Cómo elegir un taladro eléctrico

Publicado por Maren Agirregomezkorta
Publicado en 27 de noviembre de 2007

Los taladros eléctricos son ideales para obras y trabajos de larga duración y que exigan potencia y resistencia. Los taladros inalámbricos son mucho más prácticos, porque permiten una mayor libertad de movimientos.

Taladro: ¿con o sin cable?

Los taladros eléctricos son ideales para obras y trabajos de larga duración y que exigan potencia y resistencia. El amperaje debe situarse entre 3 y 7 amperios. El motor tiene que tener una potencia de entre 800 y 2.500 vueltas/minuto y que se pueda utilizar sobre madera, metal, plástico y hormigón. Para empezar, será suficiente con un taladro de 4 amperios y 800 vueltas/minuto.

Los taladros inalámbricos son mucho más prácticos, porque permiten una mayor libertad de movimientos. Fíjate en el voltaje y presta atención a la velocidad del motor: para “proyectos grandes”, elige uno con un voltaje elevado.

También es importante comprobar la autonomía de la batería, que está indicada con la abreviación “Ah” (amperio-hora). Sin embargo, la capacidad de la batería variará según la intensidad del trabajo efectuado.

Finalmente, no está de más saber que por el mismo precio, el taladro eléctrico tiene más potencia que uno inalámbrico.

Opciones

No escojas un taladro demasiado simple, incluso si eres debutante.

Por ejemplo, es mejor que elijas un taladro con el que se pueda controlar la velocidad de rotación de la herramienta y que disponga de un sistema de percusión, ya que es muy útil para taladrar hormigón o ladrillo; en ese caso, el número de vueltas por minuto debe oscilar entre 2.800 y 29.600.

Para controlar la profundidad de los agujeros, algunos taladros están equipados de una varilla de metal que cuando toca el muro, evita seguir taladrando más allá. Pero esta opción no es indispensable: también puedes comprar pequeños manguitos que se adaptan a todo tipo de taladros.

Comodidad

Fíjate en cuánto pesa la herramienta. Tendrás que sujetarla durante varios minutos. Es conveniente saber que un taladro inalámbrico pesa más que uno con cable.

No dudes en cogerlos en la tienda para comprobar el peso. ¿El tamaño de la empuñadura es adecuado para ti? ¿El ángulo de la herramienta te conviene? ¿Aguantas bien su peso? Es mejor si optas por un taladro con la empuñadura forrada de caucho, que aporta un mayor control .

Accesorios

¿Qué tipo de trabajo quieres llevar a cabo? Elige la broca adecuada según el tipo de superficie que desees agujerear: madera, piedra, metal, baldosa, hormigón...

Los taladros eléctricos también pueden servir de destornillador eléctrico, pulidor o cepillo. No es nada difícil encontrar accesorios para pulir, cepillar, fresar, serrar, afilar etc.

Para utilizar correctamente un taladro

En primer lugar, fija la broca en el mandril siempre ¡con el taladro desenchufado! Ponlo en marcha antes de ponerte a hacer el agujero para comprobar que la broca está bien fijada.

No ejerzas mucha presión sobre el taladro eléctrico mientras lo estés utilizando. Cuando notes que se reduce la velocidad, haz una pausa para evitar que el motor se recaliente.

En cuanto al mantenimiento, como los materiales utilizados son el plástico y el acero, se aconseja guardar el taladro en un lugar poco húmedo. ¡Y no olvides quitarle el polvo con regularidad!

Puede interesarte