Inicio / Ocio / Viajes / Descubriendo la serranía de Guadalajara

© Getty Images
Ocio

Descubriendo la serranía de Guadalajara

Miriam Aguilar
por Miriam Aguilar Publicado en 9 de octubre de 2013

Que se haya acabado el verano no quiere decir que tengamos que renunciar a planes divertidos. Hoy queremos traerte uno que seguro te va a encantar, porque engloba naturaleza, romanticismo, ocio y relax. Puedes hacerlo todo… o elegir lo que más te apetezca. Este lugar tiene opciones para todos los gustos. Acompáñanos a un viaje a un paraje natural lleno de encanto, entre el parque natural del Alto Tajo y el del Barranco del Río Dulce.

Estamos en la serranía de Guadalajara, a poco más de una hora de Madrid. Las carreteras son de un solo sentido y las bordean maizales y girasoles. En otoño, la zona se envuelve en amarillo salpicado de verde en una inmensa llanura ideal para surcar a pie. También hay zonas boscosas, para perderse, acantilados perfilados con los colores ocres de la tierra que los conforma y ruinas de otros tiempos.

El Parque Natural el Alto Tajo constituye un amplio sistema de hoces naturales en el curso alto del río homónimo y sus afluentes y de extensos bosques que los rodean, con una gran diversidad climática, topográfica y geológica. Por su parte, el Parque Natural del Barranco del Río Dulce es un valle que cuenta con diversos parajes, desde zonas abiertas con pequeñas vegas cultivadas, hasta páramos, o bien zonas muy cerradas, con pendientes abruptas y numerosos escarpes. En este parque predominan, por una lado, la vegetación de ribera como chopos o álamos y, por otro, formaciones boscosas de encinas y quejigos.

Tomamos como punto de partida Abánades: un pueblecito desde el cual pueden hacerse varias rutas para explorar este territorio. Lo ideal: calzarse unas buenas botas de monte y, mochila al hombro, comenzar la aventura. En el propio pueblo de Abánades también puedes disfrutar de una piscina natural llamada “Pozas del Vadillo”, cuyas aguas proceden de una cascada del río Tajuña.

Y, como sensacional punto de encuentro, el hotel rural Los Ánades. Allí te aconsejarán sobre las mejores rutas a hacer, que además salen desde allí mismo. Pero te habíamos hablado de otras opciones. ¿Relax? Si es lo que buscas, no te pierdas su spa, imprescindible para un descanso total. En el hotel nos dicen que es “la joya de la corona”, y no nos extraña, porque se trata de una casa rehabilitada con mucho encanto. En su interior, una sauna, un baño de vapor, un jacuzzi, unas tumbonas calefactadas y otras tumbonas normales invitan a la evasión.

Hotel rural Los Ánades © Los Ánades

El romanticismo está servido… Y si no te vale sólo con el spa, quédate en una de sus opciones de hospedaje: suite, habitación o loft. Cualquier elección es buena porque en Los Ánades han conseguido crear una atmósfera rústica y acogedora, con una decoración llena de detalles que combina la calidez de la madera con la solemnidad del mármol.

Si eres de las que prefieren el turismo de ciudad, existe otra gran opción en la zona: descubrir su patrimonio histórico a través de sus villas medievales. No puedes dejar de visitar Sigüenza, Atienza y Medinaceli, todas ellas declaradas Bienes de Interés Cultural y Monumentos Histórico-Artísticos Nacionales, que nos trasladan a los tiempos del Cid Campeador.

La visita puede completarse en la comarca natural de la Alcarria, donde se puede seguir la Ruta de los Castillos, recalando en Cifuentes, o bien recorrer el Valle de Tajuña, haciendo una parada en Brihuega, ciudad amurallada, conjunto histórico artístico.

¿Qué comemos hoy?
La provincia de Guadalajara es famosa por su estupenda gastronomía. Los asados de cordero y cabrito, las migas, las gachas y los exquisitos platos de la caza abundan en las cartas de sus restaurantes. En el del Hotel Los Ánades tienen un horno de leña que es un referente en la zona si se quiere disfrutar de este tipo de cocina regada con un buen vino (cuentan con una buena selección). Y si te escapas a Sigüenza te proponemos un restaurante que nos ha fascinado, Nöla, en pleno casco histórico. Cocina de autor con productos de la tierra de la que destacamos el cordero asado y deshuesado con crema de calabaza y la torrija caramelizada con helado.

Para más información, visita la web de Los Ánades

por Miriam Aguilar