Inicio / Moda / Accesorios / Un foulard y mil opciones

Moda

Un foulard y mil opciones

por Patricia Guerrero

Entre los accesorios “indispensables” de cualquier fashionista que se precie se encuentra el foulard. El foulard es un accesorio intemporal al que le puedes dar múltiples usos. Lo puedes llevar con casi todas tus prendas, personalizando así tu look y adaptándose perfectamente a tu cuello.

¿Piensas ya que el foulard es el complemento ideal? Lamentablemente, el foulard tiene un pequeño defecto: no siempre es fácil de llevar o incluso anudar. Sin embargo, con un mismo foulard, pero anudado de forma diferente, puedes conseguir un look a lo Grace kelly o pasar por una hippie de los años 60. Descubre tú misma dónde se encuentra la frontera.

Sería una pena que no llevases este accesorio por no saber utilizarlo, así que a continuación te damos una serie de consejos para completar tu look según tu estilo y la ropa que lleves.

Ventajas del foulard
Un foulard es un accesorio “múltiple”: puede utilizarse como bufanda, para mantener caliente el cuello; puede erigirse en tocado, afinar tu silueta o realzar tus hombros. ¡Un lujo al alcance de todos los cuellos!

Formas de anudar tu foulard
¿Cómo puedes llevar un foulard de forma chic y elegante sin parecerte a tu abuela? El truco está en el propio foulard y saber cómo anudarlo según su tamaño. Los grandes utilizarlos como pareos y los de seda pequeños simplemente al cuello.

Si te atreves, adopta el look de los años 70 anudando tu foulard alrededor de tu cuello con un gran nudo. En este caso, utiliza el celebre Carré Hermés de la firma francesa. Aunque si lo prefieres, colócalo simplemente detrás de tu cuello y déjalo caer a ambos lados de tu pecho. Añade llamativos estampados o colores vivos y ¡perfecta!

También puedes anudar tu foulard alrededor del cuello al más puro estilo cow-boy añadiendo un broche para un resultado más femenino. Además le aportarás un toque de refinamiento. Incluso puedes utilizar un foulard de tamaño XXL anudándolo de manera elegante. ¡Haz la prueba!

No te resistas y prueba a llevarlos a la manera loose, como si se tratase de una bufanda oversize o incluso de una capa, con un extremo por delante y otro por detrás. Mézclalo con una chaqueta mao o kimono y obtendrás un look oriental.

Si el frío no es un problema y tienes en casa un foulard muy fino, enróllatelo alrededor del cuerpo y anuda las puntas. ¡Espectacular!

foulard ¿Hay vida más allá del cuello?
Cuando oímos la palabra “foulard” inmediatamente pensamos en aquellas estrenas del cine de Hollywood de los años 60. Actrices que envolvían sus cabellos mientras iban en descapotables recorriendo la Costa Azul o atravesando Roma en Vespa.

¿Un foulard en la cabeza? ¡Exacto! Elige el que más te guste y llévalo como una bandana o al estilo hip-hop, asegurándote siempre que dejas pelo visible. También lo puedes anudar en un lateral para conseguir un aspecto increíble.

Si tu foulard es suficientemente largo para abarcar tu cintura, puedes utilizarlo a modo de cinturón, con la única condición de que tu foulard combine perfectamente con la prenda clave de tu estilismo. Conseguirás un look muy hippie-chic.

por Patricia Guerrero
Gafas de sol para un hombre con estilo

Puede interesarte