La técnica de la pintura trapeada

Publicado por Elena Bonet
Publicado en 16 de febrero de 2010

Nos encanta el aspecto un poco bohemio de las paredes pintadas con efectos. Descubre las tres técnicas para conseguirlo (con rodillo, esponja o trapo) y conviértete en una profesional en tan sólo una pincelada. Herramientas necesarias Un rodillo Un pincel de brocha gorda Un cubo con escurridor Un rodillo de piel de gamuza Una esponja natural Un trapo de algodón Dos tonalidades diferentes de pintura acrílica, uno más oscuro que el otro

No es necesario que la pared sea irregular para conseguir un hermoso efecto. Lo que crea la diferencia es la habilidad, la destreza del pintor. En primer lugar, aplica con el rodilla una o dos capas de la primera tonalidad sobre el muro regular y limpio. Deja que la superficie quede bien seca antes de optar por una de las tres técnicas.
Importante: Utiliza siempre un cartón para no pasarte y pintar las paredes adyacentes. Protege los rodapiés con cinta protectora.

Pintura con rodillo de piel de gamuza
Con esta técnica conseguirás un efecto de nubes. Empapa el rodillo con la segunda tonalidad, que deberá ser más oscura que la primera. Escúrrelo en la paleta para eliminar el exceso de pintura. Sigue un movimiento regular hasta obtener el resultado deseado. Si quieres que el efecto destaque aún más, utiliza el rodillo clásico y, a continuación, pasa el de piel de gamuza para difuminar la primera mano.
Importante: Con el rodillo de piel de gamuza se consigue un efecto “nube” muy suave, casi liso. Algo que no pasa al trabajar con la esponja o el trapo.

Esponjado

Elije una esponja natural y empápala de pintura. Escúrrela en la paleta para evitar que la pintura sobrante deje rastro en la pared. A continuación, ya puedes dar pequeños golpecitos sobre la superficie, de arriba abajo, con la esponja. Si quieres un efecto más marcado, aplica primero una capa de la pintura oscura con un pincel de brocha gorda. Y, después, difumina la pintura con una esponja limpia y ligeramente húmeda. Lava la esponja cuando quede saturada de pintura y vuelve a empezar.
Importante: Ve por partes. Si pintas toda la superficie de una tirada se secará antes de que tengas tiempo de pasar la esponja. Deja siempre una zona de la pared pintada y sin trabajar, así podrás hacer algún retoque con la pintura oscura. A continuación, vuelve a utilizar la esponja antes de que se seque del todo. Pasa una tercera mano con otro color o tono más oscuro.

Trapeado
Aplica una primera capa de pintura (tonalidad oscura con brocha gorda). Empapa el trapo con la misma tonalidad, escúrrelo y enróllalo como si de un salchichón se tratara. Pásalo por la primera capa para retirar algo de pintura. Escúrrelo y repite el proceso de nuevo,
Importante: Varía a menudo el sentido de la aplicación para dar movimiento al efecto “salchichón”.

No te pierdas:
Las reglas de oro para diseñar la cocina
Métodos infalibles para eliminar el óxido
Limpiar la madera

Y también:
Test: lo que tu decoración dice de ti