbitaria, limpiándola con productos adecuados, hidratándola y aplicando antioxidantes que disminuyan su coloración. Además, el masaje de la zona ayuda a su drenaje, mejorando la circulación. Por otro lado, y debido al efecto negativo que tiene el sol sobre la zona, protegerla a diario es fundamental.

También en esta zona podemos usar productos ricos en ácido retinoico que aumentarán la producción de colágeno local, mejorando su elasticidad y disminuyendo la pigmentación de la zona, pero siempre con cuidado ya que al ser una zona más sensible, puede irritarse con más facilidad.

Una vez que ya se ha instaurado la coloración oscura, existen láseres ultrapulsados que permiten mejorarla, pero requieren un tiempo de recuperación tras el tratamiento debido a los efectos que pueden producirse en la zona. También existen peelings y mesoterapia indicados específicamente para tratar de mejorar la textura y el color de las ojeras.

El hundimiento muy marcado de la zona puede recuperarse mediante el uso de rellenos de ácido hialurónico, pero siempre realizado por especialistas expertos ya que puede tener efectos poco naturales si no se realiza adecuadamente.

Si además de la coloración oscura o en ocasiones sin ella, aparece una bolsa muy marcada, la mejor solución será la cirugía (blefaroplastia) que eliminará la grasa sobrante de la zona. Ante la duda, consulta a tu dermatólogo, quien te asesorará sobre cómo actuar en tu caso.



Y además:
Cómo elegir correctamente una crema antiarrugas
Tendencias en tratamientos estéticos y dermatológicos: ¿qué es lo que más se demanda esta temporada?

Puede interesarte

Comentarios